El capítulo “Blue Moon” (10x09) de American Horror Story (Ryan Murphy y Brad Falchuk, desde 2011) es uno de los pocos, no ya de esta serie terrorífica de FX y disponible en Disney Plus, sino en el ámbito televisivo que se ha realizado a cuatro manos.

En concreto, las de Laura Belsey y John J. Gray (9-1-1). El segundo es productor ejecutivo, guionista y se ha encargado aquí de otras seis entregas: desde “Mr. Jingles” (9x02) y, en esta décima temporada, de cuatro nada menos: “Cape Fear” (10x01), “Gaslight” (10x05) y “Winter Wills” (10x06) y el presente.

De ella podemos decir que se ha colaborado en otras veintiséis ficciones de la pequeña pantalla a partir de 2004. Ha dirigido un par de episodios de Ley y orden: Unidad de víctimas especiales (Dick Wolf, desde 1999), cuatro de Mentes criminales (Jeff Davis, 2005-2020), seis de The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010), siete de Arrow (Greg Berlanti, Marc Guggenheim y Andrew Kreisberg, 2012-2020) u otro par de Genius (Kenneth Biller y Noah Pink, desde 2017). Con lo que su experiencia es mayor que la de su compañero.

La imaginería alienígena en ‘American Horror Story’

FX

La secuencia inicial de “Blue Moon” insiste en la imaginería extraterrestre con la que el público está familiarizado desde mucho antes de que nos contaran esta historia de American Horror Story. En específico, uno recuerda, por ejemplo, el capítulo “Duane Barry” (2x05) de la imprescindible The X-Files (Chris Carter, desde 1993) o Abducido (Gary Rydstrom, 2006), el descacharrante cortometraje de Pixar, que de por sí ya usan lo que los espectadores reconocen sobre los hombrecillos verdes.

La mala baba de Ryan Murphy y Brad Falckuk (Pose) con las dinámicas sociales contemporáneas se deja ver de nuevo después por un juguetito tecnológico del que ahora no nos despegamos; pero en palabras de los habituales Kristen Reidel (The Blacklist) y Manny Coto (Dexter), a los que se une el productor Reilly Smith, que solamente se había encargado del capítulo “Meg” (1x06) de Hollywood y que tiene pendientes de estreno los suyos de Monster: The Jeffrey Dahmer Story (Ryan Murphy e Ian Brennan, 2020, desde 2022), para la elaboración del libreto.

Por otro lado, los parecidos de estos episodios de American Horror Story: Double Feature con la trama principal de la mencionada The X-Files se intensifican en “Blue Moon”; ya no solo por desarrollar más la conspiración entre las autoridades gubernamentales y los alienígenas para sobrevivir cediendo a una extorsión interplanetaria, sino también ante el diseño artístico de ciertos elementos relacionados con la hibridación de personas y seres de otro mundo. Consideremos, particularmente, lo que se nos muestra en los episodios “The Erlenmeyer Flask” (1x24) y “One Son” (6x12).

Dos partes a años luz de distancia

FX

De la misma manera que reescriben la historia de un gran magnicidio y sobre el origen de ciertos aparatos fundamentales en nuestras vidas, hacen lo propio con la mayor leyenda conspiranoica en suelo estadounidense acerca de los aliens y el sonado fallecimiento de una inolvidable actriz. Y este tipo de detalles son algunos de los que convierten a esta mitad de American Horror Story: Double Feature en la más jugosa de las dos; aunque pierda la causa esencial de la violencia terrorífica que suele desatarse en esta serie de Ryan Murphy y Brad Falchuk: los conflictos humanos.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

La diferencia de niveles narrativos se nota de forma inmediata en cuanto saltamos a la segunda mitad, que en “Blue Moon” se siente ridícula en la puesta en escena de algunas situaciones e inverosímil por cómo reaccionan ciertos personajes a lo que les está pasando. Lo bueno, de todas maneras, es que la utilizan para añadir igualmente otra pieza histórica del puzle de su revisionismo bastante popular. Pero luego recaen en las debilidades antedichas, y uno acaba meneando la cabeza.