La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft ha impactado en distintos niveles: en el económico, por la bestial suma que se pagará; en el regulatorio, porque las autoridades deberán investigar si el negocio implicará un peligro para la competencia; y en el humano, porque la adquisición se anunció justo cuando la empresa dirigida por Bobby Kotick se encontraba bajo un muy fuerte escrutinio por las denuncias de sus propios empleados por casos de acoso sexual y otros comportamientos inapropiados.

Y sobre este último punto, Microsoft ha decidido comprometerse y no mirar hacia otro lado. Los de Redmond ya lo habían dejado en claro al anunciar la compra, y en las últimas horas lo han hecho de nuevo. Esta vez le ha tocado la oportunidad a Brad Smith, el vicepresidente de la empresa, quien se refirió al especial análisis que están realizando sobre cómo manejan las denuncias de acoso los actuales directivos de Activision Blizzard.

En una entrevista con CNBC (vía VGC), Smith manifestó:

Creo que si algo hemos aprendido sobre cómo abordar problemas como el acoso sexual o casi cualquier problema cultural para las personas, es que realmente requiere de una combinación de compromiso y humildad. Esperamos que el equipo de liderazgo de Activision Blizzard haga de la cultura y la seguridad en el lugar de trabajo una prioridad todos los días, hasta el día en que se cierre este acuerdo. Y cuando nos hagamos cargo, tendremos que hacer el mismo compromiso.

Así, el presidente de Microsoft ha dejado en claro que no pierden de vista el accionar de quienes aún continúan al frente de Activision Blizzard. Pero también ha dado indicios a la posibilidad de implementar cambios de directivos cuando se complete la adquisición; no es un tema menor, ya que se trataría de una nueva pista que marque la posible salida del polémico Bobby Kotick de la compañía.

Microsoft quiere a 'la gente correcta' al frente de Activision Blizzard

Bobby Kotick, actual CEO de Activision Blizzard

A pesar del escándalo por las denuncias de acoso sexual, Bobby Kotick fue ratificado como CEO de Activision Blizzard durante la compra por parte de Microsoft. Sin embargo, desde el comienzo se baraja la hipótesis de que abandone la empresa una vez que se complete el acuerdo.

Consultado sobre si dentro de la planificación de Microsoft se encuentra modificar la dirigencia de Activision Blizzard, Smith dejó ver la postura de los de Redmond. "Lo que dijimos es que habrá algunos aspectos que cambiarán, pero todo será un nuevo equipo que trabajará en conjunto. Lo que es más importante, queremos ver que la cultura evolucione, y analizaremos cómo se desempeñan las personas desde ahora hasta el día en que se cierre la compra, suponiendo que se apruebe, y luego tendremos la oportunidad de asegurarnos de contar con la gente adecuada en la posición correcta", indicó.

Las declaraciones de Brad Smith se podrían considerar como un mensaje entre líneas del alejamiento de Bobby Kotick. Lógicamente, hasta que no se confirme si el actual CEO abandonará por completo Activision Blizzard, no tendremos una certeza al respecto. Por cómo viene la historia, parece muy difícil que Microsoft quiera continuar ligado a un directivo que hoy carga una pésima reputación en la industria. Recordemos, incluso, que hasta habría considerado comprar medios de videojuegos para tratar de cambiar la narrativa pública en torno a su compañía.

Ya veremos qué ocurre. Lo cierto es que, si finalmente abandona su cargo en Activision Blizzard, Bobby Kotick no se irá con las manos vacías. Por ser el directivo que más acciones posee (unos 4 millones), la compra de Microsoft le reportaría unos 375 millones de dólares.