Creo que si esto hubiese sido una parodia contra Microsoft sería todavía más gracioso porque si bien al principio me pareció al menos un poco interesante, después empezó a perder el humor y me empezó a dar vergüenza ajena y no por lo que están haciendo, sino por la poquísima atención que le están prestando las personas que están en la tienda.

Esto sucedió hace algunos días en una de las tiendas de Microsoft aunque, lamentablemente, ya lo habíamos visto hace algunos meses en una de Apple. Al menos hacia el final de la grabación algunos clientes se prendieron y se pusieron a bailar con los vendedores.