El spam no sólo da gana de matar a los creadores de dichos odiosos correos, sino también contamina y, la verdad, muchísimo. Para ser más exactos la gente de McAfee realizó un estudio llamado La huella de carbono del Spam que informa que los correos electrónicos indeseados contaminan lo mismo que 3,1 millones de vehículos.

Lo peor de todo, y esto es bastante lógico, es que esta energía utilizada, al menos el 80% de ella, está completamente desperdiciada, porque, como sabemos, la mayoría del spam ni siquiera llega a nuestras bandejas de entrada y, si llega, probablemente ni lleguemos a entrar al e-mail sino que simplemente le daremos al botón de borrar.

Todo este tráfico utiliza 33.000 millones de KWh (kilovatios por hora) durante todo el año, lo que equivaldría a la cantidad de energía que necesitarían 2,4 millones de casas para abastecerse.

Jeff Green, el vicepresidente de desarrollo de McAfee, comentó que utilizar filtros para que estos e-mails ni siquiera salgan de los servidores equivaldría a quitar millones de automóviles de las carreteras.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.