La guerra en Ucrania ha mostrado el intento desesperado de Rusia por controlar la información en su país. Pese al bloqueo de Facebook, Instagram y otras redes sociales, algunos rusos que se rehúsan a confiar en los medios oficiales encontraron en Clubhouse una alternativa sin censura.

Un reportaje de Input detalla como activistas anti-guerra de múltiples ciudades de Rusia utilizan Clubhouse para enterarse de lo que ocurre en el mundo. Los rusos acceden a salas de audio efímeras donde se discuten temas vetados en su país, como la invasión a Ucrania.

Todo indica que el Roskomnadzor olvidó la existencia de Clubhouse, al igual que Occidente. Luego de ser una de las aplicaciones más usadas del 2020, su popularidad decayó y ahora lucha por no convertirse en el nuevo MySpace.

Clubhouse es una alternativa para sortear la censura del Kremlin

El pasar desapercibida por el órgano regulador del Kremlin es una ventaja para la app y sus usuarios. Algunas salas operan desde el comienzo de la invasión, otras llevan meses. Los activistas consideran que es una opción para seguir el conflicto y conocer los verdaderos motivos de Rusia.

"Clubhouse le da a los rusos la oportunidad de escuchar la opinión de residentes de Ucrania y no confiar ciegamente en los canales de televisión federales", menciona Ararat Gulyan, jefe de una organización deportiva en la región de Tver.

Aunque Clubhouse les brinda la oportunidad de escuchar y expresarse, algunos son cuidadosos en hablar de más. Gulyan dice no estar listo para compartir con la prensa lo que se discute en las salas de la app. Masha, una científica de San Petesburgo, asegura que no quiere meterse en problemas, aunque tampoco planea quedarse callada.

Rusia castiga con multas y cárcel a quienes hablen mal del gobierno

Ofender al gobierno de Vladimir Putin es causa de arresto y multas gracias a una nueva ley.

El temor de los usuarios de Clubhouse y aquellos que marchan para protestar contra la guerra tiene que ver con una ley para combatir la falta de respeto y las fake news. El parlamento ruso aprobó una iniciativa que prohíbe la difusión de información falsa de interés público en un intento por "promover una mayor responsabilidad y disciplinar a la población".

Aquellos ciudadanos o empresas que difundan información no autorizada por el gobierno deberán eliminarla en un plazo no mayor a 24 horas y cubrir una multa. En caso de atentar contra el funcionamiento de la infraestructura crítica, serán bloqueadas y pagarán 1 millón de rublos (8.740 euros).

Una segunda ley que castiga la falta de respeto a las autoridades está enfocada a los activistas. Los infractores podrían pasar hasta 15 días en la cárcel. En casos más severos existen penas de 10 o 15 años en prisión y multas de 1,5 millones de rublos

De acuerdo con Dmitry Peskov, vocero presidencial, la ley es una medida para contrarrestar la campaña de fake news que se ha desatado en Rusia. "En el contexto de esta guerra de información se necesitaba una ley proporcionalmente dura, y se aprobó", mencionó.

En Reddit circulan videos de activistas que son arrestados al momento de lanzar consignas contra la guerra. Los policías vestidos con indumentaria antimotines vigilan las plazas públicas de Moscú y otras ciudades para detener a cualquiera que se exprese en contra del gobierno.