La historia de los teléfonos móviles está marcada por varios hitos. Algunos de ellos hacen referencia al momento en el que pasaron a sustituir a otro dispositivo muy arraigado entre nosotros. Por ejemplo, a medida que fueron mejorando el sistema de cámaras, tanto en hardware como en software, prácticamente todo el mundo dejó de llevar en sus viajes una cámara independiente, consiguiendo con su smartphone un resultado muy similar.

Otro momento importante fue cuando el teléfono móvil empezó a convertirse en una herramienta real de trabajo. En viajes o desplazamientos fuera de la oficina, cargar con el ordenador portátil era la única manera de seguir pudiendo trabajar. Para todas esas personas, la llegada de la gama Note de Samsung resolvió todas las limitaciones a las que se enfrentaban, por su necesidad de tener que estar siempre conectados.

Resulta paradójico que con el lanzamiento del primer modelo Samsung Galaxy Note en 2011, muchas personas se quedaron sorprendidas del “enorme” tamaño de su pantalla. Y digo “enorme” porque eran 5,3 pulgadas, algo que a día de hoy a todo el mundo le parece el tamaño normal. Su lanzamiento acaparó todas las miradas, además de por su formato, por la incorporación de un S Pen que permitía ampliar aún más las posibilidades de un smartphone. Estamos en 2011, y la historia de la telefonía móvil iba a cambiar para siempre.

Diez años después, los teléfonos se han vuelto más poderosos y, sobre todo, más productivos. Podemos hacer prácticamente cualquier cosa con ellos: desde hacer una call importante con otro país con una gran calidad y sin notar lag a responder emails, trabajar en documentos y gracias a la utilización de accesorios como el lápiz, hacerlo de una manera más sencilla y precisa.

Cuando el teléfono se convierte en la mejor herramienta de trabajo

Durante la pandemia actual, pero sobre todo tras el confinamiento, cambió la manera en la que las personas trabajamos. Una encuesta realizada por Samsung recogía datos como que el 74% de los usuarios recurren a los smartphones como equipo principal para realizar determinadas actividades relacionadas con su trabajo. Para todas esas personas, la elección en la compra de un smartphone requiere un ejercicio de reflexión previo, para que el teléfono elegido sea el idóneo, tanto para su tiempo libre como para su tiempo de trabajo.

La respuesta de Samsung a estas personas es el nuevo Samsung Galaxy Z Fold3, el tercer dispositivo de una innovadora gama de teléfonos plegables, una categoría que ha pasado de verse como un objeto de deseo inalcanzable a verse como una alternativa real.

Una pantalla y diseño increíble para trabajar o lo que haga falta

Gracias a su diseño, el Samsung Galaxy Z Fold3 ayuda a que las tareas diarias se realicen de una manera más cómoda, por ejemplo dejando el teléfono apoyado en una mesa mientras realizamos una videollamada.

Podremos elegir el tipo de formato en el que hacerlas: bien con el dispositivo cerrado, disfrutando de una pantalla SuperAMOLED de 6,2 pulgadas, o abriéndolo y desplegando sus increíbles 7,6 pulgadas de la pantalla Infinity Flex

La fabricación de la pantalla del Samsung Galaxy Z Fold3 podría ocupar un artículo entero. Además del logro que supone hacer una pantalla plegable resistente al agua, la manera en la que Samsung ha conseguido que las aplicaciones se ajusten al nuevo formato, es sencillamente increíble.

Sus bordes reducidos, su cámara integrada bajo la pantalla, capaz de desaparecer si por ejemplo estamos viendo un vídeo (eliminando cualquier punto de distracción) o la ausencia de notch, convierten al Samsung Galaxy Z Fold3 en uno de los mejores teléfonos del momento, tanto para trabajar como para disfrutar de contenido multimedia.

Trabajando con el Samsung Galaxy Z Fold3

En un teléfono pensado para mejorar la productividad, el uso tiene que ser perfecto. Fluido y nada complicado para que el tiempo en familiarizarse sea mínimo. En el caso del nuevo Samsung Galaxy Z Fold3, se ha trabajado mucho en ese sentido. La función de arrastrar y soltar entre dos aplicaciones fue diseñada para ser lo más sencilla posible. Por ejemplo, imaginemos que queremos adjuntar una imagen en un correo electrónico, es tan sencillo como abrir las dos aplicaciones, colocarlas una al lado de la otra y arrastrar y soltar la imagen en el mensaje de mail. 

Como herramienta de trabajo, es perfecta. La posibilidad de ejecutar la multitarea, de la mano de OneUI, dividiendo la pantalla hasta en tres, cuatro o cinco aplicaciones a la vez es realmente útil si por ejemplo estamos haciendo una videollamada y a la vez necesitamos consultar un documento y tomar notas sobre un programa de texto. Pasamos de tener directamente la productividad de un PC en la palma de la mano.

Además, otra de las ventajas del Samsung Galaxy Z Fold3 es que es compatible con la suite de aplicaciones de Microsoft Office, la más utilizada del mundo. Por lo que abrir un documento de Word, una presentación en Power Point o una hoja de Excel es más sencillo que nunca.

S Pen, aún más ágil y preciso

Todas las personas que vengan de la gama Note tendrán en alta estima al S Pen de Samsung. Aunque es compatible con otros modelos de la marca, como el Samsung S21 Ultra, en el Samsung Galaxy Z Fold3 cobra aún más protagonismo de la mano del S Pen Fold Edition.

Diseñar una pantalla plegable compatible con el S Pen no debió ser sencillo pero la experiencia de uso es perfecta. Apenas se nota la diferencia entre escribir en un lateral de la pantalla o en el centro, donde se encuentra el pliegue. 

Presionando el botón físico lateral y sobre la mitad inferior de la pantalla, aparece el menú de aplicaciones compatibles con el S Pen. Como curiosidad, a la hora de escribir caracteres difíciles de interpretar, como los chinos y japoneses, al pulsar el botón de conversión de texto antes de empezar a escribir, se convertirán automáticamente en texto mecanografiado.

Con todo esto, es sencillo que el Samsung Galaxy Z Fold3 se convierta en la elección ideal para todas aquellas personas que buscan un teléfono que reúna, a partes iguales, innovación y productividad. Además, ahora en la web de Samsung tienen una promoción por la cual puedes conseguir una funda y el S Pen Fold Edition gratis al comprarlo.