Mire a su smartphone y el tamaño de su pantalla. Ahora intente recordar el tamaño de pantalla que tenía su terminal anterior, fuera o no smartphone. Probablemente el predecesor de su actual smartphone tuviera una pantalla más pequeña que el que está usando ahora, y es que la tendencia de los phablets empezó con muchos comentarios de detractores, detractores que finalmente han acabado cediendo a las virtudes de estos tamaños. De hecho, hemos podido ver como Apple, compañía que anteriormente defendió su tamaño de pantalla con uñas y dientes presentó recientemente el iPhone 6 Plus, un smartphone con una pantalla de 5.5 pulgadas que llegaba como respuesta la petición de sus clientes por pantallas más grandes.

Por otro lado encontramos en Android muchos tamaños y muchos dispositivos que pueden ser considerados phablets, pero destacando entre todos ellos el Samsung Galaxy Note 4 con una pantalla de 5.7 pulgadas, siendo además Samsung la que inició la tendencia de aumentar las pantallas de forma drástica 3 años atrás. Finalmente, y por ser justo con los 3 principales sistemas operativos móviles, encontramos el Lumia 1520 como representante de los phablets en Windows Phone con una pantalla de 6 pulgadas.

Comparando estos dispositivos entre sí a grandes rasgos (tenga en cuenta que el Lumia 1520 es de finales del año pasado) podrá ver que su rendimiento, fluidez y velocidad es más o menos la misma y es excepcional en los tres casos, ya que los fabricantes no suelen escatimar en hardware para poner lo mejor de lo mejor en estos dispositivos. Tampoco podemos quejarnos de la autonomía, aprovechando su enorme tamaño para incluir enormes baterías, por lo general de 2800 mAh en adelante, y siendo el motivo de compra para muchos junto con el simple hecho de tener una enorme pantalla.

Por lo tanto, ¿de qué podemos quejarnos de los phablets? ¿Qué pueden hacer los fabricantes para distinguir su phablet de los demás y que éste se convierta en el macho alfa? Para contestar esto, debemos ver a los primeros phablets, los cuales sólo destacaban por una pantalla más grande de lo normal y no tenían nada que aprovechara esta circunstancia. Actualmente, la situación no ha mejorado de la forma que necesita para dar el empujón definitivo a este segmento del mercado, los fabricantes necesitan hacer que sus phablets sean para los consumidores más que una pantalla grande, y el único camino posible para esto es trabajar en el software.

Demostración de Reachability. Fuente

Ya no estamos hablando de estos tímidos intentos que hemos visto por parte de fabricantes como incluir un stylus, crear un modo para poder manejarlo con una mano o aprovechar el dispositivo en modo apaisado para mostrar más información en alguna aplicación que si lo sostienes de forma vertical. Estos intentos están bien, pero son insuficientes para motivar el paso definitivo de un smartphone normal a uno con una pantalla enorme. Los fabricantes deben conseguir separar el concepto de phablet del de un smartphone normal, al igual que los conceptos de smartphone y tablet están separados.

Aprovechar las grandes pantallas es un punto crítico en el futuro éxito de los phablets.Evidentemente, no estoy pidiendo las mismas cosas que pediría en una tablet en un phablet, pero sí creo que los fabricantes y los desarrolladores independientes pueden sacar más provecho de esta circunstancia, con aplicaciones más adaptadas o software que funcione conjuntamente con el hardware para darnos lo que necesitemos en un momento determinado. Un claro ejemplo sería el poder tener una versión más reducida de la pantalla en un lateral de la misma de forma automática si el smartphone detecta que estamos sujetándolo con una sola mano durante X segundos, ya sea por necesidad (vas en el autobús o metro) o bien estás haciendo otras cosas y necesitas la otra mano libre.

Otro ejemplo sería extender mucho más lo que Apple ha hecho en su aplicación de correo, que al mirarla de forma apaisada muestra más información que al verla en vertical. Imagina un menú en WhatsApp donde puedes ir navegando por los distintos mensajes mientras vas viendo novedades en otros grupos u otras conversaciones, o algo similar en Pocket, clientes de Twitter que permitan ver varias columnas, o una versión de Flipboard que en horizontal sea con un scroll lateral en lugar de vertical, como si fuera un libro normal y corriente. Las posibilidades son infinitas. Aquellos phablets con stylus también podrían mejorar en el software de reconocimiento de escritura, haciéndolo más fluido y preciso, algo que puede ser especialmente para anotaciones en PDF o imágenes.

Otro terreno interesante es el de la multitarea, concretamente el tener dos aplicaciones abiertas a la vez en la pantalla, algo a los que algunos usuarios no les acaba de convencer. Si eres usuario de phablet, debes asumir que tienes una pantalla grande, más grande que la media. ¿Por qué no aprovecharte de esta circunstancia? Imagina ir viendo fotos que quieres subir a tu cuenta de Instagram mientras ves las últimas novedades en Twitter, o poder ver un video en Youtube mientras que contestas a algún correo o algún mensaje en WhatsApp. Por parte de los fabricantes hemos visto algunos intentos de multitarea con algunas aplicaciones, pero los desarrolladores deben trabajar para conseguir una adaptación e integración aún mayor.

Lo que los fabricantes deben es llegar a la conclusión de que el phablet puede destacar con un producto con una identidad propia, al igual que la gama Note se ha conseguido establecer como una gama propia en Samsung, más allá de los Galaxy S. Los phablets son grandes y con pantallas enormes, y la mayoría puede ver esto como puntos negativos a la hora de comprarlo cuando, con un poco de trabajo y adaptación del software que lo acompaña, puede resultar más atractivo y convertirse en ventajas, especialmente en diversos ámbitos como el corporativo, aquellos que le gusta hacer dos o más cosas a la vez o simplemente aquellos que prefieren una pantalla grande para poder ver más información en un simple vistazo. Los phablets ya están aquí y nadie los va a echar, sólo hay que hacer que se sientan como en casa.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.