Quizá no conozcas a Bonnie Piesse por su nombre, pero si te decimos que interpretó a la versión joven de la tía de Luke Sky Walker, Beru Whitesun Lars, en dos de las películas Star Wars y repitiendo ahora su papel en la nueva entrega Star Wars de Obi-Wan Kenobi, quizá te empiece a sonar. Sin embargo, la joven actriz ha pasado a la historia por algo muy diferente. Durante años fue miembro y víctima de una conocida secta: NXIVM. También, y junto a su pareja Mark Vicente– el mismo por el que entró en la organización– fue la instigadora de que el fundador terminase condenado a 120 años de prisión por tráfico sexual, esclavitud y crimen organizado.

Bonnie Piesse es, de hecho, una de las protagonistas de El juramento. Un documental de HBO Max que cuenta los entresijos de la secta que sobrevivió entre 1998 y 2012. La actriz de Star Wars fue uno de los miembros de más alto rango de NXIVM y uno de los primeros en salirse del círculo de la organización criminal de Keith Raniere, conocido como "Vanguard" entre los miembros. Tiempo después, Mark Vicente haría lo propio con un problema añadido: era amigo íntimo del líder de la secta. Ambos personajes pasarían años viviendo en el anonimato y escondidos por miedo a la represión que el líder de la secta pudiese ejercer sobre ellos. Mientras, y aprovechando el papel de Vicente como director de cine, prepararon lo que luego sería el material esencial para crear la serie de HBO Max.

El caso de Bonnie Piesse, en el papel de Beru en Star Wars: Episodio II - El ataque de the Clones y Episodio III – La venganza de los Sith y ahora Obi-Wan Kenobi, no es el único de famosos dentro de NXIVM. La secta tuvo un papel importante en personalidades del momento, junto a la actriz del universo de George Lucas, también una de las protagonistas de Smallville. Allison Mack se posicionó como una de las discípulas más activas de la secta. Ahora condenada a 3 años de cárcel por reclutar mujeres para la secta sexual de Keith Raniere. Bajo el programa de éxito ejecutivo de NXIVM, la secta también llegó a líderes políticos internacionales. Carlos Emiliano Salinas (hijo del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari) fue el embajador de la organización en el país.

Bonnie Piesse, la instigadora del fin de NXIVM

Bonnie Piesse tia beru star wars secta NXIVM

Bonnie Piesse entró en la secta de Keith Raniere en 2010 tras conocer a Mark Vicente en una conferencia de cine 3 años atrás. Por aquel entonces, el director de cine ya era parte activa de NXIVM –que se presentaba como una plataforma de metodología de trabajo de marca personal y marketing–. Piesse, que pasaba por un bache laboral con su carrera musical, fue invitada a uno de los talleres de trabajo de 5 días. Ya estaba dentro de la organización.

A partir de ahí, todo comenzó a hacerse más grande y complicado. El propio Keith Raniere, pareja íntima de la pareja, incluso escribió los votos de su matrimonio. Decidía todo lo que implicaba su vida de pareja.

Abandonando el espejismo inicial de la plataforma de marca personal, fue la propia Bonnie Piesse la que comenzó a notar que algo no iba bien. La promesa de milagros mesiánicos que Vanguard pregonaba, supuestamente basados en la ciencia, no era más que cuentos. La actriz nunca había sido especialmente delgada, teniendo en cuenta el canon de belleza estándar. Varios miembros de la organización comenzaron a obsesionarse con su peso y aspecto físico. Además, notó que el líder tenía cierta tendencia a estar rodeado de un grupo amplio de mujeres: de hecho, toda la estructura de NXIVM estaba dirigida a satisfacer los deseos sexuales del líder –esta división de la secta era conocida como DOS (Dominus Obsequious Sororium).

Bonnie Piesse fue de las pocas que levantó la voz contra el papel de Raniere estando dentro de la organización. La actriz de Star Wars denunció ante el líder que tenía la sensación de que la organización estaba más centrada en la culpa y la coerción: la privación del sueño, la restricción calórica y otras herramientas para controlar a sus miembros fueron mecanismos muy comunes para controlar a los miembros de la secta. Fue el principio de su salida en 2017.

Tiempo después, la pareja comenzó la investigación que terminó en juicio. Keith Raniere fue condenado en 2020 a 120 años de cárcel.

¿Qué pasó después con Bonnie?

Bonnie Pierce Star Wars

Tras la emisión de El Juramento, Bonnie Piesse no tenía planes de volver a ponerse delante de las cámaras. Según explicaba ella misma en el documental, aún estaba en proceso de recuperación de trastorno de estrés postraumático por NXIVM. La actriz nunca pensó que volvería a ocupar el papel de la versión joven de la tía Beru en Star Wars.

Según declara en una entrevista en Elle fue la propia Deborah Chow, directora de Obi-Wan Kenobi, la que se puso en contacto con ella. No se había planteado volver a Hollywood hasta que le invitaron a retomar su papel en lo nuevo de Star Wars en Disney+.

Fuera del mundo del cine, Bonnie Piesse ha dedicado su tiempo a otros menesteres que nada tienen que ver con el espectáculo. Viviendo en Portugal con su marido desde hace tiempo, la actriz de Star Wars se ha dedicado al mundo del tarot. Alma + Cielo es la nueva empresa Piesse mientras sigue con su carrera como actriz y cantante de Folk. Según su web, se autodenomina lectora de tarot de segunda generación que ha profundizado en su conexión intuitiva tras los despertares que ha tenido en su vida.