A todos nos ha pasado. Ya sea con memorias que han sido demasiado usadas, o con memorias que compramos y vienen defectuosas, el error siempre aparece cuando se llega a una determinada cantidad de datos almacenados, entonces dichos datos comienzan a ser corrompidos sin explicación aparente. Es entonces cuando buscando información por Internet nos encontramos con que el problema puede estar en un error de formato, y que la solución recomendada es realizar el formateo de bajo nivel a la memoria SD o USB.

En las memorias nuevas este tipo de problemas suelen estar relacionados con inadecuados estándares de fabricación en unos casos, y en otros con sitios que comercializan de manera inescrupulosa memorias marcadas y formateadas para mostrar una capacidad superior a la que realmente tienen. Y de nuevo, en Internet todos dicen que la solución es un formateo de bajo nivel.

Pero ¿qué rayos es eso?

¿Qué es un formateo de bajo nivel?

También conocido como low-level formatting, o LLF, lo primero que debes saber sobre él es que se trata de un término incorrecto, por lo menos en lo que a memorias modernas se refiere. El termino se ha hecho popular en el Internet contemporáneo como un modo de denominar a aquél tipo de formateo profundo que se da a una memoria, yendo más allá de simplemente borrar los datos y modificar el sistema de archivos.

Qué es y cómo hacer formateo de bajo nivel a memorias externas

El termino formateo de bajo nivel es heredado de los ya míticos discos magnéticos flexibles. En aquellos tiempos, mediante software, se pulía el disco y se configuraban sus sectores mediante el reordenamiento de los materiales magnéticos de la superficie. Como bien sabemos, los medios de almacenamiento modernos se basan en sistemas ópticos o memoria FLASH, por lo que el término no aplica.

El termino correcto para las memorias actuales es reiniciación, sin embargo, formateo de bajo nivel ya se ha hecho bastante famoso en foros y sitios web, para referirse a un formateo que devuelve un medio de almacenamiento a su estado original, o que en su defecto, intenta darle una configuración de fabrica estándar. Para hacerlo, hay software especializado, y se ha popularizado porque, como imaginaran, el hecho de devolver la configuración de fabrica estándar que debe tener ese medio, tiende a corregir el problema que presenta, independientemente de la causa.

Los riesgos

Sin embargo, el LLF no debe tomarse a la ligera. El principal problema que suele acarrear es que al realizarse, por lo general se pierde algo de capacidad de almacenamiento. En el caso de memorias manipuladas para mostrar capacidades de almacenamiento falsas (he visto memorias SD que ponen 1.030 GB, sí), se perderán todos los GB falsos, que por lo general son la mayoría.

Por otro lado, si el proceso es interrumpido abruptamente, entonces muy bien podrías terminar perdiendo tu memoria, por lo que si estás pensando hacerlo, mejor asegúrate de que la fuente de energía de tu ordenador no va a fallar. Otro problema frecuente, y con el que debes estar muy atento, es que si has particionado la memoria a la que vas a hacer el LLF, es mejor que la reparticiones y asignes todo el espacio a la partición principal, o podrías perder permanentemente la capacidad de almacenamiento asignada a las otras particiones.

Estás advertido.

Cómo hago un formateo de bajo nivel

Hay muchos modos de hacer el procedimiento, e infinidad de software pensado para ello. Sin embargo, en el caso de las memorias externas que es lo que nos ocupa aquí, vamos a explicar cómo hacerlo del modo más sencillo posible, sin complicarnos demasiado.

Qué es y cómo hacer formateo de bajo nivel a memorias externas

  • Lo primero es descargar el software necesario, SD Formatter, una aplicación gratuita que puedes descargar desde la web de la SD Association (versiones para Mac y Windows).
  • Una vez descargada la aplicación e instalada, la ejecutamos. Se verá como en la imagen de aquí arriba.
  • El tamaño mostrado (3) es el actual, y no el que tendrá al finalizar el procedimiento. Asegúrate que se corresponda con el de tu memoria externa. También asegúrate que has seleccionado la unidad correcta (2), no querrás formatear el medio de almacenamiento equivocado.
  • Ahora presiona Option (7). Verás algo como esta imagen.
  • En Format Type (7-1), seleccione FULL (OverWrite). En Format Size Adjustment (7-2), selecciona ON. Presiona OK (7-3).
  • Por último, puedes presionar Format (9). El proceso toma bastante más que formatear una memoria con el método convencional, y tomará más o menos en función de la capacidad de almacenamiento.

Y eso es básicamente todo. Hay aplicaciones mucho más especializadas, pero creemos que para un usuario promedio, este es el mejor método posible.