Las investigaciones antimonopolio de la Unión Europea no son algo desconocido para Google. La compañía ya estuvo bajo la lupa de la Comisión Europea, y podría estarlo nuevamente en un futuro no muy lejano. Esta vez sería por, supuestamente, imponer el uso del Asistente de Google como opción predeterminada en dispositivos con Android.

Así se desprende de una publicación de MLex (vía Reuters), que pone el tema nuevamente sobre el tapete. En junio de este año, la Comisión Europea ya había expresado su preocupación por el dominio ejercido por el Asistente de Google, Siri y Alexa en el mercado de dispositivos inteligentes. Pero ahora el enfoque recaería sobre los de Mountain View, especialmente por la injerencia de Android en el mercado mundial de móviles.

Según el informe, los reguladores europeos les habrían pedido a los fabricantes que presenten evidencia de una supuesta presión de Google para preinstalar el Asistente de Google en sus equipos Android. Además, querrían saber si la compañía pretende lograr dicha exclusividad al prohibir que las alternativas de los competidores funcionen en su sistema operativo móvil.

El Asistente de Google podría motivar una nueva investigación antimonopolio en Europa

El reporte de MLex también cita que la Comisión Europea pretendería corroborar si los usuarios pueden utilizar dos asistentes de voz en simultáneo en sus dispositivos. Incluso se menciona que Google podría estar usando su proceso de certificación para lograr otros tipos de ventajas.

Recordemos que, recientemente, en el marco de la demanda antimonopolio de Epic Games contra Google, se reveló que los de Mountain View les pagaron a los fabricantes de smartphones para favorecer a la Play Store y frenar la competencia.

En lo que refiere específicamente a la adopción del Asistente de Google, una hipotética investigación antimonopolio no comenzaría hasta bien entrado el próximo año. La Comisión Europea emitirá un informe definitivo sobre su consulta a los fabricantes en la primera mitad del 2022. El proceso indagatorio iniciaría recién después de cumplirse dicha instancia.

Recordemos que, ya en 2018, Europa impuso a Google una multa de más de 4.000 millones de euros por abuso de posición dominante en Android.