El pasado lunes, el ministro de relaciones exteriores de Corea del Norte dijo a periodistas reunidos en las Naciones Unidas que uno de los tuits de Donald Trump ha sido tomado como una declaración de guerra formal en contra de su país.

El tuit en cuestión:

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/911789314169823232

A partir de las declaraciones del ministro coreano varios han cuestionado la pasividad de Twitter ante el presidente de Estados Unidos y aparente violación a las normas de conducta de la red social. ¿Deberíamos tomar una declaración de guerra como acoso e incitación?

El caso es que sí. Las reglas de Twitter son muy claras:

Creemos en la libertad de expresión y en plantarse con la verdad ante el poder, pero esta filosofía fundamental sirve de poco si hay voces que quedan silenciadas porque la gente tiene miedo de hablar. A fin de garantizar que las personas se sientan seguras para expresar opiniones y creencias diversas, no toleramos comportamientos que ingresen en el ámbito del abuso, y eso incluye acosos, intimidaciones o el uso del miedo para silenciar la voz de otros usuarios. Todas las cuentas que participen en las actividades enumeradas a continuación podrían quedar temporalmente bloqueadas o suspenderse definitivamente. Amenazas violentas (directas o indirectas): no se permite amenazar con violencia ni incitarla, lo que incluye amenazas terroristas o la incitación al terrorismo. Acoso: no se permite incitar o participar en situaciones de abuso o acoso dirigidos a otras personas. Estos son algunos de los factores que podemos tomar en consideración a la hora de evaluar comportamientos abusivos:
  • Si uno de los objetivos principales de la cuenta denunciada es acosar o enviar mensajes abusivos a otras personas;
  • Si el comportamiento denunciado es unilateral o incluye amenazas;
  • si la cuenta denunciada incita a otras personas a acosar a otra cuenta; y
  • si la cuenta denunciada envía mensajes de acoso a una cuenta desde varias cuentas.
Comportamiento que incita al odio: no se permite fomentar la violencia contra otras personas o atacarlas o amenazarlas directamente por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, afiliación religiosa, edad, discapacidad o enfermedad. Tampoco permitimos la existencia de cuentas cuyo objetivo principal sea incitar la violencia hacia otras personas en función de las categorías antes mencionadas.

…y Trump parece violar todos estos puntos. Desde el acoso a personalidades públicas que lo han criticado, pasando por el incitamiento al odio de aquellos que no están de acuerdo con el hasta las amenazas a personas, gobiernos y países enteros, que es lo sucedido con Corea del Norte.

Aún así Twitter no toma acción alguna. No sería la primera vez, de hecho la compañía tiene un historial desagradable a la hora de aplicar las reglas, haciéndolo a conveniencia, de forma inconsistente y sin una línea de pensamiento clara en cuanto a la tolerancia hacia aquellos que las incumplen. No solo con Trump, sino con cualquier usuario de la plataforma con muchos seguidores, con prácticamente cualquier personaje público o aquellos que mantienen un engagement alto, que ¡oh casualidad! le conviene a la plataforma.

Ante repetidas críticas públicas en la red social sobre la postura pasiva y contradictoria de Twitter, hicieron una declaración pública en forma de tweetstorm para intentar explicar por qué la cuenta de Donald Trump no será suspendida:

En definitiva: Twitter asegura que todas las personas tienen el mismo nivel de responsabilidad de uso de la plataforma pero que no suspenderán a quienes consideren que sus declaraciones son de interés público, como las del presidente de Estados Unidos.

Jack Dorsey, fundador y actual CEO de la empresa también ha publicado algo al respecto, asegurando que buscarán ser más transparentes en la forma en que aplican las reglas y cuándo. "Lo haremos mejor", dijo.

Mientras tanto Donald Trump mantiene su línea acosadora, provocadora e impulsiva, y ha respondido por medio de Twitter al ministro norcoreano, burlándose nuevamente de Kim Jong-un y de paso reiterándose en sus amenazas:

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/911789314169823232