El egipcio Mohamed Diab completa su ciclo en Caballero Luna, la miniserie televisiva sobre el superhéroe más diferente del Universo Cinematográfico de Marvel, tras dirigir los episodios “The Goldfish Problem” (1x01), “The Friendly Type” (1x03) y el interesantísimo “Asylum” (1x05), ocupándose de “Gods and Monsters” (1x06), con el que concluye su primera aventura. Y el inicio no es demasiado espectacular viniendo de donde viene, pero mejora sin lugar a dudas.

Ya intuíamos que las graves consecuencias de lo que ocurre al final de “The Tomb” (1x04) no podían ser permanentes, lo que le hurta un poco de fuerza dramática a una escena con una composición tan bien concebida por los cineastas Aaron Moorhead y Justin Benson, con Andrew Droz Palermo en la fotografía y Ahmed Hafez para montarla; y los primeros compases del último capítulo nos lo acreditan. Otra cosa podría ser un despropósito decepcionante para los espectadores.

Pasan los primeros trece minutos con el foco puesto en la Layla El-Faouly de May Calamawy y el Arthur Harrow de Ethan Hawke, haciendo realidad nuestros peores temores y confirmando la segunda opción que habíamos supuesto para la trama de Caballero Luna: la liberación infame del mal al que hay que combatir. Y se siente bastante extraño no tener al Steven Grant y el Marc Spector de Oscar Isaac en pantalla tanto rato; sobre todo, tras su casi omnipresencia en episodios anteriores.

‘Caballero Luna’ no podía hacerlo mejor ya

Marvel Studios | Disney+

Pero su ausencia no dura mucho; y tampoco parece razonable que fuese así. La fantasía colorista de ultratumba y la resolución del conflicto interno del superhéroe atribulado, que podemos entender como lo de mayor importancia en la ficción de Marvel al margen del peligro por el resurgir de Ammit en el mundo, se encargan de traérnoslo de vuelta. Y es un auténtico placer ver el retorno de sus habilidades sobrenaturales para dar estopa a los villanos de turno tres capítulos después.

Nuevas peleas de dioses hay aquí como entre los asgardianos de Thor (2011) y compañía. Pero lo que no habíamos sido capaces de augurar en Caballero Luna es que Layla El-Faouly tendría una oportunidad semejante de interpretar a otras dos personalidades así unos segundos. No igual que Oscar Isaac con Steven Grant y Marc Spector ni con tanto alcance, elaboración y profundidad, desde luego, pero del mismo estilo para lo que representa en su propio trabajo como actriz.

Por otra parte, “Gods and Monsters” nos ofrece imágenes poderosas del enfrentamiento definitivo gracias a encuadres decididamente hermosos por la inclinación y los elementos que contienen. Pero no la misma energía dramática, la estructura compleja y la dinámica más intrigante que lucía capítulo previo, “Asylum”, que mantiene se mantiene en alto en todo su metraje y que ya venía en ese mismo nivel por la última secuencia, asombrosa y alucinada, de “The Tomb”.

Lo que uno espera de una serie de Marvel

Marvel Studios | Disney+

No cabe duda de que el espectáculo de Marvel está en plena forma aquí con las fabulosas secuencias de acción y las coreografías de lucha cuerpo a cuerpo del segundo tramo. Y contar con una superheroína flamante e imprevista supone otra satisfacción para los seguidores de la saga, que no le hacemos ascos a incorporaciones de este estilo tras perder a otros protagonistas en Avengers: Infinity War (2018) y Endgame (2019) a causa del Thanos de Josh Brolin.

Pero no se olvidan del único misterio de la serie de Marvel que faltaba por resolver, y nos lo demuestran con uno de los giros narrativos que solían usar en los primeros episodios y que tango juego daban, y gusto para los espectadores, con las personalidades del Marc Spector de Oscar Isaac; y con la escena poscréditos. Aunque antes se ríen algo más de nosotros por un volantazo breve hacia las triquiñuelas de Doce monos (1995). Esperamos que no tarde en volver el Caballero Luna.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.