2021 se ha convertido en el escenario que vio estallar un evento devastador. Se trata de la guerra entre Rusia y Ucrania; un conflicto bélico que surgió como resultado de la invasión del primero al territorio del segundo. A pesar de que la batalla se está librando a miles de kilómetros de otras partes del mundo, las redes sociales han logrado democratizar el acceso a la misma.

Mientras que antes el planeta dependía de los medios de información tradicionales para mantenerse al día sobre el estado del mundo; plataformas como Twitter y Facebook han ayudado a que todos podamos acceder a los últimos detalles en cualquier momento del día.

Por supuesto, algo tan poderoso como lo es la información actualizada y sin límites se transforma en un arma durante tiempos de guerra. Los civiles han logrado convertirse en medios de comunicación social; grabando con sus dispositivos móviles los acontecimientos a lo largo y ancho de Ucrania.

Viendo el panorama, no podemos evitar preguntarnos, ¿cómo han influido las redes sociales en este nuevo conflicto armado? Durante estos tiempos tan difíciles para los habitantes de las regiones involucradas; ¿cómo han asistido estas plataformas digitales y cómo han funcionado para el beneficio -o detrimento- de ciertos gobiernos?

¿La primera guerra por redes sociales?

Una publicación de Forbes evalúa la posibilidad de que estemos ante "la primera guerra por redes sociales". Desde el comienzo de la invasión de Rusia a Ucrania, los usuarios de todas partes del mundo se han posicionado al respecto. Desde aquellos que se encuentran cerca de las líneas de fuego, hasta quienes estamos a miles de kilómetros del conflicto. "La posibilidad de publicar actualizaciones, compartir vídeos, podría asegurarnos que la primera baja de esta guerra no es la verdad", comenta el citado medio.

El pasado de las guerras

Muchas guerras han sido marcadas por los medios de comunicación a través de los cuales fueron difundidas. La guerra entre hispano-estadounidense, por ejemplo, fue catalogada como la primera "guerra de medios". ¿El motivo? El conflicto armado y las acciones militares entre las naciones se vieron precipitados por la participación de los medios. Naturalmente, muchos de los artículos publicados durante este evento histórico fueron sensacionalistas; por lo que tuvieron que enviarse corresponsales directamente a Cuba para esclarecer los detalles de la guerra.

De esta guerra de medios, pasamos a la primera "guerra de televisión", con el conflicto en Vietnam. Las acciones militares que se llevaron a cabo en el país asiático fueron cubiertas a gran escala por los medios televisivos; tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Tanto así, que para 1968 había más de 600 periodistas acreditados cubriendo el conflicto en el país norteamericano; distribuidos entre radio y cadenas de televisión.

Para los 90, las guerras yugoslavas podrían llevarse la corona como las primeras "guerras de internet", según Wired. El medio comenta que el inicio del conflicto coincidió con "la adopción masiva de internet y el nacimiento de los medios de noticias en línea". No obstante, no fue sino hasta los ataques del 11 de septiembre que se vio todo el potencial que tenía internet para cubrir un conflicto en tiempo real.

Es comprensible que los Estados-nación quieran controlar las redes sociales durante los conflictos. En el pasado, los Estados-nación tenían la sartén por el mango para controlar la narrativa de los conflictos. Los medios sociales han cambiado todo eso. Además, en el caso de la guerra, el uso de las redes sociales podría incluso interpretarse como una forma de táctica de guerrilla.

Kent Bausman, profesor de sociología en la Universidad de Maryville

Adiós a la burocracia editorial

Estas plataformas han dado paso a un nuevo periodismo de guerra. Según BBC News, "las redes sociales han dado a ambos bandos la posibilidad de informar al mundo de forma inmediata y sin necesidad de pasar por redacciones o cuestionamientos editoriales". De esta forma, tenemos una información directa, muchas veces de la misma fuente, de fácil salida y difusión.

Sin embargo, esta misma cualidad cuenta con un aspecto negativo. Y es que al no existir un control editorial de la información, la incidencia de noticias falsas es mucho mayor. Por esto, Bausman comenta en su reporte a Forbes que "la exactitud de dichos reportes seguirá siendo problemática".

Ya hay una serie de publicaciones en las redes sociales que afirman documentar lo que está ocurriendo en Ucrania, solo que se ha demostrado que no es cierto. Los peligros de la desinformación podrían liberar un polvorín de conflicto en la región, pero su uso para relacionar la información en tiempo real y galvanizar el apoyo puede resultar ser el talón de Aquiles de Putin.

Kent Bausman, profesor de sociología en la Universidad de Maryville

La guerra no tan nueva por el control de la información

Así pues, las redes sociales no solo han afectado cómo llega la información desde Ucrania hasta el resto de países del mundo. Según Mike Smith, profesor asociado de comunicaciones de la Universidad de La Salle; la guerra por redes sociales también ha instado a Rusia a tomar medidas más drásticas hacia la población ucraniana, incluso hacia la suya propia, comentó al medio KYW Newsradio.

La fuerza de las redes sociales ha llevado a Vladimir Putin, presidente de Rusia, a detener completamente el funcionamiento de algunas redes sociales extranjeras en su país. En su guerra por el control de la información que entra y sale de Rusia, Putin ha bloqueado el acceso a Instagram, Facebook y Twitter. Dejando a los ciudadanos rusos con una única alternativa a la información: los medios de difusión gubernamentales.

El Sr. Putin y sus comandantes se frustraron con la historia que estaba saliendo a la luz y comenzaron a recurrir a tácticas más contundentes para cerrar los medios de comunicación, cortar el acceso a los medios sociales en Rusia, y hasta cierto punto en Ucrania, interrumpiendo sus tecnologías informáticas y volviéndose más brutales, y las tácticas que los militares están utilizando para suprimir historias y personas.

Mike Smith, profesor asociado de comunicaciones en la Universidad La Salle

No obstante, esto no ha detenido a los ciudadanos rusos en su lucha por acceder a información diversificada. Algunos activistas están usando la plataforma Clubhouse como un centro de noticias sobre Ucrania; un último bastión a la información descentralizada en un país que ha sido amurallado por su propia élite.

Poco a poco, Rusia se ha dado cuenta de que controlar la información en la actualidad no es tan sencillo como en los años 90. Anteriormente, un gobierno era capaz de limitar o manipular los informes de guerra neutralizando las torres de radio y televisión. Sin embargo, en hoy en día la única salida es una desconexión total de internet, pero esto sería un problema bastante serio para la propia nación.

La maldición de los memes en una guerra por redes sociales

No obstante, no todos los movimientos en las redes sociales se han centrado en ayudar a los ciudadanos ucranianos durante la guerra. A diferencia de otros incidentes similares en el pasado, la invasión de Rusia a territorio de Ucrania se está llevando en plena era de los memes, la desinformación, estafas, y muchas otras más.

Elementos como el humor pueden ser beneficiosos para una sociedad cuando se encuentra en etapas muy oscuras. Ayudan a procesar el pánico y el dolor. Como comenta ScoopEmpire: "Si no nos riéramos de la situación, la situación nos quebraría". No obstante, hay una fina línea entre lidiar con algo y normalizarlo. Inicialmente, los chistes al respecto podrían facilitarnos el tragar la píldora; pero, ¿cuándo es suficiente? Después de todo, hay dolores que es necesario sentir para poder actuar en su contra. Y, si siempre "nos reímos de la situación", no vamos a hacer nada para cambiarla.

Sin embargo, el humor es una poderosa herramienta para que las personas participen y se incluyan. Con esta participación voluntaria llegan varios beneficios, y es que los seres humanos solemos prestar más atención a aquellas cosas que nos agradan o atraen. Por esto, los memes son una excelente herramienta para mostrar a los seguidores del gobierno de Rusia los estragos que ha causado su injerencia en Ucrania, sin hacerlos sentir atacados. Esta última posición los llevaría a cerrarse totalmente a cambiar de idea, por terribles que parezcan.

De hecho, Jennifer Grygiel, profesora asociada de comunicaciones en la Universidad de Siracusa, quien además se especializa en memes y redes sociales; ha hablado con ABC News sobre este mismo tema. Para ella, estas plataformas han tenido una profunda participación durante la guerra entre Rusia y Ucrania.

Grygiel dijo que uno de los efectos más importantes de las redes sociales y los memes ucranianos es mostrar al mundo lo devastadores que son los ataques rusos contra la población y las ciudades. Para muchas personas de todo el mundo, esta es la primera vez que ven las atrocidades de la guerra en tiempo real, dijo Grygiel.

ABC News

"Hay algo humano en ver a quién vas a dañar", comentó Grygiel junto a otros expertos.