De muy grave podríamos considerar la última acción del colectivo. Tras la muerte de un hombre a quemarropa por parte de un policía en las red de transportes de San Francisco, Anonymous vuelve a hackear el sistema, en este caso, la web de la policía. A través de Twitter han anunciado la exposición de los datos privados de 102 policías de BART, unas acciones sumamente peligrosas dado el estado de alerta que vive la zona en estos momentos.

Como muchos recordareis, la ciudad de San Francisco está viviendo jornadas de protestas y manifestaciones desde que ocurriera la muerte de Oscar Grant Hill, un delincuente que fue disparado a quemarropa por el policía Johannes Mehserie sin que este mostrara resistencia, tal y como muestra un vídeo.

Ante las primeras manifestaciones, la policía decidió bloquear la señal de telefonía móvil dentro de la red de transportes de San Francisco (BART) como medida de prevención.

La decisión consistía en pedir a los proveedores de servicio cortar la señal en sus plataformas para evitar que se coordinaran los manifestantes. Así lo expusieron desde la red de transportes:

Los organizadores que planeaban interrumpir el servicio de BART de 11 de agosto 2011 usarían dispositivos móviles para coordinar sus acciones disruptivas y comunicar la ubicación y el número de policías de BART. Un disturbio civil en las estaciones del concurrido centro de San Francisco, podría dar lugar a condiciones de hacinamiento e inseguridad en las plataformas para los clientes, los empleados y los manifestantes. BART temporalmente interrumpió el servicio en determinadas estaciones como una de tantas medidas para garantizar la seguridad de todos en la plataforma

La respuesta de Anonymous no se hizo esperar, y ante la censura lanzaron la denominada #OpBART. Hack a la web de BART sustrayendo hasta 2.400 nombres de usuarios del sistema (correos , direcciones y contraseñas) y publicando toda la información.

Esta primera acción fue controvertida, ya que Anonymous exponía los datos de cientos de usuarios de BART, tanto de empleados como de usuarios. El colectivo se disculpó por los civiles damnificados, aunque acusó a BART y su deficiente sistema de seguridad.

El nuevo ataque que se ha producido desde hace unas horas ha sido catalogado por la propia policía como "muy peligroso". En una declaración a los medios aseguraban que:

Estamos preocupados por la seguridad, pero profundamente preocupados por la seguridad de nuestros empleados y sus familias

La razón no es otra que la exposición pública de estos cien agentes de la red. Sus datos privados con las direcciones de sus casas a la vista de todos los manifestantes.

Personalmente creo que la exposición de estos datos puede ser contraproducente. Las manifestaciones en contra de las actuaciones de la policía están totalmente justificadas, ya que se trataba de defender la libertad de expresión. Cortar el uso de redes como medida de prevención suena a censura, la misma que promulgan estos días varios sectores del Reino Unido. Exponer la dirección de estos cien agentes ante una situación como la que se está viviendo, con manifestaciones multitudinarias y un ambiente tan crispado, creo que es muy peligroso y no resolverá nada. Mas bien podría reavivar la violencia en las calles.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.