La oferta de Elon Musk para comprar Twitter ha generado un cúmulo de reacciones en diversos grupos. Mientras que algunos empleados y usuarios temen que la plataforma se convierta en un nido de acoso y desinformación, otros aplauden la llegada de Musk para potenciar la libertad de expresión. Un sector importante son los anunciantes, quienes miran con cautela el futuro de la red social y ya expresaron su preocupación.

De acuerdo con un reporte del diario Financial Times, organizaciones como la Liga Antidifamación, la NAACP y Color of Change dudan del futuro de Twitter. Jonathan Greenblatt, director de la Liga Antidifamación, expresó que Twitter ha logrado algunos avances en la lucha contra el odio y extremismo en línea en los últimos años.

Aunque queremos ser cautelosamente optimistas sobre cómo Elon Musk manejará la plataforma, hasta la fecha no ha demostrado ningún enfoque en estos temas. Nos preocupa que pueda tomar las cosas en una dirección muy diferente.

Lo anterior es importante, ya que Greenblatt y compañía impulsaron la campaña #StopHateForProfit para evitar que las empresas se anunciaran en Facebook. El boicot hizo eco en compañías como Unilever, Coca-Cola y Starbucks, quienes dieron la espalda a la red social tras la negativa de moderar la plataforma e impedir el discurso de odio.

Twitter asegura a sus anunciantes que la plataforma es un lugar seguro

Para evitar un nuevo boicot, ejecutivos de Twitter ya habrían contactado a los anunciantes para informarles que la plataforma será un lugar seguro. Por medio de un email les aseguró que están comprometidos a garantizar que los anuncios no se coloquen junto a contenido dañino u ofensivo.

Brian Wieser, presidente de inteligencia empresarial de la agencia GroupM, dijo que la expectativa es que los comentarios de Elon Musk lleven a Twitter a volverse más tóxico y menos amigable con las marcas. Elon es un enemigo de la moderación de contenido y un cambio en las reglas actuales no será bien recibido por los anunciantes.

El boicot publicitario a Facebook en 2020 causó revuelo entre muchos. Pese a que la acción no afecto a Meta, provocó un cambio radical en la forma como las marcas visualizan las redes sociales.

Stephan Loerke, presidente de la Federación Mundial de Anunciantes, dijo que el impacto a largo plazo es más importante. Según Loerke, el punto de vista de las marcas tiene peso en la industria. Aunque Facebook se comprometió a mitigar el contenido de odio en su plataforma, Mark Zuckerberg dejó claro que no cedería ante las demandas.

Por ahora es pronto para tomar una decisión respecto a Twitter. La mayoría de los anunciantes esperará a ver el verdadero impacto de la dirección de Elon. De confirmarse la compra, la operación se concretará a finales de 2022. Mientras eso ocurre, la plataforma continuará operando bajo la dirección de Parag Agrawal y siguiendo las políticas de contenido actuales.