En tiempos recientes, el sector de los automóviles se ha concentrado en mejorar dos apartados: la conducción autónoma y la eficiencia energética, este último sobre todo en vehículos eléctricos. Sin embargo, recientes investigaciones apuntan a llevar estas mejoras mucho más lejos que nunca, y sería gracias al apoyo de los ordenadores cuánticos.

Actualmente, incluir un ordenador cuántico dentro de un coche no es una idea muy rentable. No solo por el coste de la operación, sino por el tamaño que requieren este tipo de máquinas para operar. No obstante, en caso de hacerlo, podríamos estar ante los coches más inteligentes que han existido en la historia.

Eso es justamente lo que están intentando científicos de Terra Quantum AG. Gracias a una nueva asociación con Volkswagen, se encuentran trabajando en llevar la tecnología cuántica a los vehículos. Con esta propuesta buscan habilitar conexiones neuronales cuánticas híbridas para mejorar el reconocimiento de imágenes por parte del coche. Se ha demostrado que, con apoyo en este método, se puede mejorar el funcionamiento de un sistema de conducción asistida. Así, podríamos perfeccionar múltiples apartados, e incluso hacer que los vehículos autónomos disminuyan sus accidentes de forma notable.

La industria europea de coches encabeza la carrera por los ordenadores cuánticos

Ordenadores cuánticos

Terra Quantim AG y Volkswagen no son los únicos que se encuentran manos a la obra en su investigación. BMW está haciendo lo propio junto a Pasqal, una compañía basada en París. Desde aquí, planean ayudarlos a conseguir mejoras en los vehículos gracias a la computación cuántica.

Esta última asociación, eso sí, adopta esta tecnología con otro enfoque. Espera conseguir fabricar autos más ligeros, con materiales más resistentes y con un proceso de manufactura rápido, preciso y que permita escoger la ruta de las energías limpias durante el proceso de construcción y ensamblaje.

¿Cómo podrían lograr algo así? Pues con la ayuda de la inteligencia artificial y los ordenadores cuánticos. Con un algoritmo accionado por un ordenador tan poderoso, los investigadores pueden ejecutar más acciones y con mejores resultados. El motivo, como siempre, está en las matemáticas que hacen posible tecnologías como esta, y en cálculos realizados de forma tan veloz que pueden acelerar y mejorar los resultados.

¿Cuándo se desplegará esta tecnología al sector de los automóviles?

AirCar, el coche volador de KleinVision

De momento, los ejemplos de empresas que han comenzado a adoptar estos métodos son bastante limitados. Hasta ahora, encontramos a BMW y Volkswagen como los primeros en adoptar la tecnología cuántica en sus procesos de fabricación y directamente en sus coches.

Sin embargo, se espera que ocurra una explosión en el uso de ordenadores cuánticos en algún punto de esta década, cuando dicha ciencia mejore y madure un poco más. Según los expertos, este paso debería ocurrir en 2030, cuando se espera que el mercado de tecnologías cuánticas alcance los 500 mil millones de dólares en valor.

Al final, parece que el mercado no tiene más opción que adoptar la computación cuántica. Después de todo, el volumen de venta de coches con sistemas de conducción asistida crece con cada año que pasa, y este sector requerirá una logística totalmente diferente a la que conocemos hasta ahora. Una en la que la industria cuántica ha puesto mucho énfasis para mejorar.

Europa, de momento, parece ser la más dispuesta a integrar esta tecnología, según los ejemplos que ya te hemos dado. Esto no solo permitirá que compañías como BMW y Volkswagen obtengan los beneficios de los ordenadores cuánticos, sino también a que otros quieran hacerlo, y en consecuencia dicho mercado empiece a moverse con mayor soltura a otros sectores.

Deja un comentario

Deja tu comentario