Charo Ferrer no existe. Es el troller por excelencia, un personaje creado por la SGAE y la ACAM para rondar weblogs que están favor del intercambio libre de archivos y descolocar discusiones legítimas, por medio de comentarios ultra-ácidos, molestos e insultivos.

Por lo mismo llama mucho la atención que la ACAM esté entregando premios a fantasmas, que sería la única explicación para que "Charo Ferrer" reciba el reconocimiento Sintonía 2004 por sus "incursiones surrealistas, teñidas de intenso humor guerrillero". Aquí lo único surrealista es galardonar a gente que no existe.

(Vía Sonia Blanco)