ypestis_4

Recuerdo muy bien que cuando estudiaba historia en la escuela y tocó la Edad Media nos hablaron de la epidemia de la peste bubónica, o peste negra, una pandemia que asoló Europa en el siglo XIV y mató a 50 millones de personas entre 1.347 y 1.351 (casi la mitad de la población europea de la época). Aunque, a primera vista, hablar de la peste suene a hablar de una enfermedad ya erradicada, cepas de esta enfermedad aún siguen circulando y matan a unas 2.000 personas al año, por lo que desde la Universidad de Tübingen (Alemania) decidieron investigar un poco más sobre la bacteria Yersinia pestis que es la causante de esta enfermedad.

La investigación quería conocer por qué esta enfermedad fue tan letal en siglo XIV y por qué aún sigue siendo causa de mortalidad en pleno siglo XXI así que, para buscar respuestas, acudieron a una fosa común de Londres, en East Smithfield, en la que se enterraron los cuerpos de fallecidos durante la pandemia de la Edad Media. La idea era aislar el ADN de la Yersinia pestis de 1.347 y compararlo con el de la actual para ver si la bacteria había evolucionado en estos casi 800 años.

Tras eliminar cualquier componente y organismo moderno del material del siglo XIV, los investigadores lograron leer el 99% del genoma de la bacteria y lo compararon con las cepas actuales. Según el responsable de la investigación, Johannes Krause:

Sorprendentemente, no vemos ni una sola posición en este genoma antiguo que no se pueda encontrar en las cepas modernas

Por tanto, la Yersinia pestis que asoló Europa en el siglo XIV y la que se puede encontrar actualmente son prácticamente idénticas, un hecho que complica aún más la investigación puesto que a pesar de ser iguales, hoy en día, esta enfermedad es mucho menos virulenta que en la Edad Media.

¿Qué fue entonces lo que ocurrió a mediados del siglo XIV? Pues parece ser que las condiciones climatológicas de Europa fueron las que propiciaron la extensión de la peste bubónica por el territorio. El frío llegó de una manera muy rápida y el clima se volvió muy húmedo, factores que sumados a una población que no había desarrollado inmunidad a esta bacteria, provocó que los menos adaptados murieran. De hecho, los científicos están explorando la posibilidad de que esta plaga, en el fondo, sirviese para "seleccionar" de manera natural a los individuos más fuertes y con mejor sistema inmunitario.

Por tanto, los factores genéticos de los ciudadanos europeos de la época sumados a los factores ambientales podrían ser la causa que hizo que esta bacteria se convirtiese en una pandemia durante la Edad Media. Una investigación bastante curiosa.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.