Pocos proyectos fotográficos son tan interesantes como el de Andrew Brodhead, quien fotografía paisajes bucólicos combinados con cuerpos humanos recubiertos en plástico. Somos presentados con un contexto tranquilo y agradable, pero con imágenes ominosas al mismo tiempo. El propósito de Brodhead es hacer una crítica de la forma en que habitamos el planeta.

Brodhead nació en la ciudad de Savannah, Georgia, donde sus padres tenían una tienda de comida saludable. Y allí se dio cuenta de que mucho de lo que tiramos todos los días no es reciclable, no se puede salvar. Y además, no nos olvidemos que no siempre se hace un tratamiento adecuado de la basura que sí puede ser reciclada.

Comencé a pensar en los vertederos de basura, y dónde van las cosas. Hay islas de plástico apoderándose de los océanos, la Tierra se está sofocando en un plástico que nunca se biodegrada, y nuestro ambiente y agua están dando compuestos estrogénicos tóxicos.

El plástico, como vemos, es el protagonista principal de la obra de Brodhead.

Visualmente, quise retratar el sacrificio que hacemos por nuestro consumo y desperdicio. Los cuerpos con plástico representan capullos invasivos que flotan sobre paisajes vulnerables.

La idea le ha salido muy bien. En esta galería encontrarán más de su interesante obra.