La red social por antonomasia vuelve a ser noticia. Si ayer nos enterábamos de que los hermanos Winklevoss desistían en su intento por sacar mayor tajada de su multimillonaria demanda, hoy despertamos con una relevante adición a su mesa directiva.

El azar ha querido que Reed Hastings, co-fundador y CEO de Netflix, entre en Facebook el mismo día que la plataforma suma 750 millones de usuarios activos mensuales. La compañía ha guardado silencio respecto a su masificación desde que rebasase los 500 millones hace prácticamente un año (la noticia proviene de una fuente anómina en las oficinas de Palo Alto).

Goldman Sachs ya avisó de 600 millones de usuarios el pasado enero, lo que arroja un crecimiento superior a 150 millones durante este medio año. De continuarse el ritmo, Zuckerberg anunciaría los ansiados 1.000 millones antes de que termine el presente año fiscal.

Pero volviendo a Hastings, quien compartirá asiento junto a Marc Andreessen, Jim Breyer, Donald E. Graham o Peter Thiel, se antoja una figura clave para el futuro de la compañía.

La vasta experiencia del directivo en corporaciones públicas como Microsoft será de enorme utilidad a Zuckerberg, quien tiene entre sus más inmediatos planes el suprimir las barreras de entrada a Facebook a partir del próximo año.

Al usuario interesarán más bien las consecuencias que el movimiento pueda tener respecto a la integración de Netflix en Facebook, que ya sabemos se encuentra en preparación. El servicio de vídeo bajo demanda se enriquecerá socialmente gracias a la plataforma y ésta, por su parte, tal vez haga su entrada triunfal en dicho segmento siempre y cuando ambas compañías encuentren la forma de no competir entre sí.