israel.jpg

En su artículo "Israel: un estado asesino y destructor", Elías Notario da una serie de argumentos parciales, incluso falsos sobre la operación militar israelí en Gaza, finalizada parcialmente ayer domingo con la declaración unilateral de cese del fuego por parte de Israel y seguida unas horas después por la declaración de alto al fuego de Hamás. Pero lo más sorprendente es que el autor ha minimizado la amenaza de Hamás y hasta legitima su conducta. Recordemos que Hamás es una organización terrorista reconocida como tal por la Unión Europea que atenta contra la población civil y cuyo objetivo es la creación del estado islámico en lo que hoy es Israel. Para lograrlo, aseguran que primero tienen que destruir totalmente a Israel.

Lamentablemente, el problema de Elías Notario es el problema de muchos de hoy en día, como es creer que decir Hamás es lo mismo que decir palestino. Ese error, traducido a términos españoles, es como decir que ser Etarra es lo mismo que ser Vasco. Una cosa es querer que los palestinos tengan su país (algo que quieren todos los palestinos y la gran mayoría de los israelíes) y otra es querer la destrucción de Israel, que es lo que quieren la minoría de los palestinos que son miembros de Hamás.

Lo que sigue son una serie de aclaraciones sobre los argumentos utilizados por Elías Notario, con el objetivo de dar al lector una mirada más amplia para un análisis equilibrado de la operación de Israel contra Hamás finalizada ayer.

Elías Notario se refiere al Estado de Israel como "un estado tan potente como el israelita". Hay una sutil confusión entre el pueblo judío (israelita) y el Estado de Israel. El Estado de Israel tiene una población de unos 7 millones de habitantes de los cuales el 78% son judíos y el 19% árabes. Hay israelíes judíos e israelíes árabes, hay israelíes cristianos e israelíes drusos. El pueblo judío o israelita está constituido por 13 millones de personas dispersas por todo el mundo, y sus orígenes son de una diversidad riquísima. Yo, por ejemplo, pertenezco al pueblo israelita y no soy ciudadano de Israel.

Elías Notario argumenta que “Israel quiere obtener la hegemonía absoluta sobre un territorio, el palestino, a sangre y fuego” y que la operación militar “no tiene nada que ver con Hamás”. Hay que recordar que Israel se retiró de la Franja de Gaza en 2005 con la intención de no volver y con la esperanza de que dicha retirada sirviera como gesto de buena voluntad que llevara a ambas partes al entendimiento y a la paz. Para lograr este objetivo, el gobierno israelí actuó en contra de los deseos de una gran parte de su población, que consideraba un peligro para su seguridad la retirada de Gaza. La retirada de Gaza produjo una fuerte división en la sociedad israelí y el gobierno de Sharon sacó a sus ciudadanos de Gaza a la fuerza.

La operación que comenzó el 27 de diciembre y que finalizó ayer domingo parcialmente, ha estado dirigida únicamente contra Hamás como un acto defensivo en contra del lanzamiento de misiles sobre territorio israelí. El terrorismo de Hamás y otras organizaciones palestinas han matado a 1068 israelíes desde el año 2000. Solamente Hamás ha lanzado 775 misiles hacia Israel desde junio de 2008, de los cuales 310 fueron lanzados en diciembre, cuando Israel comenzó con la operación “Plomo Fundido”.

Elías Notario omite la lluvia de misiles que desde hace años caen constantemente sobre las casas y escuelas de los israelíes. También omite mencionar a las víctimas de los innumerables ataques suicidas y terroristas, que no discriminan entre objetivos militares y civiles. Es notable que la hora a la que más frecuentemente caen misiles de Hamás en territorio israelí es las 7.45 de la mañana con el objetivo de matar niños israelíes que van al colegio.

Mientras que Israel ha tenido como objetivo en estos ataques solo a terroristas, muriendo lamentablemente en estos ataques inocentes palestinos por ser utilizados como escudos humanos, Hamás, en cambio, tira permanentemente misiles contra la población civil israelí, buscando el mayor número de muertes civiles posibles.

Los hombres bomba de Hamás que entran a un autobús lleno de escolares en Israel sólo matan civiles, esto es y ha sido una enorme diferencia muy importante entre el ejército israelí y Hamás.

Queda bastante claro que Israel no piensa ni pensó en ningún momento una solución pacífica, que pasa por algo tan simple como dejar vivir al pueblo palestino, desinflando así las facciones más radicales

El gobierno de Israel ha trabajado a través de ceses al fuego negociados con la mediación egipcia, que aseguraron una calma relativa siempre interrumpida por los lanzamientos de cohetes desde la Franja de Gaza. Ayer mismo, domingo, Israel declaro el cese al fuego de forma unilateral, a pesar de seguir recibiendo misiles kassam en su territorio.

Elías Notario omite nuevamente el disparo de cohetes por parte de Hamás que desde hace años cae constantemente sobre territorio israelí. Cualquier democracia protege a sus ciudadanos e Israel es la única democracia en Medio Oriente. Desde que Israel se retiró unilateralmente de Gaza en 2005, el gobierno ha estado trabajando en la protección de sus ciudadanos construyendo refugios, cuartos reforzados en casas, colegios, lugares de trabajo, alertas y alarmas, reforzando los servicios médicos y de rescate. La operación israelí llevada a cabo en Gaza nada ha tenido que ver con un capricho de no dejar vivir al pueblo palestino. El objetivo de la operación ha sido detener el lanzamiento de cohetes y debilitar a Hamás para que no vuelvan a lanzar misiles.

Israel se ha retirado unilateralmente de la Franja de Gaza, así como anteriormente lo hizo de El Líbano y de Egipto.

Hamás debería preocuparse más por promover el desarrollo de Gaza que por seguir lanzando misiles contra Israel. Pareciera que es más importante para ellos la destrucción del Estado de Israel que el desarrollo de su población mediante el fortalecimiento de su economía y de sus instituciones dilapidando, además, las constantes ayudas monetarias que ha recibido periódicamente de la Unión Europea.

No es una guerra contra el terror, no es legítima defensa, es exterminio

Con esta operación militar Israel ha buscado debilitar a Hamás, que es una organización terrorista. Israel no tiene el menor interés en causar víctimas civiles, pero sí ha pretendido y pretende frenar los ataques de Hamás de la única manera que está a su alcance: eliminando a los terroristas y destruyendo los arsenales e infraestructura que poseen. Es cierto que desde el inicio de la operación "Plomo Fundido" han muerto muchos más palestinos inocentes que israelíes, y es sin duda una tragedia. Pero no hubiera sucedido si Hamás no utilizara a la población civil palestina como escudo humano, en lugar de refugiarlos como hace Israel cuando recibe cohetes kassam sobre su territorio.

Israel controla todo lo que entra y sale de los territorios ocupados

Hace más de 3 años que ni un solo israelí vive en la Franja de Gaza. Hamás aprovechó la salida de Israel para hacer contrabando de armas desde Egipto a través de la construcción de túneles subterráneos y se armó considerablemente para atacar a Israel. Israel ha destruido gran parte de los túneles que utiliza Hamás para pasar armas desde Egipto .

Tel Aviv prohibió el paso de ayuda de Naciones Unidas, violando las leyes internacionales y humanitarias

Durante la operación militar israelí se ha mantenido abierto el flujo de ayuda médica, alimenticia y energética, generada en su mayor parte en Israel. Durante los días que ha durado la operación militar, Israel ha parado sus ataques durante 3 horas para permitir el ingreso de ayuda humanitaria.

Han bombardeado televisiones, la Universidad Islámica de Gaza y varios edificios civiles (Gaza es uno de los territorios más densamente poblados del mundo, aún bombardeando objetivos militares morirán civiles)

Todos estos sitios (y probablemente muchos otros más) han sido utilizados por Hamás como escondites de sus miembros, como depósito de armas, y desde esos sitios se lanzaron misiles contra la población civil israelí. Hamás es cómplice de las muertes de sus propios civiles.

Israel incumple los acuerdos alcanzados en Anápolis firmados con la Autoridad Nacional Palestina para facilitar la creación de un Estado Palestino. Permiten nuevos asentamientos, no derriban el muro declaro ilegal por el Tribunal Internacional y crean controles que hacen imposible la creación de un Estado Palestino

Israel ha ido quitando los puestos de control en Cisjordania para disminuir el sufrimiento a los palestinos, aún a costa de su propia seguridad. En el caso de Gaza, Israel retiró todos los puestos de control en 2005. Por su parte, el Tribunal Supremo de Israel, una de las instituciones más serias y respetadas del país, ha aprobado la construcción del muro de separación, y sólo ha criticado el trazado en unos pocos kilómetros del mismo, al tiempo que obliga al Estado de Israel a modificar el mismo en próximas negociaciones de paz.

Desde el 67 ocupan Gaza y Cisjordania haciendo oídos sordos a las exigencias de Naciones Unidas que piden el regreso a las fronteras anteriores a esa ocupación

Los acuerdos de Oslo demuestran que la paz es posible cuando no hay terrorismo de por medio. Israel devolvió todo el desierto del Sinaí a Egipto a cambio de firmar la paz y se retiró de Líbano en 2000. También estableció la paz con Jordania. Si Hamás optara por la vía de la mesa de negociaciones, y el desarme y la no agresión, no habría ningún problema para avanzar por el camino de la paz.

Siguen anexionando áreas de Cirsjordania mediante la construcción del muro de cemento llamado "del apartheid"

La valla o muro de separación es una de las medidas del Estado de Israel para prevenir la infiltración de terroristas en su territorio, y no establece ninguna línea de demarcación o frontera con el futuro estado palestino. Es una medida preventiva ante la oleada de atentados suicidas indiscriminados contra la población israelí. Las fronteras del futuro estado palestino sólo pueden ser negociadas en la mesa de negociaciones.

Entre Gaza y Cisjordania hay territorio israelí controlado por militares que impiden viajar de un sitio a otro

De no existir Hamás, un ejército de 30.000 hombres armados que declara abiertamente su intención de destruir a Israel, se podría hacer autovías o carreteras que conecten una zona con otra. Nadie se beneficiaría tanto como los propios palestinos y el propio Israel, que prefiere tener de vecinos a un Estado más desarrollado.

Tanto Tel Aviv como los gobiernos europeos son culpables de bloquear las ayudas económicas, de las que dependían buena parte de los funcionarios palestinos

Los gobiernos de la Unión Europea han donado 790 millones de euros sólo en 2007 a los palestinos (717 millones en 2006 y 644 millones de euros en 2005). Ha sido una de las donaciones más grandes de la historia. Los contribuyentes europeos deberíamos ser mucho más exigentes. ¿Dónde ha ido a parar todo ese dinero? ¿Ha sido utilizado para desarrollar las instituciones palestinas? ¿Ha sido utilizado para promover la actividad económica y mejorar la situación de la población palestina?

Israel quiere acabar con Hamás, pero tampoco reconoció a Al Fatah

Israel quiere acabar con una organización terrorista que quiere destruirle. Israel está dispuesto a negociar con líderes políticos que representen realmente al pueblo palestino y que deseen la paz y existencia de dos Estados. El diálogo con Mahmoud Abbas no ha sido cortado.

En las cárceles de Israel hay 10.000 palestinos, de los cuales más de 300 son menores, muchos sin cargos

Los presos palestinos en cárceles israelíes fueron acusados de diversos actos de terrorismo en contra del Estado de Israel. Israel ha liberado a un buen número de ellos con manchas de sangre como gesto de buena voluntad para apoyar al gobierno de Mahmoud Abbas.

La población está aislada

Hamás controla la Franja de Gaza desde 2005. La imposibilidad de diálogo directo, el extremismo de las posiciones de Hamás, los intereses de terceras partes (especialmente Egipto e Irán) complican aún más la situación, tornando el enfrentamiento entre Hamás e Israel irresoluble y aislando a la población de Gaza del mundo. Veremos si el cese del fuego declarado unilateralmente por Israel y seguida unas horas después por Hamás se mantiene, lo que permitiría abrir las salidas de Gaza al exterior.

Las diferentes resoluciones de la ONU se acumulan y no se cumplen

Hamás incumple sistemáticamente todos los derechos humanos más elementales. Ni siquiera respeta los ceses al fuego acordados por ellos mismos. Lo mismo sucede con Hezbolá, un ejército-Estado dentro de un Estado, en El Líbano, que viola todas las resoluciones de la ONU.

Hay una gran diferencia entre las operaciones militares llevadas a cabo por Israel y los lanzamientos de cohetes de Hamás sobre territorio israelí.

Como he dicho, mientras que la operación militar de Israel ha buscado matar a los líderes del ala militar de Hamás y destruir la infraestructura terrorista (túneles por donde contrabandean armas desde Egipto, depósitos de cohetes, sedes del grupo), los ataques de Hamás desde la Franja de Gaza han estado diseñados para matar al mayor número de civiles israelíes posibles y tienen como objetivo de máxima la destrucción del Estado de Israel.

Es evidente que Israel no quiere exterminar a la población palestina, como lo demuestran las relaciones de tranquilidad con los palestinos que viven en Israel, y con la mayoría de los palestinos que viven en Cisjordania, que son muchos más que los que viven en Gaza.

Quiero citar para terminar una frase del Talmud:

Quién se apiada de los crueles, termina siendo cruel con los piadosos

Eso es lo que le ha pasado a Elías Notario. Espero que no suceda lo mismo con los lectores bienintencionados de este blog.

Foto: Spencer Platt, vía The Big Picture.

Joaquín Mirkin es Experto en Comunicación Política e Institucional. Ha trabajado los últimos 9 años en Periodismo (en el diario Página/12 de Buenos Aires), en Comunicación y Relaciones Institucionales, con énfasis en la construcción de comunidades. Reside desde hace seis años en Madrid y es el Director Ejecutivo de la Fundación Safe Democracy.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.