Muchos de nosotros estamos esperando expectantes la llegada a las tiendas del Samsung Galaxy Tab y por fin se ha conocido que (al menos a Australia) llegará en el mes de Noviembre.

A pesar de eso, no son buenas noticias después de todo porque el precio de venta es de nada menos que 999 dólares australianos si se adquiere libre. para que nos hagamos una idea, al cambio son unos 950 dólares estadounidenses o 712 euros.

Esto sería para la versión de 16GB con 3G (aunque tampoco existe versión sin 3G). Recordemos que su pantalla es de 7 pulgadas, lo que le sitúa en una posición difícil para competir con el iPad, cuya versión 16GB 3G y con pantalla de 9,7 pulgadas cuesta 589 euros. Eso sin tener en cuenta que quien quiera prescindir de 3G puede optar por la versión de 32GB por ese mismo precio.

Sin embargo, no podemos olvidar que la principal estrategia de Samsung es la venta asociada a las operadoras y los (a veces abusivos) contratos de permanencia. El iPad no juega con esa posibilidad y para un gran sector de consumidores esto puede decantar la balanza. Ahorrarse dinero inicialmente por incluir una tarifa 3G que iban a contratar igualmente puede ser un buen gancho.

Y esto si solo tenemos en cuenta al principal competidor, porque si pensamos en toda la competencia de tablets Android de 7 pulgadas que está por venir, está claro que una diferencia de precio tan grande será determinante para muchos.

Por otro lado, el director general de Irlanda Gary Twohi ha dicho que tienen pensado lanzar una versión de 10 pulgadas del Galaxy Tab en la primera mitad del año 2011. Esta fecha vendría determinada en parte para incluir una versión superior de Android, ya que la 3.x se presenta como más adaptada a tablets, sobre todo de mayor pantalla.

Es una buena noticia que desde mi punto de vista se esperaba totalmente. Creo que ha sido un gran error anunciarlo (o dejarlo escapar) tan pronto y antes de poner a la venta el modelo de 7 pulgadas, pero es bien recibido. El tema del tamaño de la pantalla de 7 pulgadas me hace mostrar cierta reticencia. Prefiero una más grande pero el resto de características del tablet de Samsung me gustan enormemente.

Esto quiere decir que, al igual que yo, muchos otros podían «hacer el esfuerzo» de comprar la pantalla más pequeña, pero ahora que se sabe que llegará un modelo más grande quizás prefieran esperar y entrar en el círculo vicioso de no comprar algo hoy porque mañana saldrá algo mejor. Nuestro pan de cada día…