Sarma Melngailis es un personaje inclasificable en medio de la reciente tendencia al análisis de grandes fraudes y desfalcos por parte de Netflix. Algo que ya vimos en ¿Quién es Anna? y El estafador de Tinder. Ya sea por su visibilidad, su aparatosa caída en la desgracia pública o los increíbles sucesos que rodearon su caso. Un extravagante trayecto al fracaso, que la docuserie Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas de Netflix analiza paso a paso. Con su tono levemente irónico, el programa construye una mirada retorcida sobre uno de los eventos más inexplicables del New York contemporáneo. 

Melngailis, una personalidad relevante en el mundo culinario de la ciudad, tuvo un auge y caída vertiginosos. La que en el 2004 fue considerada “La reina de la comida vegana”, una década más tarde se convirtió en objeto de repudio total. Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas, reflexiona sobre la caída en el desastre de por entonces reconocida chef. También, la forma en que el fraude moderno puede enlazarse de una manera inquietante con algo más duro de comprender. 

La docuserie de Netflix revela la combinación de manipulación psicológica, fantasía y por supuesto trampas financieras en la que se vio envuelta la chef. Melngailis, cuyo restaurante Pure Food and Wine llegó a ser considerado “imprescindible” por Gwyneth Paltrow y New York Magazine, se convirtió en su sombra. Pero más retorcido que eso, en el reflejo de un elemento más siniestro. La forma en que un proyecto económico exitoso puede derrumbarse por obra de una extraña red interconectada de situaciones absurdas. En el caso de Melngailis, se trató de la llegada de Shane Fox. El hombre que no sólo convenció a la próspera empresaria de una serie de ideas paranoides, también llegó a destruir su creciente imperio. Un proceso perverso que Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas muestra a detalle. 

De heroína de un mundo inocente a víctima

Creada por Chris Smith (Tiger King), Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas es una exploración tortuosa de un desastre previsible. La misma Melngailis analiza lo ocurrido desde cierta resignación amarga. Sin duda, uno de los puntos más escalofriantes y dolorosos es su testimonio. Tal y como El estafador de Netflix muestra la impotencia de las víctimas, Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas se centra en la angustia Melngailis. La antigua chef trata de describir cómo llegó a creer en Fox a un nivel tan alarmante que la empujó incluso a dar por ciertas fantasías conspirativas. En mitad de una situación cada vez más tensa, extraña y confusa, el proyecto de su vida se derrumbaba con una rapidez impensable. 

Lo realmente inaudito, es la forma en la que Fox llegó a convencer a su víctima sobre ideas estrafalarias acerca de la inmortalidad y la posibilidad de obtenerla

Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas se toma el tiempo para describir la influencia de Fox sobre la chef y su entorno. Desde testimonios de los ex empleados hasta los conocidos de Melngailis, es notoria la forma cómo el estafador adquirió poder. Más allá de una red de manipulación  — que lo fue —  Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas muestra las aristas más duras de un suceso desconcertante. Fox se valió de una extraña red de contactos para entablar una amistad virtual con su futura víctima. La docuserie narra la forma en que Alec Baldwin (que había declarado su amor platónico por Melngailis) se convirtió en nexo involuntario entre la pareja. Poco después, la propia chef sería la que daría el primer paso hacia su extravagante relación con Fox. 

La investigación Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas también abarca la personalidad tortuosa de Fox, forjada en una mezcla de mentiras y fantasías conspirativas. El estafador, cuyo verdadero nombre es Anthony Strangis, creó una imagen exagerada y retorcida a su alrededor. Desde insistir que era un agente encubierto norteamericano hasta obligar a Melngailis a enviar dinero para “rescatarle”. Fox logró convencer a su víctima de un mundo de turbios secretos que justificaba sus constantes ausencias y viajes sin explicación.

Pero lo realmente inaudito, es la forma en la que Fox llegó a convencer a su víctima sobre ideas estrafalarias acerca de la inmortalidad y la posibilidad de obtenerla. En especial, para el amado perro de Melngailis. Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas muestra la forma en que la chef llegó a estar convencida de un suceso sobrenatural en puertas. También, que era vigilada por una organización misteriosa llamada "La familia”. Todo mientras el estafador insistía en recibir préstamos, la aislaba de su círculo cercano y al final la obligaba a vender su restaurante. Para cuando Melngailis fue consciente de lo que sucedía, su marca y prestigio empresarial estaban destruidos por completo. 

Al final, la caída en el desastre en 'Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas'

Para su cuarto capítulo, Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas muestra la caída en el fracaso de Melngailis como una tragedia. Una que terminó por arrasar con su vida tal y como la conocía y con su capacidad para reconstruirse. A casi diez años del desastre, la chef sigue en medio de una dolorosa percepción de todo lo que aconteció en su vida. Y aunque la docuserie le brinda la oportunidad de contar su versión, también deja un lugar para la incógnita. 

¿Era consciente Melngailis de todo lo que ocurría y su caída en el desastre o sólo decidió creer sin reservas? Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas no lo aclara, pero sí hace algo más. Demostrar la perversidad retorcida y angustiosa del desfalco financiero mezclado con la manipulación emocional.