Después de revelar que no quiere ser el CEO de las múltiples empresas que actualmente dirige, Elon Musk quiso profundizar en la situación de Twitter. Desde que se convirtió en el dueño de la red social, ha tomado múltiples decisiones con efecto inmediato, la gran mayoría de ellas bastante polémicas. Aunque no parece mostrar signos de cansancio, porque ciertamente ha estado en perores momentos en Tesla y SpaceX, Musk dijo que no contempla mantenerse como máximo responsable de Twitter durante mucho tiempo.

"Espero reducir mi tiempo en Twitter y encontrar a alguien más para administrarlo", expresó en el juicio por su compensación de 54.000 millones de dólares en acciones de Tesla (vía The Wall Street Journal). Eso sí, antes de cualquier cosa, el magnate quiere asegurarse que la compañía ha completado lo que el describe como una "reestructuración organizacional".

Es bien sabido que Elon Musk despidió a una enorme cantidad de empleados —4.000 al menos, según múltiples reportes—. Entre ellos, claro, muchísimos directivos que desempeñaban papeles esenciales dentro de la red social. Por lo tanto, Musk prefiere que el organigrama de Twitter vuelva a tomar forma antes de recibir un nuevo CEO.

Poco después de presentar su oferta por Twitter, el propio Elon Musk comentó que su objetivo era buscar a la persona indicada para dirigir la plataforma. No obstante, una vez que tomó las riendas y comenzó a tomar decisiones contundentes desde el primer día, y que incluso está durmiendo en las oficinas hasta resolver todos los problemas que rodean a la plataforma, algunos intuyeron que no dejaría la dirección; al menos por un largo periodo de tiempo.

Pero nada más lejos de la realidad. Elon Musk sigue con la intención de "ceder el control" de Twitter a alguien más. Lo pongo entre comillas porque todos sabemos que, independientemente de la persona que ocupe ese lugar en el futuro, será Musk quien tenga la última palabras en los movimientos más significativos.

Elon Musk, ¿enfadado de dirigir empresas?

Elon Musk | SpaceX | NASA

Si ya era complicado dirigir a la automotriz eléctrica más grande del mundo, y a la empresa aeroespacial de mayor relevancia en la época reciente, sumar una plataforma social con tanto impacto a su jornada laboral no debe ser sencillo. Twitter ya arrastraba muchos problemas desde hace años, y desde su llegada a la dirección no han hecho más que crecer.

"Francamente, no quiero ser CEO de ninguna empresa", dijo en el juicio mencionado. Esa contundente y pesimista frase contrasta con los resultados que él mismo ha conseguido en Tesla y SpaceX. Sin ir más lejos, Tesla tuvo beneficios extraordinarios durante el tercer trimestre fiscal de 2022. Todo a pesar de que la Gigafactory de Shanghái no pudo operar con normalidad debido a la nueva oleada de COVID-19 que golpeó al país asiático.

SpaceX, por su parte, extendió su contrato con la NASA por varios años más. Gracias al nuevo acuerdo, SpaceX se embolsará 1.150 millones de dólares. "La NASA ha otorgado una modificación de contrato a SpaceX para desarrollar aún más su sistema de aterrizaje humano Starship para cumplir con los requisitos de la agencia para la exploración humana a largo plazo de la Luna bajo Artemisa. Con esta adición, SpaceX proporcionará una segunda misión de demostración de aterrizaje tripulado en 2027 como parte de la misión Artemis IV de la NASA", comentaron.

Deja un comentario

Deja tu comentario