En nuestro día a día estamos rodeados de pantallas. Televisores, monitores, smartphones, tablets, smartwatches y lectores de libros electrónicos son una constante de nuestra vida cotidiana. Y podemos decir sin temor a equivocarnos que en ningún momento de la jornada se nos ocurre lamer sus paneles en busca de algún sabor en especial. No solo porque los dispositivos no se han pensado para eso, sino porque además es un comportamiento muy antihigiénico. Sin embargo, parece que tendremos que hacernos la idea de que en un futuro no muy lejano podremos lamer el TV para sentir el sabor de nuestras comidas favoritas. Al menos eso es lo que propone Taste the TV (TTTV), la nueva locura que llega desde Japón.

¿De qué estamos hablando? Taste the TV es un prototipo desarrollado por Homei Miyashita, quien se desempeña como profesor en la Universidad de Meiji. Se trata de un televisor que puede imitar los sabores de las comidas para que los usuarios puedan degustarlos fácilmente. Si se preguntan cómo, pues lamiendo sobre la pantalla del dispositivo.

Según publica Reuters, el dispositivo utiliza un compartimiento con 10 frascos con sustancias saborizadas que se combinan para formar el sabor de una comida en particular. La muestra se genera sobre una "lámina higiénica" que se dispone automáticamente sobre la pantalla del TV para que la persona que la solicitó pueda probarla. Queda claro, entonces, de que Taste the TV no es un televisor convencional.

Durante la presentación de este peculiar gadget, Miyashita explicó que desarrolló el prototipo por su cuenta durante el último año. E incluso mencionó que crear una versión comercial costaría alrededor de 100 mil yenes, lo que se traduce a unos 773 euros con el cambio actual.

Taste the TV quiere potenciar la "experiencia de visualización multisensorial"

Photo by Alex Guillaume on Unsplash

Aún es muy pronto para saber si Taste the TV tiene posibilidades reales de éxito, si es que finalmente llega al público en Japón. Es innegable que las primeras imágenes del prototipo y su demostración de uso no son las más atractivas, pero Homei Miyashita se muestra confiado: "El objetivo es hacer posible que las personas tengan la experiencia de algo como comer en un restaurante del otro lado del mundo, incluso mientras se quedan en casa".

Sin embargo, el creador del prototipo no se detiene en esa idea, sino que apunta a ir un paso más lejos. "Estoy pensando en crear una plataforma donde los sabores de todas partes del mundo se distribuyan como 'contenido degustable'. Es lo mismo que mirar una película o escuchar una canción que te gusta", vaticinó.

Según Miyashita, se podría utilizar también para facilitar el aprendizaje a distancia para sommeliers y cocineros; o incluso en cuestionarios y juegos de degustación. Por otra parte, el desarrollador también estaría en tratativas con compañías interesadas en el sistema de rociado incorporado en Taste the TV. Esto permitiría potenciales implementaciones por fuera del ámbito televisivo ya que, explicó, se podría crear un dispositivo que aplique el sabor de una comida determinada (pizza, por ejemplo) a una rodaja de pan tostado.

Ya veremos si Taste the TV logra seducir a inversores y fabricantes no solo en Japón, sino en todo el mundo. El creador de este peculiar televisor apuesta a potenciar una "experiencia de visualización multisensorial"; el proceso todavía está en pañales pero podría ofrecernos una primera mirada al futuro del consumo de contenidos, por extraño que aparente.