Apple presentó la semana pasada sus nuevos productos, como el nuevo iPad Air, el potente ordenador de sobremesa Mac Studio y el sucesor de su teléfono más económico, el iPhone SE 2022 con 5G, su tercera generación. El chiquitín (ya no tanto comparado con las opciones mini) de la compañía de Cupertino ya regresó renovado en 2020 con la mirada puesta en ser una vía de entrada al ecosistema de la manzana para muchos usuarios de Android.

En cierto modo, con sus 399 dólares de precio (489 euros o 10.999 pesos), el SE 2020 ya fijó un cambio de rumbo muy importante en la política de precios de Apple e incluso de toda la industria, que en ese momento parecía completamente enfocada en afianzar la cota de los 1.000 dólares para las gama más premium y empezar a poner los agarres para la ascensión hacia los 2.000. De hecho, fue bastante relevante en su momento que el modelo de 2020 mantuviera los mismos precios que el de 2016.

Pero en el contexto actual, con una inflación creciente en todo el mundo a causa de la crisis energética, la de los componentes, la pandemia y la Guerra de Ucrania, y los organismos financieros mirando hacia la subida de tipos de interés, que el precio del iPhone SE 2022 no se haya disparado, es especialmente relevante.

El precio del iPhone SE de tercera generación ha sido anunciado en 429 dólares, una subida de 30 dólares con respecto a su predecesor (desde 529 euros en España y 11,499 pesos en México) que se ha calificado por medios como The Verge como una tasa 5G por la elevación de precio de sus componentes.

Cuando la inflación aparece

Pero aún con esas, en el tablero económico actual, que dos años después Apple haya decido renovar (aunque no mucho) su smartphone barato parece un mensaje evidente de que no quiere quitar la pica puso en ese puente de entrada que se mueve en torno a los 400 dólares y/o 500 euros. El precio que muchos consumidores, que no dan tanto peso a sus smartphone o no están obsesionados por tener la última tecnología pero sí quieren estar en el ecosistema de Apple, pueden estar dispuestos a pagar.

La renovación del SE consolida el suelo de los precios del iPhone y la opción para un grupo de usuarios muy amplio

De hecho, varias firmas de análisis dejaron claro ya en 2020 con el lanzamiento del anterior SE que hasta un 26% de sus compradores procedían de dispositivos Android.

La subida de los precios da más empaque a todo esto. Con los precios actualizados a la inflación, los 399 dólares que costaba el primer iPhone SE -el de 2016- serían el equivalente ajustado a 475 dólares actuales, según la calculadora de inflación del Gobierno Norteamericano.

En Europa, teniendo en cuenta el caso de España y tomando como referencia los datos del INElos 489 euros de su modelo base supondrían ahora ajustado 557 euros. Esto es, en ambos mercados, un precio superior a la subida que han aplicado.

Nos íbamos a los 1.000 euros… y regresó el SE

El SE, con sus 429 dólares o 529 euros, es ahora el nuevo iPhone más barato que se puede comprar. Frente a él, el teléfono más caro -el iPhone 13 Pro Max con 1 TB de almacenamiento- cuesta casi 1.200 dólares más, a 1.599 dólares o 1.839 dólares en España o 41.999 pesos en México.

El peso del SE, e incluso la justificación para que haya sido relanzado a pesar de llegar con pocos cambios más allá de 5G, queda claro al ver gráficas como la que elaboró el analista Horace Dediu. En ella se puede ver el rango de precios de los iPhone y su evolución histórica.

Evolución del rango de precios de los iPhone. Vía asymco.com

En ella se puede observar bien cómo desde 2017 con el iPhone X superando la barrera de los 1.000 dólares/euros de base la horquilla de precios ha ido ensanchándose, siendo el SE el que mantiene el suelo. De no haber tenido continuidad, todas las opciones de los smartphone de Apple habrían subido hacia arriba, reforzando esa visión elitista que tienen de sus dispositivos algunos consumidores.

La evolución del precio de los smartphone desde el Nokia 3310

Por seguir veindo la perspectiva histórica, en la siguiente tabla se puede observar el precio de lanzamiento de algunos modelos que aquellos que ya empiezan a pintar canas recordarán haber usado, hasta otros que pueden considerarse aún contemporáneos. Todos ellos, menos el irrompible Nokia 3310, fueron considerados de gama media-alta o alta en el momento de su lanzamiento.

MóvilPrecio lanzamiento ($/€)Precio con inflaciónAño
Nokia 3210150212,51999
BlackBerry 5810715950,092002
Ericsson R380s8501106,212003
Sony Ericsson P9008501085,792004
Nokia 8800560701,82005
iPhone499599,742007
Galaxy S400456,32010
Galaxy Note549612,122011
iPhone 5649704,932012
Note 4750792,692014
iPhone 7 Plus769815,012016

Aunque el precio de la gama alta se ha estabilizado por encima de los 1.000 euros, cada año el precio medio de los smartphones vendidos está bajando, de 305 dólares en 2015 a 214 en 2020, según los últimos datos globales disponibles, que aún no parecen detectar el previsible alza que debió marcar la crisis de los chips.

Sin embargo, lo más importante, es seguramente ver sus precios ajustados a la inflación en la misma tabla. En este parámetro vemos que la subida no ha sido tan acusada hasta llegar a los 1.000 euros actuales, aunque es posible que los consumidores hayamos notado de forma más acusada que los teléfonos están cada vez más caros porque cada vez son menos las opciones de financiación por parte de operadoras, y el grueso de las compras ahora se concentran en terminales libres.

Como se puede ver, y dejando a un lado el 3310 que precisamente abarató un mercado que parecía hasta entonces restringido a persona con un importante poder adquisitivo, los móviles fueron subiendo de precio hasta la aparición del iPhone en 2007 y la expansión de Android.

Desde entonces, de nuevo se da un periodo de cierta contención hasta que desde 2014 vuelven a ir al alza. Es la época de las phablets, los móviles agrandaban sus pantallas y su carácter visual como elementos multimedia en todos los sentidos. Como broche de esa época, ya mucho más cercano al modelo de smatphone actual, hemos escogido al iPhone 7 Plus de 2016, que en su versión más cara ya elevaba su precio hasta los 999 dólares. Comenzaba el acercamiento a los 1.000 dólares que ya se ha afianzado y la exploración de los 2.000 que ya hacer algunas propuestas plegables o de alta gama.

Frente a esto, el iPhone SE de 2020 pareció cambiar el cierto modo la costumbre de Apple de estar en la frontera de estos precios, un mensaje que la nueva versión de 2022 ha confirmado.