La cena de navidad es el momento más importante del calendario cuñadil. Se trata del escenario perfecto para divulgar sus conocimientos de pacotilla, promulgar opiniones sin fundamento e intentar alardear de su supuesta superioridad intelectual ante el resto de miembros de la mesa.

Frases como "mi teléfono hace lo mismo que el tuyo por 500 euros menos" o "Instagram nos espía a través del micrófono del teléfono" son solo algunas de las que la federación de cuñados internacional espera que se pronuncien en las mesas navideñas de 2017.

Por suerte, desde Hipertextual hemos hecho una pequeña selección de los mayores trending topics que los cuñados federados pondrán sobre la mesa, algunos datos relacionados con ellos y, lo más importante, varias indicaciones sobre cómo responderles para desmontar el falso castillo de intelectualidad que siempre construyen en las reuniones familiares.

Bitcoin y criptomonedas

Sin duda, será uno de los temas centrales de la cena de Navidad. Y lo es porque de cara a la galería se trata del nuevo dorado: sube como la espuma, es escaso e invertir en bitcoin no requiere, en ningún caso, conocimiento, solo un par de clics en algún exchange como Kraken o Coinbase. No obstante, la realidad es algo más compleja. Se trata de uno de los productos de inversión más volátiles (grandes fluctuaciones de su precio en breves períodos de tiempo) de los actuales, presenta caídas sobrevenidas sin que respondan a nada más que al pánico en el mercado, tiene gran cantidad de riesgo sistémico (regulación sobre todo) y su funcionamiento es bastante más complejo de lo que puede parecer a simple vista.

Por mucho que te digan, es muy complicado afirmar que se trata de un burbuja, puesto que a pesar de lo que puede parecer, es un producto muy novedoso que, pese a que ya tiene cierta cobertura con futuros, muestra síntomas de burbuja en ambas direcciones: cambios repentinos con caídas del valor, pero a la vez cierta estabilidad base a la tecnología que, implícitamente, lo convierte en un bien escaso y especialmente escalable en el tiempo. La utilidad de la tecnología que tiene detrás puede ayudar a sustentar el valor en el futuro (pese a los cambios en su precio) y garantiza que su valor intrínseco va a ser más o menos sustantivo en el tiempo (la característica principal de las burbujas es que se sobreestima el valor intrínseco del bien que se negocia), pese a que las gráficas puedan decir que está inflado.

¿Hay oportunidades en el Bitcoin? Sí, infinitas de hecho. Pero las características de su negociación son demasiado complejas para entrar a la ligera. Su negociación está especialmente apalancada, y las vicisitudes de su volatilidad lo convierten en un bien que, pese a que su riesgo justifica la rentabilidad esperada, obliga a tener especial cuidado si se entra en ese mercado sin los conocimientos, templanza y nervios necesarios como para sacar rentabilidad a los márgenes diarios (en un sentido negativo y positivo del valor) en inversiones a cortísimo plazo, cuya fluctuación y volatilidad hace que sean las más provechosas si el inversor sabe bien lo que se hace.

Cataluña o la historia interminable del procés

parlament
CDC Catalunya (Flickr)

Las elecciones del 21 de diciembre a las que estaban convocados más de 5,5 millones de votantes no han despejado las principales incógnitas sobre el futuro político de Cataluña. Con una participación histórica del 81,94% y un 99,89% escrutado, Ciudadanos ha ganado los comicios con más de un millón de votos y 37 diputados, seguido de Junts per Catalunya (34 escaños), ERC (32), PSC (17), En Comú Podem (8), CUP (4) y Partido Popular (3). La histórica victoria de Inés Arrimadas no frena las aspiraciones del bloque secesionista, ya que los grupos independentistas suman mayoría absoluta en número de diputados (70 escaños, cuando la mayoría está en 68), pero no en votos, al haber superado los dos millones de apoyos (47,7% del total).

Los resultados de las elecciones apuntan a la formación de un Gobierno independentista, ya que la suma de Junts per Catalunya, ERC y la CUP sería suficiente para investir nuevo presidente. La principal incógnita es si el grupo liderado por Carles Riera aceptará el abandono de la vía unilateral que parecen haber seguido los partidos de Puigdemont y Junqueras, cuya situación personal —uno en Bélgica y otro en prisión provisional— y su toma de posesión como diputados electos también está en el aire. Lo que parece improbable es que Arrimadas logre auparse como presidenta del Govern al no haber conseguido el bloque unionista la mayoría absoluta, especialmente por el ligero aumento del PSC y el batacazo del Partido Popular.

Los comicios del 21-D fueron convocados por el Gobierno de Mariano Rajoy tras la activación del artículo 155 de la Constitución Española. La decisión recibió la luz verde del Senado el pasado 27 de octubre, con el apoyo del Partido Popular, PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria, y el voto en contra de Unidos Podemos, ERC, PNV y PDeCAT. La medida coincidió con la segunda declaración unilateral de independencia del Parlament de Catalunya, después de que Carles Puigdemont suspendiera la primera DUI el 10 de octubre de 2017, nueve días después del referéndum del 1 de octubre, en el que participaron 2,2 millones de personas a pesar de la orden judicial que prohibía expresamente su celebración. Tanto la convocatoria de la votación como la declaración de independencia estaban reguladas por dos leyes aprobadas el 6 y 7 de septiembre en el Parlament, en sendas jornadas en las que la oposición atacó al bloque independentista por las irregularidades cometidas. Ambas normas fueron suspendidas por el Tribunal Constitucional.

El desarrollo del referéndum del 1-O, que se saldó con un 90% de votos a favor de la independencia según datos del propio Govern —aunque el apoyo fuera menor a los dos millones de votantes y no alcanzase la mitad del censo—, fue realmente polémico por las imágenes de cargas policiales durante las intervenciones para evitar la votación. Según cifras de la Generalitat, las actuaciones se saldaron con más de ochocientos heridos, aunque el Govern incluyó en su cómputo, por ejemplo, a personas afectadas tras ver las escenas en televisión; el Ministerio del Interior, por su parte, afirmó que más de cuatrocientos policías y guardias civiles fueron atendidos durante la jornada.

Los datos oficiales del propio Departamento de Salud de la Generalitat recogieron que hubo cuatro ingresos hospitalarios durante el 1 de octubre: dos heridos graves, uno por una bala de goma en un ojo y otro por un infarto, y dos leves. La celebración de los comicios del 21-D pone punto y final a la aplicación del artículo 155 después de jornadas políticas muy intensas, en las que los partidos constitucionalistas han clamado por la vuelta a la legalidad, mientras que los independentistas han abandonado, con la excepción de la CUP, la vía unilateral que promovieron para el referéndum y la DUI, aunque siguen reclamando la libertad de los que llaman "presos políticos", en referencia a los investigados (imputados) por los delitos de rebelión, sedición y malversación que permanecen en prisión provisional (Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart).

Acoso sexual, feminismo y otras historias "de mujeres"

Uno de los temas estrella de la Navidad que, sin duda, generan mucha polémica, con el permiso de Cataluña y los bitcoins; porque familiares catalanes y cuñados mineros tenemos sólo algunos, pero mujeres hay en todas las casas. La cuestión es que causas demasiada controversia, de hecho, muchos suelen tomar el silencio como respuesta no vaya a ser que se provoque la Tercera Guerra Mundial, langostinos mediante. Pero seguro, con 100% de confirmación, un familiar hablará de la caída en desgracia de un sinfín de estrellas de Hollywood por los casos de acoso sexual de sus compañeras de escena (culpa de ellas que quieren pillar algo de fama, añadirán) o del incremento del discurso que lucha por el papel de la mujer actual (posiblemente de un partido de izquierdas, o "podemita", explicarán). De ahí se pasará al tema del feminismo por encima de todo, para terminar en el concepto de feminazi.

Es complicado abarcar todas las posibilidades que se abren ante estas discusiones, pero ponemos un caso práctico que se puede adaptar a casi cualquier contexto. Pongamos el típico chiste en que la mujer ejerce "su papel de mujer" en un contexto en el que el hombre tiene "su papel de hombre". A, la mayor parte de los asistentes les parecerá gracioso. Incluidas las mujeres. Después de todo, son muchos años ocupando el mismo puesto. La respuesta básica sería:

"Como mujer (o como hombre) no hay ninguna gracia en este tipo de comentarios o imágenes. El resultado es 100% machista -aquí dirán que no tienes sentido del humor y que eres un feminista sin control-. (Pongamos que en vez de Reyes Magos son Reinas) Como son mujeres llevan comida, saben cocinar, son conscientes de la necesidad de llevar un regalo útil, habrían limpiado el establo... Es decir, posicionan al hombre como un ser inútil que necesita una segunda madre a su lado. (Llegados a este punto serás algo parecido al advenimiento del demonio en fechas tan señaladas por no pillar los "chistes" y ya serás la feminazi del grupo). Es un chiste que fomenta y recalca estereotipos de género. Si fuese de negros y de blancos sería racista. Pero como es un chiste contra las mujeres es, por definición, un chiste sí, pero machista. Con adjetivo. Por lo que si por defender la igualdad entre hombres y mujeres ya se es feminazi, pues quizá habrá que serlo un poquito más. Añadiendo, además, que quizá habría que tener más consideración con el hombre, que se le retrata como estúpido".

A partir de aquí, la opciones son infinitas: se podría mencionar la desigualdad de las remuneraciones en los mismos trabajos (tomar el ejemplo de Silicon Valley es una opción), de los casos de violencia en coches de Uber y, sin ir más lejos, los casos de maltrato y violencia machista en España. Pero ante las acusaciones de "piel fina", "igualdad para algunas cosas" o "mujeres víctima del acoso por llevarse beneficio" (seguro que es un plato de buen gusto para ella) lleva el tema hasta el final. Cualquier conciencia que se remueva es una conciencia ganada, pero siempre con tranquilidad.

Bonus Track sobre términos vinculados y que, usados en su correcto contexto, callarán muchas bocas:
- Sororidad: solidaridad entre mujeres en el contexto patriarcal. Es decir, que muy probablemente tendrán las mujeres en la mesa de Navidad.
- Empoderamiento: adquisición de poder e independencia por parte de un grupo social desfavorecido para mejorar su situación.
- Patriarcado: predominio o mayor autoridad del varón en una sociedad o grupo social.
- Mansplaining: un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras varón y explicar, que se define como "explicar algo a alguien", generalmente un varón a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista. Este se puede aplicar al resto de apartados en los que alguien intente explicarte algo que ya sabes, pero que, aún así, debe decirte cómo es.
- Manspreading: es un término que se refiere a la práctica de algunos hombres de sentarse con las piernas abiertas.

El iPhone X, cómo no

Si hay una persona medianamente joven o tecnológica sentada en la mesa, el cuñado de turno aprovechará para injertar el tema del iPhone X. Lo hará, probablemente, con un tono despectivo y crítico hacia la compañía de la manzana, que, según este espécimen de ser humano, está muy por debajo de otras tecnológicas como Samsung, Xiaomi o Jiayu.

Los frentes por los que suele atacar son muy diversos:

  • Precio. ¡1.159 euros por un teléfono! ¿Estamos locos?, pronunciará con sorpresa mientras espera un gesto cómplice por parte de algunos de los miembros de la mesa. Lo que tu cuñado ignora en esa contundente afirmación es que el iPhone X no es el único teléfono que sobrepasa la barrera de los 1.000 euros. Samsung y Google también se mueven alrededor de ese segmento de precios, y poco a poco serán más los que lo hagan. Bonus: si se empeña en decir que "los móviles cada vez son más caros", sácale este artículo con los precios ajustados a la inflación. Se quedará de piedra.

  • Coste de fabricación. Tu cuñado probablemente insista en que el iPhone X le cuesta a Apple unos 300 dólares y a ti, en cambio, te "lo cuela" por más de 1.000. ¿La respuesta? Esos 300 dólares son estimaciones realizadas por analistas externos que solo reflejan el coste de los materiales y el ensamblaje. Las inversiones en I+D previas, el desarrollo del software, la distribución, los impuestos y la publicidad del producto no se incluyen en esas estimaciones.

  • "Mi teléfono hace lo mismo por 500 euros menos". Cuando adquieres un teléfono de gama alta no solo pagas por lo que haces sino por cómo lo haces. Ejemplo sencillo: con un Dacia puedes hacer un viaje Madrid-Valencia, pero con un Mercedes-Benz lo harás mucho más cómodo y seguro. Lo mismo sucede en telefonía móvil.

  • Más megapixeles, más núcleos y más resolución = mejor. No, no y no. Que el iPhone X no tenga resolución 2K, una cámara de 20 megapixeles o 8 núcleos de procesamiento no significa nada. Hay muchos más factores que influyen tanto en la fotografía como en la calidad de la pantalla y el rendimiento. El mejor ejemplo lo encuentras en el Pixel 2 XL, cuya pantalla, numéricamente, es superior a la del iPhone X —aunque después ofrece una calidad de imagen muy inferior—.

  • Face ID es peor que Touch ID. Aunque no es perfecto, Face ID es notablemente superior a cualquier otro sistema biométrico visto en la industria. Es más invisible, más seguro y la tasa de error, por lo general, es menor que con un lector de huellas dactilares.