La crisis de los semiconductores afecta a un abanico de rubros y empresas realmente amplio. Entre tantas industrias con dificultades para producir —y cumplir las expectativas de entregas— se encuentra la automotriz. En todo el mundo, los fabricantes de coches han tenido que ajustarse el cinturón u optar por alternativas para intentar sortear los obstáculos de la escasez de chips. En este contexto se da una situación singular con BMW, que confirmó que está quitando las pantallas táctiles en algunos de sus coches.

La marca alemana tomó la decisión de retirar las funciones multitáctiles para reducir el uso de componentes que se encuentran en falta, y a la vez no frenar la producción de los vehículos en cuestión. La medida sería temporal, pero BMW compensaría a los clientes afectados con una rebaja de 500 dólares en el precio de su automóvil.

Los modelos de BMW que perderán los controles táctiles en su sistema de infotainment serán los X5, X6, X7, Z4, 3 Series y 4 Series. En este último caso se incluyen las versiones Coupé, Convertible y Grand Coupé, pero no el i4. Esto significa que los sedanes eléctricos presentados a mediados de este año seguirán llegando a los usuarios con pantallas táctiles.

BMW volverá a confiar al 100% en el sistema iDrive para los modelos afectados

Photo by Artiom Vallat on Unsplash

Con la escasez de chips aún golpeando fuerte en todo el mundo, la de BMW puede ser una decisión antipática, pero que la empresa considera necesaria. Los modelos que pierdan las pantallas táctiles volverán a depender de iDrive para controlar todas las opciones que aparecen en el panel. Se trata de la rueda que BMW ha incorporado históricamente en el comando central de sus vehículos.

Pero la ausencia de controles multitouch no sería la única consecuencia de la decisión de la automotriz. Según se publicó en Bimmerfest, los modelos de BMW afectados que incluyan el paquete Parking Assistant, que brinda asistencia al estacionar, perderán la función Backup Assistant. La misma registra los últimos 45 metros del recorrido y ayuda a manejar el coche en reversa moviendo automáticamente el volante, pero dejando los pedales en control del conductor. Es especialmente útil al retroceder en espacios reducidos.

Por lo pronto se desconoce por cuánto tiempo estará vigente esta medida en los modelos de la marca alemana. En líneas generales existe optimismo de que la situación comience a mejorar a partir del 2022. Sin embargo, no hay una receta mágica que solucione el problema de un día para el otro.