La escasez de chips también afecta gravemente a las compañías automovilísticas, quienes necesitan componentes para la producción de sus vehículos. La amplia demanda y el poco stock han hecho que fabricantes como BMW prescindan de algunas funciones en varios de sus automóviles. Mientras tanto, Ford y GM (General Motors) tienen un plan para garantizar el suministro.

En concreto, la estadounidense Ford Motor Company ha anunciado un acuerdo con GlobalFoundries (GF), fabricante de chips, con el objetivo de crear "más oferta de semiconductores" para sus propios vehículos. La colaboración incluye un plan conjunto de investigación y desarrollo para satisfacer la demanda de componentes en la industria de movilidad.

Esto traerá consigo soluciones para sistemas avanzados de asistencia para la conducción (ADAS), sistemas de gestión de baterías y redes incorporadas en el vehículo. Ford, además, también "explorará" la fabricación de semiconductores, aunque no ha desvelado más detalles. GlobalFoundries, quien formaba parte de AMD hasta 2009 y ahora trabaja como compañía independiente, asegura que este acuerdo permitirá avivar la innovación. Ayudará, además, a crear "un equilibrio a largo plazo entre la oferta y la demanda".

Mientras tanto, Ford continúa con su intención de inaugurar dos fábricas de baterías y coches eléctricos junto a SK. Estas, financiadas con parte del presupuesto de 30.000 millones de dólares que Ford dispone para impulsar el desarrollo de vehículos eléctricos, se ubicarán en Estados Unidos y comenzarán a funcionar en 2025. Se trata un movimiento que permitirá aumentar el volumen mundial de sus vehículos eléctricos en hasta un 50 % a partir de 2030.

General Motors sigue los pasos de Ford y también ayudará en el desarrollo de chips

Foto por Lenny Kuhne en Unsplash

Por otro lado, Mark Reus, máximo responsable de General Motors, ha confirmado (a través de Bloomberg) que la compañía también participará en el desarrollo conjunto de semiconductores con la ayuda de fabricantes como TSMC o Qualcomm. El objetivo de GM, al igual que Ford, es fabricar chips que puedan abarcar más tecnologías en los vehículos.

El fabricante de coches estadounidense también se ha visto afectado por la escasez de chips. Según Reuters, la compañía decidió cerrar temporalmente algunas plantas de Estados Unidos dedicadas a la producción de camionetas, vehículos utilitarios y deportivos, así como fábricas en México y Canada.