A veces, para que una sencillísima escena resulte atractiva, los cineastas recurren a planos y movimientos de cámara llamativos. Es lo que ocurre con la inicial del episodio “The Tomb” (1x04) de Caballero Luna, la miniserie creada por Jeremy Slater (2022) para el Universo Cinematográfico de Marvel, en la que Aaron Moorhead y Justin Benson, responsables de “Summon the Suit” (1x02), nos proponen un flip over sin truco seguido de un plano de detalle con travelling retro.

A continuación, tras los títulos marvelitas, retoman la tesitura en la que se habían quedado el Steven Grant de Oscar Isaac y la Layla El-Faouly de May Calamawy después del hermoso espectáculo celeste al final de “The Friendly Type” (1x03). El peligro es inmediato, y la resolución, aguda. Lo tangible del entorno, por otra parte, nos invita a pesar en lo diferente que se ve la puesta en escena de Caballero Luna si la comparamos con la del filme Muerte en el Nilo (2022) y su grosero CGI.

Surge un misterio violento en el que se insiste más adelante y que, cuando se revela una espantosa amenaza, sirve para ahondar en el tono distinto de esta ficción de Disney+. Y, en un instante de intimidad, el actor protagonista, curtido en Ágora (2009), Drive (2011) o los últimos filmes de Star Wars (2015-2019), demuestra sin ningún género de dudas lo bien que ha estudiado a su personaje con una postura torpe muy inesperada, una nimiedad que no puede menos que encantarnos.

Vuelve la dinámica del terror a ‘Caballero Luna’

Marvel Studios | Disney+

Regresan los modales narrativos y audiovisuales del cine de terror a Caballero Luna en “The Tomb”, hasta el punto de que se consiente que su equipo creativo incluya detalles que le encantarían al Sam Raimi de Posesión infernal (1981) o Arrástrame al infierno (2009). Pero no tan desagradable, claro, que esta es una serie del Universo Cinematográfico de Marvel. Pero lo que vemos aquí de hemoglobina y de gore suave es muy novedoso en la saga superheroica.

La gran revelación que se produce a mitad del capítulo es de poner los ojos como platos, y uno está dispuesto a decir que les encantará a los amantes de la historiografía. Si no son muy tiquismiquis, por supuesto, que este giro de Caballero Luna no ha pasado por las facultades universitarias. Ello mientras el Arthur Harrow de Ethan Hawke ejerce del villano manipulador que se esperaba de él, una característica que le acerca al barón Helmut Zemo de Daniel Brühl.

Sus palabras son eficaces pero no derrochan elocuencia, lo habitual en las aventuras de Marvel; y, en cualquier caso, se las debemos a Alex Meenehan, asistente del productor ejecutivo y guionista Eric Ellis Overmyer durante el desarrollo de El hombre en el castillo (2015-2019) y escritor un par de entregas de Bosch (2014-2021), obra de este, y a Peter Cameron y Sabir Pirzada, que ya habían firmado dos libretos de WandaVision (2021) y el de “The Friendly Type” (1x03).

Dos giros para dejarnos con la boca abierta

A la bomba de relojería dramática que se había plantado en el episodio anterior de Caballero Luna se le termina la mecha pero, no solo no causa estragos, sino que es aprovechada para sugerir el origen del superhéroe. Pero no hay demasiado tiempo para consideraciones sobre ese asunto porque, para empezar, un destino trágico interrumpe nuestros pensamientos con una composición a cámara lenta de Aaron Moorhead y Justin Benson muy efectiva y, por lo tanto, de lo más oportuna.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Sin embargo, la verdadera razón de ser de “The Tomb” radica en que nos conduce hasta el estupendo plano secuencia con untremendo volantazo que nos vuela la cabeza en su tramo final y que, en un primer momento, se dedica a hacernos creer que aquí había gato encerrado al estilo de buena parte de la película Doce monos (1995). Pero Jeremy Slater no se contenta con eso, sino que vuelve a cambiar nuestra perspectiva pronto y nos deja tan desconcertados como al protagonista.