Malas noticias para Google en Europa, tras ratificarse un fallo de 2018 por abuso de posición dominante con Android y una multa de más de 4.000 millones de euros. Hoy, el Tribunal General de la Unión Europea anunció la confirmación "en gran medida" de la decisión, aunque redujo ligeramente el monto del castigo económico que deben afrontar los de Mountain View.

La investigación antimonopolio original arrojó varios puntos que le sirvieron a la Comisión Europea para basar sus cargos contra Google. Después de todo, la compañía californiana obligó a los fabricantes de móviles Android a preinstalar sus aplicaciones para tener acceso a la Play Store, e incluso les pagó —al igual que a los operadores de telefonía móvil— para que favorezcan a sus productos. Además, prohibió que las marcas produjeran modelos con sistemas operativos de terceros basados en Android.

En 2018, Android ya presumía una cuota de mercado del 80% en Europa. Esto, según los reguladores, le dio vía libre a Google para adoptar "tácticas ilegales" con las que limitó el accionar de empresas rivales.

Según publicó el Tribunal General de la Unión Europea en las últimas horas, la mayor parte de los cargos originales se sostuvieron. No obstante, sí hubo una leve modificación al monto final de la multa que Google debe afrontar. Las autoridades rectificaron su postura en torno a los esquemas de reparto de ingresos entre los californianos y los fabricantes de móviles Android, y ya no consideran que constituyeran un abuso de poder. Por ende, el castigo económico pasó de 4.343 millones de euros a 4.125 millones de euros. La historia no cambia demasiado pese a este recorte que ronda un 5%, por supuesto.

Google y Europa continúan en una batalla eterna

Europa, Loot Boxes | Google | Android | Unión Europea

A los de Mountain View todavía les queda la opción de apelar el fallo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. De todos modos, deben esperar dos meses y diez días para abordar esta posibilidad. Esto significa que la resolución de este cruce entre Google y los reguladores europeos aún puede estar muy lejos. Después de todo, ya pasaron cuatro años y las partes involucradas siguen en la discusión.

No olvidemos, además, que Google y la UE arrastran años de batalla legal, más allá de este caso en particular. En 2016, por ejemplo, la Comisión Europea le aplicó una multa por más de 2.000 millones de euros por abuso de posición dominante a través de Shopping, su servicio de compra de productos. Castigo que se confirmó recién en noviembre de 2021.

Durante el último año, los reguladores también tuvieron bajo la lupa a los californianos —y a Meta— por su negocio publicitario, e incluso surgieron posibles puntos de conflicto por el uso del Asistente de Google.

Volviendo a la ratificación del fallo de abuso de posición dominante con Android, Google expresó su descontento en un comunicado. "Estamos decepcionados de que el Tribunal no haya anulado la decisión en su totalidad. Android ha creado más opciones para todos, no menos, y es compatible con miles de negocios exitosos en Europa y en todo el mundo", indicó la compañía.

Deja un comentario

Deja tu comentario