Hace exactamente un año, probamos en Hipertextual el Oppo Reno 6, un teléfono que nos dejó buenas sensaciones gracias, entre otros aspectos, a un diseño muy atractivo con bordes rectos y al que le acompañaban especificaciones bastante interesantes.

Hoy, un año después y tras ver pasar sin mucha pena ni gloria al Oppo Reno 7, tenemos en nuestras manos el nuevo Oppo Reno 8 que, como en los modelos anteriores, viene también acompañado de una versión con el apellido Pro y una versión Lite (esta última apenas comunicada), todas ellas 5G. Tras conocer los nuevos terminales de primera mano en el evento de París, hemos decidido probar el Oppo Reno 8, el que parece ser el más equilibrado de todos. 

Por poner un poco en contexto: la gama media es un terreno en el que prácticamente todos los fabricantes se mueven de manera aceptable, pero donde existe un claro rival a batir, Xiaomi. Tanto los modelos de la Propia marca Xiaomi como los POCO ofrecen muy buenas prestaciones en esta categoría, poniéndole muy difícil las cosas a los demás fabricantes. La estrategia de mercado de Oppo es diferente: por un lado, tiene los terminales de gama de entrada, con muy buena acogida por parte de los operadores; en segundo lugar, una gama Find premium donde demuestra lo mejor que sabe hacer y, por último, una gama intermedia alta, donde se encuentran el Oppo Reno 8 y Oppo Reno 8 Pro y que cogen algunos aspectos que ya vimos en el Find X5.

Si ponemos al Oppo Reno 8 frente a frente con sus competidores, con teléfonos entre los 400 y los 600 euros, Xiaomi es el principal competidor con su Xiaomi 12X. Sin embargo, no hay que dejar de lado otras opciones muy interesantes, como los recién llegados Google Pixel 6a, cuya baza principal es la cámara, o el Nothing Phone, un teléfono también bastante equilibrado y con un diseño que llama muchísimo la atención. 

De los diseños más bonitos que hemos visto

El Oppo Reno 8 tiene un diseño muy bonito y presenta algunas similitudes con el Oppo Reno 6 (si algo funciona, para qué vas a cambiarlo). Por ejemplo: está construido con materiales de alta calidad (aluminio en el marco y cristal en su parte trasera), presenta unos laterales completamente planos y su pantalla ocupa la totalidad del frontal –salvo por una leve “barbilla” en la parte inferior–.

El resultado es un teléfono que sienta bastante bien en la mano. Y si a esto le añadimos una paleta de tonos acertada, con un color neutro (negro) y también una opción más llamativa que cambian de color al girarlo (Shimmer Gold), tenemos la prueba del amor a primera vista ganada.

El Oppo Reno 8 está construido en aluminio y cristal, con una trasera que, en el modelo dorado, cambia de color. El módulo de la cámara queda integrado.

El módulo de cámaras también es bastante llamativo, con dos grandes lentes que ocupan un tamaño importante en la parte trasera. Este se funde con el resto de la trasera del teléfono gracias a una misma placa de cristal que se eleva progresivamente para crear una especie de meseta. Todo ello, sin cambios de material ni interrupciones al tacto, una solución que también hemos visto en otros teléfonos de la marca como el Find X3.

Oppo Reno 8 grosor

Se podría decir que Oppo ha hecho un buen trabajo en lograr una primera gran sensación al coger el terminal en la mano. Además, se le nota resistente a pesar de su ligereza y delgadez. Estamos hablando de tan sólo 7,67 mm de grosor y menos de 180 gramos de peso. El modelo que hemos probado, el color Gold que cambia sutilmente de color, también es capaz de repeler muy bien las huellas, lo cual es siempre algo positivo.

Una pantalla aceptable que no envidia al modelo Pro

Lo lógico sería pensar que las diferencias entre los dos modelos fueran mucho mayores en cuanto a pantalla. Sin embargo, ese no es el caso. Existen, sí, pero es posible que para muchos no merezca la pena invertir 250 euros más por ello. El panel del Oppo Reno 8, por sí mismo, ofrece una experiencia lo suficientemente buena.

En primer lugar, el tamaño es menor: 6,4 pulgadas frente a los 6,7 del modelo Pro. Sin embargo, tenemos también una pantalla AMOLED, con una resolución FHD+ y con un brillo máximo de 800 nits. La tasa de refresco, eso sí, es algo inferior –90Hz frente a los 120 del modelo Pro–.

El modelo Pro también aprovecha mejor el frontal. No es una diferencia significativa, pero existe. Concretamente, la pantalla del Oppo Reno 8 ocupa el 90,8% del frontal, mientras que el Pro eleva esa cifra hasta 93,4%. Esto se nota, especialmente, en la barbilla inferior –más delgada en el Pro–.

Bajo la pantalla también se recoge el lector de huellas. Funciona muy bien, siendo rápido y certero en prácticamente todas las situaciones. La única pega es su ubicación. Se encuentra casi al final de la pantalla y, en algunos casos, resulta un poco incómodo. También tenemos desbloqueo facial, el cual funciona bastante bien aunque, dado que se trata de un sistema 2D, no resulta tan seguro como otros métodos biométricos. 

Procesador: no es el mejor pero no da problemas

El procesador es otro de los aspectos donde más se nota la diferencia de prestaciones entre el modelo normal y el Pro. El modelo que hemos probado incorpora el Mediatek Dimensity 1300, un chipset que, probablemente, veremos integrado en bastantes gamas medias futuros. De momento ya lo integra algún OnePlus y algún teléfono de Vivo.

Pese a ser un claro retroceso respecto al Pro, lo cierto es que la elección de este SoC no es desacertada. Mucho menos si tenemos en cuenta el trabajo que viene haciendo Mediatek en los últimos años, con procesadores cada vez más potentes y eficientes. De este Mediatek Dimensity 1300, evidentemente, no podemos esperar un rendimiento de primer nivel como el de un Snapdragon 8+ Gen 1, pero sí es capaz de entregar una experiencia fantástica al grueso de personas y en un amplio abanico de situaciones.

Oppo Reno 8 ProOppo Reno 8
PantallaAMOLED 6,7 pulgadas, FHD+, 10 bits, 120 Hz y 950 nitsAMOLED 6,43 pulgadas, FHD+, 90 Hz y 800 nits
Cámara Trasera PrincipalSensor IMX766 de 50 megapíxeles y objetivo de apertura f/1,8Sensor IMX766 de 50 megapíxeles y objetivo de apertura f/1,8
Cámara Ultra Gran AngularSensor IM355 de 8 megapíxeles y objetivo de apertura f/2,2Sensor IM355 de 8 megapíxeles y objetivo de apertura f/2,2
Cámara MacroSensor de 2 megapíxeles con objetivo de apertura f/2,4Sensor de 2 megapíxeles con objetivo de apertura f/2,4
Cámara FrontalSensor IMX 709 de 32 megapíxeles con objetivo de apertura f/2,4Sensor IMX 709 de 32 megapíxeles con objetivo de apertura f/2,4
Chip de imagenMarisilicon XNo
ProcesadorMediaTek Dimensity 8100 MAXMediaTek Dimensity 1300
Memoria RAM8 GB LPDDR58 GB LPDDR4x
Almacenamiento256 GB UFS 3.1256 GB UFS 3.1
Batería4.500 mAh4.500 mAh
CargaHasta 80 WHasta 80 W
BiometríaSensor de huellas bajo la pantallaSensor de huellas bajo la pantalla
Diferencia de especificaciones entre el Oppo Reno 8 y Oppo Reno 8 Pro

Por tener un punto de referencia: este chip de MediaTek está en la misma ventana de rendimiento que el Snapdragon 870 de Qualcomm, el cual lo encontramos, precisamente, en teléfonos como el Xiaomi 12X con el que compite este Oppo Reno 8. Podríamos decir, por lo tanto, que la marca ha montado un SoC acorde a la gama a la que pertenece este teléfono.

Cámara: un buen sensor principal pero un macro y ultra angular un poco decepcionante

Como hemos dicho al principio, la competencia en este rango de precios es brutal, y la diferencia se marca en aspectos concretos. Uno de ellos es la cámara. La gama media tiene algunos modelos donde el aspecto fotográfico es realmente bueno. En el caso del Oppo Reno 8, sin ser para nada malo, sí que se echa en falta un poco más de autoridad en este campo.

La cámara principal tiene el mismo sensor que el Xiaomi 12X: el Sony IMX766 con 50 megapíxeles. Es un sensor interesante, con un buen desempeño y que ofrece grandes resultados. En situaciones de poca luz también produce buenas imágenes gracias, en parte, al gran tamaño de sus píxeles.

El sensor IMX766 de Sony tiene muy buen desempeño, y aunque se nota, no se echa demasiado en falta el chip Marisilicon X.

Este modelo, por cierto, no tiene el chip Marisilicon X que sí tiene el modelo Pro, por lo que existen algunas sutiles diferencias, pese a utilizar los mismos componentes. No obstante, no es algo determinante ni mucho menos.

Donde sí se nota cierto margen de mejora es en el resto de cámaras. El módulo lo completan un Ultra Gran Angular (con un sensor IMX355 de 8 megapíxeles y una apertura de f/2,2) y una cámara macro (con un sensor de 2 megapíxeles y una apertura f/2,4). En este sentido, su principal competidor, el Xiaomi 12X, rinde un poco mejor.

Carga rápida de 80W y sin carga inalámbrica

Durante el pasado Mobile World Congress, Oppo presentó sus nuevos sistemas de carga rápida que veremos en los próximos meses, con velocidades de 150W y 240W. Sin embargo no los veremos en estos modelos Reno donde, tanto el modelo normal como el Pro, incorporan un sistema de carga rápida de 80W SUPERVOOC. De esta manera, podremos cargar el 50% de la batería en once minutos. Una batería, por cierto, de 4.500 mAh. Suficiente para pasar tranquilamente un día sin pasar por el enchufe. Y, en caso de tener que hacerlo, siempre tendremos ese sistema tan veloz para salir del paso rápido.

Hay que destacar, por último, que ni el modelo Pro ni el modelo normal tienen carga inalámbrica, algo que no siempre es habitual en estas gamas pero que sí podemos ver en otros terminales de precio similar como el Nothing Phone (1).

Conclusión

Cuando estuvimos en la presentación de la nueva familia Reno 8, nos ofrecieron probar el modelo Pro. Sin embargo, tras conocer ambos modelos, decidimos enfocarnos en el modelo normal. ¿El motivo? Es un teléfono mucho más sencillo de recomendar que el modelo Pro. Para empezar, por su precio. El modelo Pro tiene un precio de salida de 799 euros mientras que el modelo normal, de 549. Los dos han subido 50 euros con respecto a los modelos del año pasado por estas fechas. No es demasiado teniendo en cuenta la inflación, pero para compensarlo, ambos teléfonos pueden adquirirse con unos auriculares true-wireless de regalo.

En líneas generales, el Oppo Reno 8 es un teléfono bonito, con un procesador solvente, una cámara bastante resolutiva y un ColorOS 12 que ofrece un uso fluido. Si lo sacamos a competir con el resto de fabricantes –como el Xiaomi 12X–, la balanza se inclina a favor de uno u otro por pequeñas diferencias. De hecho, la elección puede acabar recayendo en algo tan superficial como el diseño. Y, por suerte, ahí el Oppo Reno 8 tiene mucho que decir.

Deja un comentario

Deja tu comentario