Yo no sé quien dijo en la industria que dar forma de Furby a los gadgets era una buena idea. No creo que el famoso Nabaztag sea un éxito por su planteamiento y utilidad como aparato, no deja de ser la monadita de turno, lo que podríamos llamar un gadget florero. Creo que el Sony Rolly va por el mismo camino: el de hacer la gracia estúpida para algún delpilfarrador compulsivo adicto a los gadgets.

Ahora va Toshiba y anuncia a ApriPoko, un robot que detecta las señales infrarrojas de los mandos a distancia. El invento detecta cuando se realiza determinada acción y aprende a realizarla por sí mismo cuando se le indique mediante voz. Así, cuando el robot detecta una señal por primera vez, pregunta al usuario por la acción que acaba de realizar y se la aprende.

La próxima vez, el usuario indicaría con un comando de voz lo que el robot tiene que hacer, y este levanta uno de sus brazos y ¡zas! cambia de canal, sube el volumen de la tele o cualquier otra anticuada acción realizada mediante los obsoletos infrarrojos. Lo dicho, un despropósito.

Enlace: Toshiba's ApriPoko: a Remote Controller Companion Robot