Por lo que fuere, cuesta encontrar películas verdaderamente dignas como cine en el subgénero del slasher. Su motor dramático es la casquería pura, ir cargándose a los personajes disponibles hasta que, quizá, algún protagonista detenga la matanza. Pero no resulta suficiente porque no nos estamos refiriendo a tramas semejantes a la de Diez negritos, la estupenda novela de Agatha Christie (1939), como la de Identidad (James Mangold, 2003). Los asesinatos aparecen en pantalla; que es lo que ocurre, por ejemplo, en la saga de Scream (1996-2022).

Hasta ahora, se han estrenado cinco entregas sobre distintos Ghostface haciendo de las suyas con su cuchillo afilado. Las cuatro primeras, hasta 2011, las dirigió Wes Craven, que ya había aportado al slasher el inicio de otra serie icónica de largometrajes con Pesadilla en Elm Street (1984), y la última, Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, cuyas contribuciones anteriores se limitan a El heredero del diablo (2014) y Noche de bodas (2019). En ella, hemos sido testigos de cómo acuchillaban de nuevo a uno de los personajes supervivientes desde el filme original.

Dewey Riley, el entrañable superviviente de ‘Scream’

David Arquette | Dimension Films

Dewey Riley, el policía y luego sheriff de la localidad ficticia de Woodsboro al que interpreta David Arquette (Criando malvas), es alguien que tiene una experiencia dolorosa e indiscutible acerca de cómo se las gastan los homicidas de Scream. Nos han hecho pensar que había muerto a sus manos en varias ocasiones y, según le ha dicho a Matt Galea la actriz Courtney Cox (Friends), que encarna a la periodista Gale Weathers, durante una entrevista para Pedestrian.TV, en el guion aprobado de Kevin Williamson (Dawson crece) para la escabechina de 1996, lo despachaban.

“Estuve con uno de los productores no hace mucho tiempo y hubo un momento, creo que fue en la primera Scream, donde el personaje de David [Arquette], Dewey, iba a ser asesinado”, han sido sus palabras. “Luego vieron cómo apareció y la gente lo amaba, así que lo descartaron”.

Y es que las reacciones del público con el personaje en las proyecciones de prueba fueron muy positivas, y Wes Craven decidió indultarle. Así, tuvo oportunidad de convertirse en uno de los más queridos de la franquicia. Hasta la película reciente de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, en la que su rol es similar al de Han Solo (Harrison Ford) en Star Wars: El despertar de la Fuerza (J. J. Abrams, 2015). Porque, esta vez, sí, Dewey.

David Arquette y Courtney Cox | Dimension Films