Probablemente alguna vez hayas experimentado los efectos de una resaca tras una noche demasiado larga. Ya lo dice el refrán, "no hay quien vaya de romería, que no le pese al siguiente día". Y aunque el fin de semana acaba de terminar, lo cierto es que hoy se celebra San Patricio, una jornada en la que muchos honrarán al santo más etílico y patrón de Irlanda, cuna de la cerveza.

La tan molesta resaca aparece como consecuencia de la ingesta excesiva de alcohol. Aunque aún no se conocen los mecanismos moleculares exactos que provocan su existencia, lo cierto es que siempre se produce cuando los niveles de alcohol en sangre bajan a cero. Es decir, los típicos síntomas relacionados con el dolor de cabeza, la falta de memoria, los mareos, la sed o el cansancio solo se dan cuando ya no quedan compuestos tóxicos en nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo genera ciertas "señales de alarma" cuando ingerimos demasiado alcoholComo comentaba a la agencia SINC el científico Joris C. Verster propone que nuestras defensas activarían unas "señales de alarma" tras la ingesta en exceso de bebidas alcohólicas. De alguna manera, nuestro sistema inmune se rebelaría, emitiendo unas señales químicas especiales (llamadas citoquinas), que serían las culpables de síntomas como el dolor de cabeza y el malestar.

Si nuestras defensas son responsables de activar las señales de alarma que producirán luego la resaca, dos son los compuestos encargados de transportar el "cóctel molotov" para el estallido de la resaca en nuestro organismo: el etanol de las bebidas y el metanol (que a su vez producirá dos metabolitos muy tóxicos, el ácido fórmico y el paraformaldehído.

Para frenar los perjudiciales efectos de la resaca, la receta más sencilla consiste en no beber el día anterior. Pero la ingesta de alcohol sigue siendo una tradición social muy extendida, por lo que existen investigadores que promueven la búsqueda de una hipotética cura contra la resaca o de al menos algún remedio que alivie buena parte de los síntomas tan molestos.

Prohibido beber té verde durante una resaca

Científicos chinos han analizado el efecto de diversas bebidas, como el té verde o productos típicos de Asia. Como explicaban en Scientific American, estos investigadores estudiaron la eficacia de 57 bebidas carbonatadas e infusiones de hierbas.

Su estudio reveló que, sorprendentemente, aunque el té verde sea rico en antioxidantes, inhibe el metabolismo del alcohol, por lo que los efectos de la resaca permanecen durante más tiempo. Por ello es aconsejable, según el artículo publicado en Food & Function, no consumir té verde cuando hemos ingerido más alcohol del que debíamos.

Por otro lado, su trabajo también indicaba que bebidas ricas en taurina podrían aliviar en cierta medida el habitual malestar provocado por la resaca. Estos efectos eran debidos a que estos productos mejoraban la actividad de ciertas proteínas, como la ADH y la ADLH, que son las responsables de metabolizar y eliminar los productos tóxicos de nuestro organismo.

Y aunque en un día como hoy, en el que nos empeñamos en celebrar San Patricio generando futuros dolores de cabeza, la ciencia no haya logrado la "cura definitiva", lo cierto es que sigue intentándolo. Hace solo unos meses, la revista Nature Nanotechnology publicaba un trabajo en el que se estudiaban nanocomplejos que "imitaban" el comportamiento de las proteínas de nuestro organismo encargadas de eliminar los tóxicos producidos por el alcohol.

Aunque la resaca, por desgracia, siga siendo incurable, lo cierto es que los numerosos estudios que existen sobre el comportamiento del alcohol y sus potenciales efectos perjudiciales, permitirán que quizás en un futuro contemos con mecanismos para prevenir estos daños.