Tal como estaba previsto, Europa tiene listo el texto que será uno de los mayores dolores de cabezas de las tecnológicas en los últimos años. Bajo el nombre de Ley de Servicios Digitales, y en conjunción con la Ley de Mercados Digitales, se recogen regulaciones específicas que buscan limitar el poder de las empresas globales de Internet en el mercado de la UE.

Se trata de una mala noticia para los grandes actores de Silicon Valley y un paso de gigante para la protección de los usuarios del mercado único. Un conjunto de normas que castigan de forma especial a las GAFA (Google, Apple, Amazon y Facebook) y su forma de operar en la Unión Europea. Además, todas las compañías tecnológicas, en función de su rol y de si tienen más de 45 millones de usuarios en Europa, tendrán un estatus especial que conlleva mayor vigilancia y responsabilidad. Serán las gatekeepers (guardianas) de la red y tendrán que compartir tecnología.

Margrethe Vestager, comisaría de competencia, ponía el ejemplo de cómo una tecnológica que desarrolle una plataforma de pagos para su uso, si limita a terceros o es lesiva para el mercado, tendría que poner al alcance de la competencia dicha tecnología para garantizar un mercado más justo.

A quien afecta las dos nuevas normas

Aunque está enfocada en la mayor protección del consumidor, tanto la Ley de Servicios Digitales como la Ley de Mercados Digitales tiene su foco puesto en todas las compañías que operen en la Unión Europea bajo estas definiciones:

  • Servicios intermediarios que ofrecen infraestructura de red: proveedores de acceso a Internet, registradores de nombres de dominio, incluidos también.
  • Servicios de alojamiento web y en la nube.
  • Plataformas en línea que reúnen a vendedores y consumidores, como mercados en línea, tiendas de aplicaciones, plataformas de economía colaborativa.
  • Redes sociales.

El nuevo mercado único digital

Con el nuevo marco regulatorio se aplican las mismas reglas en toda la Unión y serán la base de lo que han denominado un gran mercado nacional para que los servicios digitales crezcan y prosperen. Se espera que el comercio digital transfronterizo en el mercado único aumente hasta un 2% con la implantación de la Ley de Mercado Único Digital.

Las compras de las grandes tecnológicas, bajo lupa

Foto: David Ortiz | Hipertextual.

El nuevo marco regulatorio tiene especial interés en comportamientos mercantiles de las grandes tecnológicas que son lesivos con su competencia. De hecho, uno de los bloques de la Ley de Servicios Digitales es la especial vigilancia que ahora tendrán las tecnológicas en lo que adquisiciones se refiere. Con esto, se intentará evitar que compañías de mayor tamaño adquieran a empresas emergentes para evitar competencia.

En el pasado movimientos como la compra de YouTube por parte de Google ya despertaron suspicacias entre los reguladores. También ocurrió lo mismo con casos como el de Facebook con WhatsApp e Instagram, que mantienen un debate abierto en los Estados Unidos fruto de la polémica en Europa, o la investigación a Amazon por dar preferencia a sus productos en su marketplace. Todas esas operaciones tendrían un encaje especialmente difícil con la nueva regulación.

Amazon (y el resto) tendrá que compartir más datos

El borrador actual considera que los grandes actores del mercado (los gatekeepers que mencionábamos antes) a veces juegan un papel dual y favorecen sus propios servicios, lo que lleva a la exclusión de los usuarios comerciales que dependen de ellos para llegar a los consumidores, como el caso de Amazon y su Marketplace.

Por ello, la comisión ha hecho especial hincapié en este apartado, de forma que la Ley de Servicios Digitales incluye una regulación específica de estos marketplaces duales para evitar casos como el de Amazon, que está investigando la Comisión. Además:

  • Permitirá que las empresas tengan acceso a más información sobre el rendimiento de sus productos o servicios en plataformas de terceros.
  • No podrán perpetuarse clasificaciones injustas de los servicios y productos propios de los gatekeepers en comparación con los ofrecidos por otras empresas en la misma plataforma
  • Las empresas podrán atraer más fácilmente a los consumidores que ya no podrán estar encerrados por plataformas de control. Es decir, las grandes tendrán que ofrecer alternativas.

Las nuevas reglas buscan el crecimiento y la expansión de las empresas más pequeñas y favorecer la entrada de nuevos participantes. La idea es que una mayor competencia conduzca a un mayor potencial de innovación entre las empresas más pequeñas, así como a una mejor calidad del servicio, en vez de favorecer siempre a las grandes. Por ello, las pequeñas empresas y microempresas están exentas de las obligaciones más costosas, pero son libres de aplicar las mejores prácticas para su ventaja.

Ley de Servicios Digitales: nuevas normas y nuevas sanciones

La Ley de Servicios Digitales incluye nuevos principios reguladores que cambian el status quo de las grandes tecnológicas. Esto incluye cambios de peso y sanciones en lo que la vulneración de la normas de competencia se refiere:

  • Multas sobre la facturación anual por abuso de posición dominante o infracción de normas antimonopolio.
  • Exclusión del mercado comunitario cuando estas infracciones sean especialmente graves.
  • Convertir a las tecnológicas en guardianes de internet (gatekeepers), convirtiéndolas en responsables y, por santo, sujetas a regulaciones más estrictas y a mayor vigilancia reguladora.
  • Obligación de informar a los reguladores comunitarios antes de cualquier fusión o adquisición planificada.
  • Obligación de compartir ciertos tipos de datos con reguladores y rivales.
  • Expulsión del mercado a las grandes tecnológicas que favorezcan sus propios servicios en detrimento de terceros.

Las tecnológicas serán responsables de la ‘fake news’ y del contenido ilegal

La nueva normativa también pone el foco en las grades redes sociales y en las plataformas que sirvan como vehículo para difundir contenidos ilícitos. Según la comisión, las plataformas muy grandes plantean riesgos particulares en la difusión de contenido ilegal y daños sociales. Por tanto, se prevén normas específicas para las plataformas que llegan a más del 10% de los 450 millones de consumidores en Europa.

Además se contempla:

  • Eliminar los desincentivos para que las empresas tomen medidas voluntarias para proteger a sus usuarios de contenidos, bienes o servicios ilegales.
  • Promover el uso de mecanismos simples y efectivos para señalar el contenido y los bienes ilegales que infrinjan sus derechos, incluidos los derechos de propiedad intelectual, o que compitan a un nivel injusto.
  • Crea la figura de «señalizadores de confianza» de contenido o bienes ilegales, con procedimientos de prioridad especiales y una estrecha cooperación con las plataformas.

A la Ley de Servicios Digitales todavía le queda mucho recorrido

El borrador de la Ley de Servicios Digitales recién presentado todavía tiene que sufrir muchas modificaciones hasta que acabe siendo una norma comunitaria aplicable. El proceso de modificaciones e enmiendas, sumado a un largo proceso de ratificación, dará algo de margen a las grandes tecnológicas.

Además, una vez presentado será noticiados a los estados miembros y al Parlamento Europeo para someterlo a debate y abrir la puerta a la inclusión de comentarios. Por lo que al nuevo marco regulatorio definitivo no se le espera hasta bien entrado 2021 o principios de 2020.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.