Tras un poderoso evento solar conocido como Eyección de Masa Coronal (CME), la atmósfera terrestre se vio envuelta en una tormenta a principios de este mes de febrero. Debido a dicho suceso, la atmósfera se calentó; lo que llevó a que su densidad creciera de forma exponencial. Este evento fue fatal para los recién lanzados satélites Starlink de SpaceX. La compañía liderada por Elon Musk sufrió la pérdida de 40 satélites. Ahora, un vídeo publicado en The Weather Channel nos demuestra que están lloviendo trozos de satélites en algunas partes del mundo.

El sorprendente vídeo fue captado el 7 de febrero por la Sociedad de Astronomía del Caribe, un grupo astronómico con base en Puerto Rico. En las imágenes, podemos ver cómo llueven trozos de satélites Starlink en el cielo nocturno de la región caribeña; creando una estela impresionante que acaba desapareciendo de nuestra vista segundos más tarde.

A comienzo del vídeo podemos ver cómo aparecen pequeños pedazos de basura espacial en la zona inferior de la pantalla. No obstante, el "espectáculo" comienza definitivamente cuando nos acercamos al segundo 50, momento en el que se comienzan a ver distintos trozos de basura espacial provenientes de los satélites de Starlink envueltos en fuego.

El Dr. Marco Langbroek, experto en órbitas de satélites en la Universidad de Leiden, en Holanda; ha confirmado en una publicación en su blog dedicado al seguimiento de satélites que, en efecto, se trata de fragmentos de los satélites de Starlink.

Analicé la astrometría del evento que se apreció desde Puerto Rico, y confirmé que la inclinación orbital observada en los videos coincide con la inclinación de 53.2 grados del reciente lanzamiento (del 3 de febrero) de los Starlink.

Dr. Marco Langbroek, Universidad de Leiden - Holanda

Afortunadamente, la lluvia de satélites no significa ningún problema para los seres humanos sobre tierra firme. Además de ser satélites bastante pequeños, se espera que todos los restos de basura especial generada por la caída de los Starlink se quemen en la atmósfera. Asimismo, tampoco agregarán más leña al creciente problema de la basura espacial.

Elon Musk tiene planes bastante especiales para sus satélites Starlink; y a la NASA no le gusta nada. El empresario tiene pensado poner en órbita un aproximado de 30.000 satélites Starlink con la ayuda de SpaceX. No obstante, la NASA asegura que esta cantidad tan alta de objetos en el espacio podría traducirse en un "aumento significativo en la frecuencia de los eventos de conjunción y posibles impactos en las misiones científicas y de vuelos espaciales humanos de la NASA"; aseguran en una nota enviada a la FCC y publicada por The Guardian.

Por otro lado, Musk tiene pensado reestablecer la conexión a Internet de Tonga usando la tecnología de Starlink. Después de todo, la idea detrás de estos satélites es la de conectar al mundo entero a Internet, aunque sus planes cuesten una locura.