La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft sigue dando que hablar, pero esta vez no por el calibre de las empresas o por la impactante cantidad de dinero involucrada en la transacción. A cada hora surgen nuevos detalles sobre el antes, el durante y lo que posiblemente sea el después de la concreción de la adquisición. Entre tantos datos resalta uno tan llamativo como polémico: Bobby Kotick habría considerado comprar medios especializados en videojuegos para favorecer la imagen de su compañía.

Sí, leíste bien. El CEO de Activision Blizzard habría tenido en mente controlar algunos sectores de la prensa para cambiar el tono de lo que se publicaba sobre el convulsionado momento que vivía la compañía por las denuncias de acoso sexual, discriminación y una cultura de trabajo tóxica por parte de sus propios empleados. El dato se desprende de un reporte de The Wall Street Journal, medio que ha sido clave para echar luz sobre la situación interna de la compañía, aunque lo menciona casi al pasar.

Incluso indica que el interés de Bobby Kotick habría estado sobre algunos nombres en particular, como Kotaku y PC Gamer. Sin embargo, no menciona hasta qué punto se avanzó con esta posibilidad, o si siquiera hubo un acercamiento con las mencionadas empresas o sus editoriales. Lo que sí se da a entender es que habría sido antes de que se concretara la compra por parte de Microsoft. Vale aclarar también que el mismo reporte dice que una portavoz de Activision Blizzard desmintió esa posibilidad, y que ninguno de los medios indicados respondió a la solicitud de un comentario al respecto.

Hoy es imposible saber qué hubiese ocurrido si Activision Blizzard realmente tomaba ese camino, por el simple hecho de que no lo hizo. De todos modos, queda la sensación de que un intento por manipular a la prensa para cambiar la imagen pública de la compañía hubiese sido —como mínimo— desesperado.

Bobby Kotick no se iría de Activision Blizzard con los bolsillos vacíos

Por otra parte, el posible destino de Bobby Kotick también es motivo de análisis por estas horas. Todo apunta a que abandonaría su cargo como CEO de Activision Blizzard cuando se complete la adquisición, pero no está confirmado. Microsoft espera que el negocio se complete dentro del año fiscal 2023, así que faltarían varios meses hasta que se concrete una hipotética salida.

Lo que sí es una realidad es que la empresa responderá a Phil Spencer, CEO de Microsoft Gaming, cuando se apruebe la compra. Y también es un hecho que si Bobby Kotick ya no continúa involucrado, no tendrá que preocuparse por la salud de sus cuentas bancarias; ni tampoco deberá encontrar un trabajo alternativo con apuro.

Bloomberg estima que el empresario embolsará una suma superior a los 375 millones de dólares, una vez que los de Redmond tomen control sobre Activision Blizzard. Esto se debe a que el todavía CEO posee casi 4 millones de acciones de la compañía; si multiplicamos esa cantidad por los 95 dólares que Microsoft pagará por cada una, obtenemos el impactante cifra.

El citado medio indica, además, que Bobby Kotick es el directivo o representante de Activision Blizzard que más acciones tiene en su poder. Le sigue Brian Kelly, presidente de la junta directiva, con "apenas" 1,4 millones.