2017 está resultando ser un año en el cual el número “10” cada vez cobra más sentido en lo referente a Apple. Un nuevo campus, un nuevo iPhone lanzado como una edición especial en un también nuevo auditorio con el nombre de Steve Jobs y, ahora, también otra noticia que, si bien no es tan alegre, tiene a los diez pasados años como protagonistas.

Apple ha decidido cancelar el Apple Music Festival, un festival que comenzó en 2007 y que celebraba el pasado año su décima edición. Por él han pasado todo tipo de artistas, desde los menos reconocidos hasta los más famosos a nivel internacional. Se cierra así otro círculo en la compañía de la manzana que, suponemos, será solo el principio de una nueva etapa.

iTunes Festival, los primeros años

El gran evento en vivo de Apple comenzó en 2007 en el Institute of Contemporary Arts de Londres bajo el nombre de iTunes Festival, dando pie a un evento sin precedentes: todo un mes en el que cada noche de julio habría una actuación de un artista diferente. ¿Lo mejor? Nadie tenía que soltar ni una libra de su bolsillo, puesto que los tickets eran gratis tanto para los empleados de Apple como para el resto del público que quisiera asistir, que podía obtenerlos mediante diferentes sorteos organizados por la propia compañía y otras plataformas (como periódicos o cadenas de TV y radio, por ejemplo).

En esa primera edición asistieron artistas de la talle de Amy Winehouse, Mika o Ludovico en el que fue le único año en el ICA. En 2008 el festival se trasladó del centro de la ciudad al popular barrio de Camden, concretamente, al edificio conocido como KOKO. John Legend, The Pretenders o McFly fueron algunos de los encargados de ponerle ritmo a las noches de aquel verano.

Tras estos dos primeros años, cada uno en un local diferente, el iTunes Festival encontró la estabilidad en el Roundhouse, también situado en Camden Town. El característico edificio de planta redonda (una suerte de Royal Albert Hall, pero con unas dimensiones notablemente más reducidas) ha acogido todas las ediciones del festival desde 2009 hasta 2016, convirtiéndose en un símbolo del mismo a lo largo de estos años.

Roundhouse, la nueva casa

Con un nuevo espacio y un interés por parte del público que no dejaba de ir en aumentos, los años 2009, 2010 y 2011 fueron los encargados de cerrar el lustro durante el cual el festival se celebró en el mes de julio, contando en estos últimos tres años con Franz Ferdinand, Mumford & Sons, Foo Fighters, Adele y Bruno Mars, entre otros muchos.

Tras esto, 2012, 2013 y 2014 representaron años de cambio. El primero, por ser celebrado en septiembre en lugar de julio; y el último, por ser el la edición en la que el evento dejaría de tener lugar durante todos los días de un mes. A medida que el festival iba creciendo en popularidad, los artistas más destacados también se iban sucediendo con mayor periodicidad. Así, The Killers, Lady Gaga, Muse, Elton John, Katy Perry o Pharrel Williams hicieron acto de presencia durante este tiempo.

Estos años, además, estuvieron marcados por el interés de diferentes medios en retransmitir en directo el evento para todos aquellos que no pudieran acudir al mismo, dejando claro el gran trabajo por parte de Apple edición tras edición.

Apple Music Festival, el cambio de nombre y de concepto

La novena y décima edición del festival vinieron acompañadas del renombramiento del mismo en favor de Apple Music, la nueva plataforma de contenido musical en streaming que estrenaba la compañía. Junto al nuevo nombre se vieron reducidos los días de conciertos, pasando de abarcar todo el mes de septiembre a ser diez días, a finales del mes, los elegidos para acoger actuaciones. Se modificó también el modelo de distribución, siendo la propia Apple la encargada de retransmitir las actuaciones online a través de iTunes. Aún así, el nivel de los artistas no se vio afectado, destacando entre ellos Ellie Goulding, One Direction, The Weekend o Robbie Williams.

La esencia del festival se ha mantenido intacta durante todos estos años, que no es otra que la de ofrecer música en directo de manera gratuita ante un grupo reducido de asistentes. Apple suprime ahora su celebración para, según parece, reubicar esos fondos en tareas que reporten más valor a largo plazo, como puede ser patrocinar festivales de mayor envergadura (como el British Summer Time) o desarrollar sus shows en vídeo para la plataforma (como Carpool Karaoke). Sin duda, lo echaremos de menos.