En contra de todo pronóstico, Twitter ha confirmado esta semana que ya están trabajando en un botón para editar tweets. Aunque algunos podrían pensar que esta importante decisión se debe totalmente a Elon Musk, quien compró el 9.2% de Twitter y ahora forma parte del consejo, es improbable que así sea. ¿La razón? Según Twitter, están desarrollando dicha característica desde al año anterior. Eso sí, Musk también formó parte de las millones de personas que se sumaron a la petición durante tantos años.

No obstante, aunque es una función demandada por los usuarios casi desde la creación de la red social, ¿estamos listos para el impacto de un botón editar en Twitter? ¿Acaso conocemos las consecuencias? La respuesta, por supuesto, es no en ambos casos, y mirando al pasado podemos ver el por qué.

Corría el glorioso año 2015 cuando la red social Tumblr se convertía en el centro de auténticas pesadillas. Cualquier persona con una cuenta podía rebloguear tus publicaciones y editarlas como mejor les pareciera. Esto, por supuesto, era un problema, y es que en muchas ocasiones parecía que el usuario había escrito cosas que jamás había dicho. Sin embargo, ¿quién podía creerse semejantes mentiras en la web? Después de todo, Tumblr era una red social de "jóvenes" que sabían que no toda la información en internet estaba hecha para ser creída.

No obstante, incluso así, esta función fue utilizada para acosar al famoso escritor John Green hasta que este no tuvo más remedio que abandonar la plataforma. Este histórico evento provocó que los encargados de Tumblr tuviesen que reformar la característica.

Twitter, por su parte, cuenta con una base de usuarios radicalmente distinta a la de Tumblr. Después de todo, esta última está más acostumbrada a ser el hogar de grupos que creen en lo sobrenatural, seguidores del arte, estéticas de todo tipo, y temas tan de nicho que serían complicados de ubicar en otras redes sociales. Twitter, por su parte, es un espacio mucho más abierto; y a diferencia de Tumblr, este es el hogar de los cazadores de brujas.

La maldición del botón Editar en Twitter

Photo by Marten Bjork on Unsplash

No es difícil imaginar una situación à la John Green en Twitter. Ponte en contexto: un usuario sube un meme divertidísimo o una imagen extremadamente tierna. Por supuesto, en cuestión de horas habrá acumulado una cantidad importante de interacciones; comentarios de todo tipo, citas, retweets y todas las formas que existen de hacer popular una publicación en Twitter.

No obstante, horas más tarde y de forma súbita, el autor de dicho tweet decide cambiar la tierna imagen por información con alineaciones políticas potencialmente dañinas. De pronto, todos aquellos que participaron en el tweet original se han vuelto cómplices (sin quererlo ni saberlo) de esparcir información perjudicial o falsa. Y en muchos casos, peligrosa.

Por supuesto, esto sería muy fácil de solucionar, al menos en teoría. Solo basta con que Twitter decida implementar una marca de "Tweet editado" para que todo mundo sepa que ha habido una modificación. Claro que, pensar que esta es una solución, es tener demasiadas esperanzas en los usuarios de internet.

Un aviso de "editado" no soluciona nada, y Facebook es la prueba viviente

Desde hace años que Facebook nos permite editar publicaciones existentes. Y sí, a los encargados de la red social les ocurrió integrar una descripción que nos muestra cuando una publicación ha sido editada. Sin embargo, la verdad es que es decepcionante porque, a pesar de ser claramente visible, nadie parece prestarle atención.

De hecho, el sitio web Snopes descubrió el mes pasado una peligrosa estafa de criptomonedas corriendo en la red social. El modus operandi del perpetuador era el de editar 10 años de publicaciones en Facebook para que pareciera que habían sido publicadas por David Rosenberg, un economista bastante popular.

Sobra decir que Rosenberg no estaba detrás de este perfil. No obstante, con el botón de edición el estafador consiguió publicar todo tipo de información que aseguraba que David Rosenberg había ayudado a un montón de personas a salir de la deuda mediante inversiones en criptomonedas.

Así fue como la billetera del estafador se llenó rápidamente de 3,4 bitcoins; lo que equivale en la actualidad a 150.000 dólares, aproximadamente. Y sí, esto pasó incluso teniendo una marca que identifica a las publicaciones editadas de una forma bastante obvia.

El director del Observatorio de Internet de Stanford y ex jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, tuiteó que este tipo de tácticas de estafa también podrían aplicarse en Twitter con un botón de edición. Consultado sobre su tuit, Stamos dijo a TechCrunch que ha visto este tipo de tácticas utilizadas con éxito por los estafadores de criptomonedas para robar millones de dólares.

TechCrunch

¿Existe final feliz para Twitter?

Por supuesto, habrá muchos que no estarán de acuerdo con los motivos por los que un botón de edición en Twitter es una idea horrible. Existe la posibilidad de que los usuarios quieran esta función para editar aquellos deslices ortográficos que se cometen de vez en cuando; y no para crear estafas multimillonarias en internet.

Además, muchos periodistas podrían encontrar la función bastante útil, y es que serviría para corregir errores de información rápidamente. No obstante, esto último es en parte una desventaja, y es que los usuarios que ya han compartido la publicación no recibirán notificaciones que esta ha sido editada, por lo que el daño ya estará hecho para una parte de la población.

Foto por Brett Jordan en Unsplash

En la actualidad, la red social ya ofrece una solución que puede sustituir al botón de edición para solucionar errores, aunque ciertamente conlleva más pasos. Se trata del botón Eliminar, que existe en Twitter desde el inicio de los tiempos. Podemos tomar una captura de pantalla de nuestra publicación incorrecta, y subirla a nuestro perfil reconociendo los errores como un ciudadano de bien. De esta forma, no solo nos deshacemos de la evidencia, sino que también aquellos que ya la han visto podrán darse cuenta de que han compartido algo incorrecto.

Asimismo, el servicio Twitter Blue permite retrasar la publicación de un tweet por el tiempo que quieras. De esta forma, puedes tomarte unos segundos para meditar si lo que estás publicando es correcto; y para echarle un vistazo a esos errores ortográficos que podrías haber cometido por las prisas.

De cualquier forma, el botón de editar en Twitter es una realidad confirmada, y no queda nada más por hacer más que ver cómo influirá en la comunidad de la plataforma. Esto último dependerá, también, de la manera en que funcione su propuesta.