La demanda antimonopolio de Epic Games contra Google vuelve a provocar revuelo. En las últimas horas se divulgaron más detalles de la acusación contra la compañía de Mountain View. En este caso, se asegura que les pagaban a los principales fabricantes de smartphones para que no incluyan tiendas de aplicaciones de terceros en sus dispositivos. ¿El objetivo? Evitar que la Play Store tenga competencia.

La información se conoció al quitarse la censura en varios fragmentos de los documentos de la denuncia realizada por los creadores de Fortnite. La periodista Leah Nylen, de Politico, fue quien se hizo eco de los nuevos datos a través de su cuenta en Twitter.

Según se explica, Google lanzó en 2019 un programa destinado a frenar cualquier tipo de competencia que pudiese existir en perjuicio de la Play Store. Bajo el nombre Premier Device Program, y como explicamos al comienzo, la iniciativa tuvo como fin "convencer" a los principales fabricantes de móviles del mundo para que no incluyan tiendas de terceros en sus smartphones Android. ¿Cómo lo conseguiría? Ofreciéndoles importantes sumas de dinero.

Por ejemplo, las compañías que se sumaran al programa recibirían una participación del 12% de los ingresos generados por Google a través de su buscador, en lugar del 8% convencional. Pero esto no era todo, ya que en algunos casos en particular, la compañía californiana también ofrecía entre el 3 y el 6 por ciento de lo que gastaran los usuarios de sus dispositivos en la Play Store. En este último caso, los registros hablan de LG y Motorola como las empresas beneficiadas.

A fuerza de dinero, Google habría logrado un trato especial para la Play Store

Foto por Obi Onyeador en Unsplash

El Premier Device Program fue todo un éxito, según lo explicado por Nylen. Motorola fue una de las compañías que más se comprometió, sumando el 98% de sus smartphones al programa. LG la siguió de cerca con el 95%. Un poco más atrás aparecieron OnePlus, Oppo y Vivo con alrededor del 70% de sus móviles. En tanto que otras marcas que también aceptaron el ofrecimiento para favorecer a la Play Store fueron HMD (Nokia), Sony, Sharp y Xiaomi.

Pero esto no fue todo. De acuerdo con la documentación, Google también se encargó de "endulzar" a los principales desarrolladores de videojuegos para que mantengan sus títulos en la tienda oficial de Android. Esta medida habría sido tomada para desalentar a otras compañías de seguir los pasos de Epic Games con Fortnite y lanzar sus juegos por fuera de la Play Store.

Sin dudas, estamos frente a una contienda legal de altísimo voltaje, y seguro aparecerán más datos reveladores con el correr de los meses. Lo que queda claro es que Epic Games ha salido con todo contra Google en su demanda antimonopolio y, a medida que más detalles vean la luz, es lógico pensar que la respuesta de los de Mountain View no se hará esperar.