Ford ha anunciado una inversión de más de 11 mil millones de dólares junto a SK Inovation, fabricante surcoreano de baterías, para la construcción de dos grandes plantas de baterías y coches eléctricos en Estados Unidos. Las megafactorías se ubicarán en Tennessee y Kentucky y comenzarán a funcionar a partir de 2025.

La inversión forma parte del presupuesto de 30.000 millones de dólares que Ford anunció anteriormente y que servirá para impulsar el desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos durante los próximos 4 años. En concreto, son 11.400 mil millones de dólares la cantidad invertida para la construcción de las dos megafábricas de Estados Unidos. 7.000 millones forman parte del presupuesto de Ford, mientras que los 4.400 millones de dólares restantes provienen de SK.

La fábrica de en Stanton, Tennessee, llamada 'Blue Oval City', contará con un presupuesto inicial de 5.600 millones de dólares. La planta, de unas 6 millas cuadradas, tendrá capacidad para 6.000 trabajadores y estará dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos de la serie F. La compañía, además, ha detallado que "estará diseñada para ser neutra en carbono con cero residuos en vertederos" cuando entre en funcionamiento.

Por otro lado, el campus de Glendale, en Kentucky se llamará 'BlueOvalSK Battery Park' y estará centrado en la fabricación de baterías para los vehículos eléctricos de Ford y Lincoln. Esta megafábrica cuenta con una inversión de 5.800 millones de dólares a su desarrollo y contará con un total de 5.000 empleados. Completan, por lo tanto, los 11.000 nuevos puestos de trabajo que Ford ha prometido.

Ford espera que el 50% de su volumen mundial de vehículos sean eléctricos en 2030

La compañía estadounidense se ha mostrado optimista en relación a la transición de vehículos eléctricos. Ford confirmó recientemente que dejará de vender coches de combustión en Europa a partir de 2030, 5 años antes de lo que propone la Unión Europea. A partir de ese año, el fabricante preve que entre el 40% y el 50% de su volumen mundial de vehículos sean completamente eléctricos.

Ford, además, anunció la inclusión de Android Automotive en los vehículos de todas sus gamas, como fruto de una colaboración entre el fabricante de coches y Google. El sistema operativo de Android para el coche ofrecerá la posibilidad de controlar algunos parámetros del vehículo. Entre ellos, el aire acondicionado, la iluminación, el ajuste de los asientos, etc. El sistema se complementará con funciones y servicios de la compañía de Mountain View, como Google Maps o el uso del Asistente de Google.