Realme siempre ha llamado la atención por ser una compañía que ofrece smartphones con muy buenas prestaciones a un precio súper atractivo. Prueba de ello es el Realme GT, móvil que analicé en Hipertextual hace tan solo unos meses y del que todavía no me canso de recomendar cuando me preguntan sobre un equipo potente, pero económico. Este modelo, sin embargo, es uno de los varios que la marca ha ido anunciando a lo largo de estos meses. ¿La última incorporación? El Realme GT 2 Pro.

El nuevo smartphone de Realme, que pretende competir contra terminales como el Samsung Galaxy S22+, el Xiaomi Mi 12 o el OPPO Find X5, es el primer móvil de gama alta que la compañía lanza en el mercado europeo. El Realme GT2 Pro, en concreto, Presume de una pantalla 2K con 120 Hz, procesador Snapdragon 8 Gen 1, una batería de 5.000 mAh y una triple cámara de hasta 50 megapíxeles. No obstante, tiene pequeñas características que lo hacen un terminal algo diferente al resto de su competencia. Son las siguientes.

  • El diseño del Realme GT 2 Pro —y más concretamente su parte posterior— es un tanto diferente, dado a que cuenta con una cubierta fabricada con materiales sostenibles.
  • La configuración de su cámara, pese a parecer muy similar a la de otros modelos de gama alta, tiene prestaciones muy diferentes. El sensor ultra gran angular puede ofrecer hasta 150 grados y la cámara macro permite tomar fotografías a una distancia mucho más corta gracias a un modo “microscópico”.
  • Su batería es de gran capacidad, pero lo que realmente llama la atención es su potencia de carga. En su caja, se incluye un cargador de 66W.
  • El Realme GT 2 Pro es el primer móvil en venderse en Europa con el Snapdragon 8 Gen 1, el último procesador de gama alta de Qualcomm.

Hay otro punto importante: su precio. Es el terminal más caro que la compañía ha lanzado en Europa, superando al ya descatalogado Realme X50 Pro, el cual se vendió en España por unos 600 euros. En este caso, el Realme GT 2 Pro sale a la venta por unos 750 euros. Probablemente, te estés preguntando si realmente vale lo que cuesta. Sus especificaciones sobre el papel pintan muy interesantes, sí, pero, ¿cómo se comportan en el día a día?

El Snapdragon 8 Gen 1 saca pecho

Como comentaba, el primer móvil de gama alta de Realme en Europa también es el primer smartphone en llegar con el chip Snapdragon 8 Gen 1. Hay otros modelos, como el Xiaomi 12 o el OnePlus 10 Pro, que incluyen este procesador y se han anunciado antes que este smartphone. Sin embargo, estos todavía no se comercializan fuera de China. Por si no estás familiarizado con el mencionado SoC, el Snapdragon 8 Gen 1 es el predecesor del Snapdragon 888+, e incluye diferentes ventajas y mejoras que lo hacen todavía más potente, eficiente e inteligente.

¿Cómo se comporta en el día a día? A nivel de rendimiento, está claro que hace un excelente trabajo. Prueba de ello es la fluidez constante que se aprecia a la hora de navegar por el sistema, también a la hora de jugar, abrir aplicaciones, etc. Está claro que a nivel de potencia no solo es un digno rival, sino que también supera a otros de su competencia que incluyen procesadores de similares características, como el Pixel 6 y su no tan potente Tensor.

Más allá de la potencia o lo bueno que sea el Snapdragon 8 Gen 1, me gustaría hacer un par de inicios en al área del rendimiento.

  • El Realme GT 2 Pro incluye un escáner de huellas dactilares bajo su pantalla. Es uno de los sistemas de reconocimiento biométrico más clásicos en los móviles Android, pero en este smartphone funciona realmente bien. Es muy rápido y en ningún momento te obliga a repetir la acción por falta de reconocimiento.
  • Realme presume de incluir un sistema de refrigeración por cámara de vapor que se combina con una aleación de cobre capaz de disipar mejor el calor y un gel térmico que, según la compañía, es entre un 50 y 60% más efectivo que la pasta térmica utilizada comúnmente. ¿El objetivo? Mantener el Snapdragon 8 gen 1 fresco. Lo cierto es que el Realme GT 2 no se calienta en exceso, pero sí se aprecia una ligera variación de la temperatura en algunos escenarios puntuales, como en juegos.

Pantalla y autonomía

El Realme GT 2 Pro monta un panel Super AMOLED de 6,7 pulgadas. Cuenta con una resolución QHD+, así como una tasa de refresco adaptativa capaz de llegar a los 120 Hz. Es una pantalla que me recuerda mucho a los Samsung Galaxy S, y no solo por sus especificaciones, sino también por sus resultados. Y esto, en realidad, es una buena noticia, porque las pantallas de los móviles de Samsung son excelentes. En este caso, el panel Realme GT 2 Pro consigue interpretar unos colores intensos y unos negros realmente puros.

La frecuencia de actualización de 120 Hz, además, eleva considerablemente la experiencia, y el hecho de que sea adaptativa —es decir, que varía dependiendo del uso– puede ayudar a que el terminal consuma menos autonomía. He de reconocer, eso sí, que he echado en falta algo más de brillo en exteriores. Al igual que con el apartado del rendimiento, hay varios puntos de la pantalla del Realme GT2 que encuentro muy interesantes.

  • Es posible modificar la resolución de la pantalla y escoger entre Full HD+ y QHD+. Una resolución más baja puede ayudar a mejorar la autonomía.
  • La frecuencia adaptativa está disponible mediante una opción que se encuentra en los ajustes del sistema. El usuario, si lo profiere, puede escoger la posibilidad de que el panel siempre se mueva a 120 Hz o, por el contrario, a 60 Hz.
  • El Realme GT 2 Pro cuenta con un modo que ajusta automáticamente la temperatura de color de la pantalla dependiendo de la luz del ambiente. Es una función similar a la tecnología TrueTone que vemos en los iPhone, y puede resultar útil para evitar la fatiga visual.

Es probable que te estés preguntando como afectan todas estas prestaciones relacionadas con la pantalla a la autonomía del Realme GT2 Pro. El smartphone, en concreto, cuenta con una batería de 5.000 mAh. Es una capacidad más que suficiente para poder llegar al final del día sin preocupación, incluso con un uso intensivo (juegos, redes sociales, fotografía, llamadas, vídeos). Ahora bien, siempre y cuando haya un equilibrio. Con los 120 Hz activados, el brillo al máximo, la resolución QHD+, un modo claro en la interfaz y funciones como el modo de vídeo HDR con brillo, la batería se agota rápidamente.

Respecto a la carga, el Realme GT2 Pro puede alcanzar hasta los 125W de potencia. Una barbaridad. No obstante, en la caja únicamente se incluye un cargador de 65W. Es una potencia más que suficiente, y permite cargar el 100 % de la batería en poco más de 30 minutos.

La cámara del Realme GT 2 Pro y sus dos modos más peculiares

El Realme GT2 Pro monta una triple cámara principal de hasta 50 megapíxeles. El segundo sensor, que permite tomar fotografías en un ángulo mucho más amplio (de hasta 150º), también es de 50 megapíxeles. Se incluye, además, una lente macro capaz de tomar fotografías de hasta 40 aumentos. Vayamos por partes.

El sensor principal es un Sony IMX766, es el mismo modelo que incluye el Realme 9 Pro+, así como el Realme GT 2. Los resultados, sin embargo, podrían ser diferentes respecto a estos modelos. En parte, porque hay otros factores más allá del modelo de sensor que pueden ayudar a obtener mejores fotografías. Por ejemplo, el ISP (procesador de señal de imagen) del Snapdragon 8 Gen 1. ¿Cómo se comporta la cámara en este caso? Los resultados son notables en todos los aspectos. El Realme GT 2 Pro consigue tomar buenas fotografías, con colores realistas y con un detalle que convence. Las imágenes, eso si, están en la línea que podemos esperar en un smartphone de este precio y características, pero no son tan sorprendentes como los obtenidos con el Google Pixel 6, por ejemplo.

La cámara ultra gran angular, por otro lado, consigue unos resultados similares. De nuevo, sin destacar frente al resto de su competencia, pero con fotografías que convencen a nivel de exposición y que ofrecen un detalle más que decente en los cantos de la imagen —zonas donde, precisamente, este tipo de lentes suele distorsionar—. Ahora bien, lo más destacable de esta cámara es la posibilidad de tomar fotografías en un ángulo de 150 grados. Para ello, es necesario acceder a uno de los modos disponibles en la aplicación de cámara.

Los resultados, obviamente, son mucho más panorámicos y el efecto de distorsión tan característico de este tipo de lentes ultra panorámicas está visible en todo momento. No obstante, y en mi opinión, ese tipo de fotografías son mucho más “divertidas”, dado a que ofrece la posibilidad de jugar con los ángulos y capturar fotografías más artísticas.

Termino el apartado fotográfico hablando de la cámara macro. Es un tipo de sensor muy común en smartphones de gama media y, personalmente, es de los que menos suelo utilizar. Pero en este caso es diferente. De hecho, es uno de las cámaras que más partido le he sacado, y el modo “Microscopio” tiene la culpa. Esta opción, que se encuentra en los modos de la cámara, permite tomar fotografías de cerca con un alcance a partir de 20 aumentos y hasta 40 aumentos. Los resultados, más allá de la calidad que puedan ofrecer, son impresionantes. El modo ‘Microscopio’ permite capturar detalles que ni siquiera el ojo humano puede ver. Es posible observar de cerca el tejido de una sudadera, los filamentos del cartón, la capa rugosa del metal, etc.

¿Realmente merece la pena el nuevo gama alta de Realme?

Realme ha anunciado dos versiones para su GT2 Pro. La variante más ‘económica’, de 749,99 euros, llega con 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno. La versión más potente, con 12 GB de RAM y 256 GB de memoria, está disponible por 849,99 euros. Son precios elevados si tenemos en cuenta que los smartphones de la compañía china no superan los 500 euros. No obstante, debemos tener en cuenta que este producto está en una gama superior a cualquier otro producto previo de la compañía. Y, a pesar de ello, sigue siendo más económico que aquellos productos de la competencia directa.

El Samsung Galaxy S22, por ejemplo, se puede adquirir por 860 euros. Lo mismo sucede con el Google Pixel 6 Pro (899 euros) o con el OPPO Find 5 (999 euros). La inferioridad en precio, eso sí, no viene sola. La cámara del GT 2, por ejemplo, es excelente, pero queda un pequeño paso por detrás de algunos competidores. Por otro lado, también carece de algunas características secundarias, como la carga inalámbrica, que sí está en muchos productos de marcas rivales.

Pero, entonces, ¿merece la pena el Realme GT 2 Pro? ¿Su precio está justificado?

Lo cierto es que el nuevo buque insignia de Realme es un excelente terminal. Tiene un diseño cómodo y bonito, su pantalla es de muy buena calidad, la batería cumple sin problemas, su cámara derrocha versatilidad y el rendimiento es realmente excelente. No es perfecto, como hemos comentado previamente, pero sus virtudes se anteponen con creces a esas pequeñas carencias.

El aumento de precio respecto a generaciones anteriores, por lo tanto, está más que justificado. Y, en general, el Realme GT 2 Pro lo tiene todo para ser uno de los móviles más recomendables del año.