El sueño del coche volador no es algo nuevo. La idea se remonta al siglo pasado, pero en los últimos años ha tomado fuerza gracias la evolución de la movilidad urbana. Sin embargo, muy pocos proyectos han logrado pasar del papel a un prototipo y, hasta el momento, ninguno ha alcanzado la doble homologación necesaria para circular por carreteras y volar de forma legal.

Pero la firma eslovaca KleinVision, con su AirCar, es una de las principales candidatas a convertir su prototipo en un coche volador de producción y, sobre todo, convencer a los reguladores. Aquella idea de cambiar del modo de conducción al modo de vuelo con solo presionar un botón y eliminar la necesidad hangares en aeropuertos va tomando forma.

Mucho de lo que hoy es el AirCar data de 1989, cuando dos estudiantes de la antigua Checoslovaquia fundaron AeroMobil y presentaron el AM1. Se trataba de un híbrido entre automóvil y un avión pequeño, cuyas alas medían un total de 5 metros. Si bien el concepto era completamente operativo, se encontraba en una etapa de desarrollo temprano y no ofrecía una conducción práctica y segura.

AM2 (izquierda), AM1 (derecha) | Crédito: KleinVision

AeroMobil tomó toda la experiencia en la creación de su primer prototipo de coche volador y en 1996 presentó el AM2. Este fue el primero capaz de transformarse en avión al rotar sus alas hacia los costados. Además incluyó una gran cantidad de innovaciones relacionadas al modo de vuelo y corrigió algunos problemas de aerodinámica.

KleinVision y los primeros pasos del AirCar

En 2016 Stefan Klein se alejó de AeroMobil y, junto a su amigo Anton Zajac, fundó KleinVision para dar vida al AirCar. Desde ese entonces, la compañía no ha dejado de trabajar en su visión de transformar la movilidad urbana. Ha registrado una decena de patentes que "protegen" los sistemas de transformación de su coche voaldor.

La proyección del AirCar en Europa es bastante ambiciosa. No solo se espera que reciba el permiso para circular en carreteras, Klein quiere que su coche volador logre la certificación de CS-23 como avión normal, utilitario, acrobático y de cercanía. Un punto clave para alcanzar este hito es su motor BMW de 160 CV con hélice fija y un avanzado paracaídas balístico.

KleinVision dice que el AirCar está construido principalmente con materiales compuestos avanzados, pero no brinda demasiados detalles al respecto. Asimismo asegura que se han realizado una gran cantidad de pruebas para cumplir con los estándares requeridos por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA).

Curiosidades sobre el coche volador AirCar

  • Solo tarda 2 minutos y 15 segundos en transformarse en avión.
  • Puede llevar hasta dos personas con un peso combinado de 200 kg.
  • Tiene una autonomía de vuelo de 1.000 km a 8.200 pies.
  • En el aire puede alcanzar una velocidad crucero de 170 km/h.

El AirCar completó recientemente su primer vuelo entre dos ciudades. Tras un viaje de 35 minutos entre Nitra y Bratislava, el coche volador replegó sus alas y siguió camino hacia un evento de celebración sobre sus cuatro ruedas. Con este hito, KleinVision ya ha sumado más de 40 horas de vuelo de prueba y 142 aterrizajes exitosos.

La compañía asegura que seguirá sometiendo al AirCar a intensas pruebas en tierra y aire. Y aunque no ha especificado el precio o la fecha de lanzamiento de su coche volador, confían en que existe un enorme mercado aún por desarrollarse. El tiempo dirá el camino de KleinVision es el correcto para que sus ideas tomen vuelo.