Tenemos que retroceder muchos años atrás para encontrar los primeros reportes sobre una película live action de Bioshock, la aclamada franquicia de videojuegos creada por Ken Levine. Lo último que supimos de la adaptación es que estaba bajo el paraguas de Netflix, pero poco más. Afortunadamente, esta semana la plataforma nos sorprendió con nuevos detalles del largometraje, y todos ellos son muy prometedores.

Tenemos que aceptarlo: cuando combinamos las palabras "adaptación" y "Netflix", casi por cuestión natural se activa un sentido de alarma dentro de nosotros. ¿La razón? Al servicio no le ha ido nada bien cuando se trata de crear películas o series basadas en obras pertenecientes a otros sectores del entretenimiento. Por supuesto, existen algunas excepciones, como la reciente Sandman. A pesar de la referencia anterior, con Bioshock las dudas han vuelto a surgir.

Ahora bien, hasta cierto punto podemos estar tranquilos porque el filme de Bioshock se encuentra en las manos de un director respetado. Hablamos de Francis Lawrence, quien fuera el responsable de dirigir películas como Soy Leyenda, Los juegos del hambre: en llamas y próximamente Slumberland. Por otra parte, el guion está a cargo de Michael Green, también escritor de Logan, Blade Runner 2049 y American Gods.

Queda claro, entonces, que Netflix no está escatimando recursos con la producción de Bioshock. Todos los juegos de la franquicia se han distinguido, además de por su exquisita jugabilidad en primera persona, por tener un componente narrativo sobresaliente. De hecho, muchos lo colocan en el Olimpo de los ‌First Person Shooters tan solo por su historia. Entonces, no podemos esperar menos de la adaptación cinematográfica.

Bioshock

Independientemente de si la película de Bioshock se ambienta en Rapture (bajo el agua) o en Columbia (en el cielo), Netflix tendrá que realizar una importante inversión económica en sus efectos visuales. Por lo tanto, tienen la oportunidad de brillar en medio de otras tantas series cuyo apartado visual está sorprendiendo a la audiencia. En casa tiene un gran ejemplo: Stranger Things. Por fuera, está The Mandalorian en Disney+; La Casa del Dragón en HBO Max; y muy pronto El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder en Amazon Prime Video.

Desafortunadamente, por el momento no hay información sobre su reparto. Tampoco sobre una fecha de estreno estimada, pero intuimos que la espera será larga debido a que el proyecto aún se encuentra en una fase temprana de desarrollo.

Netflix y su turbulento camino con las adaptaciones

Como se mencionó al principio, el historial de Netflix con las adaptaciones, sean basadas en el anime, literatura o videojuegos, está muy lejos de ser perfecto. Apenas ayer, por ejemplo, cancelaron la serie de Resident Evil, la famosa franquicia de Capcom. La producción estuvo condenada antes de su estreno porque algunos actores distaban de las características físicas de los personajes originales. En términos generales, el contenido dejó mucho que desear.

Sobre la mesa también podemos poner los fracasos de Death Note, Cowboy Bebop, Brain of Fire o Fullmetal Alchemist, entre otras. Aún así, las compañías propietarias de las franquicias no han perdido la fe por completo en Netflix. Death Note lo intentará de nuevo con una serie live action, que ahora está liderada por los creadores de Stranger Things. Respecto a los videojuegos, en camino vienen las adaptaciones de Horizon Zero Down, The Division, Assassin's Creed, Splinter Cell, Beyond Good and Evil, Sonic, Pokémon, Far Cry y, por supuesto, Bioshock.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario

  1. Esperemos que no se carguen también Bioshock con toda esa mierda progresista, de lo contrario, estará destinada al fracaso, como toda la basura políticamente correcta que llevan haciendo últimamente.