En reiteradas ocasiones me referí en este blog a la locura de las patentes y las demandas entre compañías, que parecerían ser una especie de hobby excéntrico de los multimillonarios tecnológicos. Pues bien, la misma compañía que patentó el apagado del ordenador (Microsoft), presentó la semana pasada una demanda contra Motorola, por infringir patentes algunas al utilizar Android en sus móviles.

La demanda está presentada contra Motorola, pero debido a Android. Algo similar sucedió hace un tiempo, cuando Apple demandó a HTC por exactamente los mismos motivos, violación de patentes en Android. Ambas demandas, claramente, tienen a Android como víctima indirecta. Y no podemos olvidar la única demanda directa, la presentada por Oracle contra el propio Google por (claro está) infringir patentes.

Ahora, se dan algunas cuestiones más bien curiosas. Microsoft, quien demanda a Motorola, apoya a HTC en la demanda de Apple, ¿por qué? Seguramente porque HTC es una de las compañías que realizó un acuerdo con Microsoft por Windows Phone, mientras Motorola, en cambio, parece haber puesto todas las fichas en Android.

El mundo de las demandas corporativas es extraño, siempre se llega a un acuerdo y prácticamente en todas las ocasiones está presente una contra demanda, también debida a patentes. Pero la situación, como dicen en TechCrunch, se está yendo de las manos. No sólo por el hecho de que cada vez sean más comunes, sino que todas (la mayoría, por lo menos) parecen estar centradas en Android.

Decir que Android es libre es decir una verdad a medias, una mentira blanca, pero aunque sea tiene cosas libres. MeeGo es la alternativa completamente libre, pero Nokia parece estar abandonándolo antes de nacer y a Symbian ni vale la pena tenerlo en cuenta. Me parece entonces una verdadera lástima el aparente ensañamiento teniendo en cuenta que usualmente las patentes se almacenan para defenderse, pocas veces se llevan a cabo demandas al respecto.

En este sentido, tras la demanda de Oracle contra Google, se habló varios días de cómo se vería afectado el sistema operativo como plataforma de desarrollo, llegándose a decir que podría llegar a afectarse negativamente el crecimiento de Android, cuando es una verdadera locura. Por más que Google haya cometido una infracción, pagará unos cuantos millones de dólares a Oracle, quizás haga una que otra concesión y eso es todo. ¿Qué tiene que ver con el sistema, las telcos y la cada vez mayor cantidad de desarrolladores que deciden darle un repaso a los libros de Java para escribir una aplicación móvil? Absolutamente nada. ¿Campaña en contra de Android? No lo creo, no en esos términos, pero...