La relación de Amazon con los reguladores europeos ha tenido sus vaivenes en los últimos años. La empresa fundada por Jeff Bezos ha estado varias veces en la mira de la Comisión Europea, y ahora intentaría llegar a un acuerdo con el fin de evitar males mayores.

Según Reuters, Amazon pretende resolver dos investigaciones antimonopolio que se encuentran en curso. Las mismas se relacionan con la acusación de abuso de posición dominante como vendedor y marketplace, con el supuesto favorecimiento a sus propias ofertas, o a las de vendedores que utilizan los servicios de logística y entrega de la empresa.

El cita informe menciona que Amazon ya se encuentra en conversaciones preliminares con la Comisión Europea. La firma estadounidense estaría dispuesta a realizar concesiones, con el fin de evitar dos hipotéticos castigos: el pago de multas millonarias y la obligación de realizar cambios en las prácticas empresariales consideradas anticompetitivas.

De todos modos, la comunicación entre las partes no garantiza absolutamente nada. Los reguladores europeos podrían rechazar los planteos de Amazon y continuar con las investigaciones antimonopolio. Sin embargo, desde la compañía dirigida por Andy Jassy son optimistas ante la posibilidad de que Margrethe Vestager escuche sus fundamentos.

Foto por Wicked Monday en Unsplash

El argumento que Amazon considera tener a su favor es que ya cuenta con un antecedente de sus concesiones siendo aceptadas por la Comisión Europea frente a un panorama similar. En 2017, el organismo regulador finalizó una investigación antimonopolio contra la empresa estadounidense por la distribución de e-books en Europa. Por aquel entonces se supo que Amazon obligaba a las editoriales a revelar los términos de los acuerdos que tenían con otros distribuidores; así, podían igualar o mejorar las condiciones para perjudicar a sus rivales.

Amazon se comprometió a no recaer en dichas prácticas en el Espacio Económico Europeo por al menos cinco años. La Comisión Europea aceptó el pacto y lo hizo legalmente vinculante; esto implicaba que si se incumplía, se aplicaría una multa que podría ser de hasta el 10% de sus ingresos anuales totales.

Amazon, siempre bajo la lupa de los reguladores

Podemos decir que Amazon mantiene una relación de tensión permanente con las autoridades en Europa. Recordemos que a mediados de año recibió una multa récord de 746 millones de euros en Luxemburgo por violar la privacidad de sus usuarios. En tanto que en España también ha quedado en la mira de la CNMC por posibles prácticas anticompetitivas. Y a todo esto hay que sumarle la Ley de Servicios Digitales, que se propone poner contra las cuerdas a las principales tecnológicas del mundo.

Por lo pronto, estaremos atentos a lo que suceda en la negociación de Amazon con la Comisión Europea. Reuters indica que las propuestas para lograr acuerdos pueden requerir meses antes de una definición, de modo que no esperamos una resolución en el corto plazo.