¿Imaginas poder comer un alimento salado, pero sin necesidad de usar más sal? Aunque suene bastante ilógico, un grupo de investigadores lo ha logrado. ¿Cómo lo han hecho? Conectando palillos chinos a la corriente eléctrica. El resto, como dicen, es historia.

Desde Ars Technica se hacen eco de un nuevo dispositivo para palillos, el cual produce "estimulación eléctrica para hacer que la comida sepa un 50 por ciento más salada". Esta tecnología ha sido investigada y desarrollada por la compañía farmacéutica japonesa Kirin, que ha reunido a un grupo de investigadores para lograr esta impresionante hazaña.

Por supuesto, no estamos hablando de palillos comunes y corrientes. Esta versión del tradicional utensilio asiático llega conectado a una toma eléctrica a través de un cable de alimentación. El resultado es un producto no demasiado cómodo de usar y, por supuesto, no es algo que recibiríamos gratis junto a un delivery de sushi.

Cómo funciona la tecnología detrás de estos palillos eléctricos

Palillos eléctricos

Este utensilio ha sido desarrollado por investigadores del laboratorio del Dr. Homei Miyashita, de la Universidad Meiji. Este grupo ha trabajado en conjunto con Kirin, y han logrado crear la tecnología denominada como "sensación de sabor eléctrico". Además, aseguran que no afecta al cuerpo humano, esto debido al nivel de electricidad tan bajo que maneja.

El Dr. Miyashita es bien conocido por ser el creador de una interesante pantalla. Con ella podías sentir el sabor de tus comidas favoritas con solo lamer el panel. Por supuesto, se trata de una invención bastante extraña, pero parece que ha logrado llevarla a mejor puerto con estos palillo eléctricos.

Según Kirin, la electricidad "ajusta la función de iones como el cloruro de sodio, (que es la base del sabor salado), y el glutamato de sodio, (que es la base del sabor dulce), para cambiar la percepción del sabor haciendo que la comida parezca tener un sabor más fuerte o más débil".

Ars Technica

Para demostrar la efectividad de estos palillos, el equipo realizó un estudio en una población de 36 personas. Por su parte, las edades de estos individuos rondaban entre los 40 y los 65 años. Según comenta el citado medio, los investigadores usaron el dispositivo de palillos eléctricos para comparar la salinidad percibida; usando para ello un gel que imitaba la comida y el cual contenía 0,8% de sal. El otro gel usado en el estudio, por su parte, contenía un 0,5%, representando así un alimento bajo en sodio.

A partir de estas muestras, los investigadores analizaron la salinidad percibida por cada uno de los participantes.

Los sorpresivos resultados de Kirin

"Al degustar las muestras que imitan los alimentos bajos en sodio, el sabor salado percibido aumentó en un factor de 1,5 cuando se aplicó la onda de estimulación eléctrica desarrollada al dispositivo de palillos, en comparación con la ausencia de estimulación eléctrica", menciona el documento, y agrega:

Además, el estudio confirmó que la intensidad del sabor salado de la muestra que imitaba la comida baja en sodio era la misma que la de la muestra que imitaba la comida ordinaria cuando se aplicaba la estimulación eléctrica. Esto sugiere que, cuando se consumen alimentos con un 30% menos de sal, un dispositivo equipado con esta tecnología puede proporcionar un sabor salado equivalente al de una comida normal.

Kirin

Además de probar el invento en geles especiales, Kirin también llevó a cabo pruebas usando "sopa de miso reducida en sodio". No obstante, sobre este último estudio no ofrecieron resultados. Asimismo, tampoco ahondaron en cómo afectaban estos palillos eléctricos a la percepción de sal en los sujetos al comer alimentos sin sodio.

Kirin asegura que esta tecnología podría llevarse a otros utensilios, como cucharas o incluso tazas de té. Eso sí, cada uno necesitará de una fuente de alimentación eléctrica para funcionar, pero sin duda alguna se trata de un avance increíble. Recordemos que los peligros de salud por comidas demasiado altas en sodio o azúcares se han vuelto el pan de cada día, y dispositivos como este podrían aminorar el peso en gran medida.

No obstante, parece que de momento no existen planes para comercializar la tecnología usada. Sin embargo, Kirin asegura que, junto al Laboratorio Miyashita, planean usar sus investigaciones para "proporcionar tanto la satisfacción mental de un sabor percibido más rico, junto a los beneficios para la salud derivados de los aspectos nutricionales para aquellos que siguen una dieta baja en sodio".