El más reciente golpe de China a las criptomonedas, y en especial al Bitcoin, está comenzando a reflejarse en el mercado de componentes. Según South China Morning Post, se desplomaron los precios de las tarjetas gráficas en el gigante asiático, debido al cierre de una importante cantidad de bases de minado de divisas digitales.

La caída en los valores de venta del hardware está relacionada con el cese de operaciones de los mineros de criptomonedas ubicados en la provincia de Sichuan. Misma suerte corrieron quienes estaban instalados en Sinkiang y Mongolia Interior en el transcurso del último mes.

Siguiendo las más recientes medidas de su banco central, China asegura que redujo en un 90% su capacidad de minado de Bitcoin. Al menos en el corto plazo. Incluso, muchos mineros tomaron la decisión de vender sus equipos por kilo para que sean instalados en otros países.

El hardware comienza a ver el impacto de las medidas de China sobre el Bitcoin y demás criptomonedas

Foto por Joseph Greve en Unsplash

Según South China Morning Post, algunos modelos de tarjetas gráficas perdieron hasta dos tercios de su precio en el mercado minorista. Por ejemplo, la RTX 3060 de Asus ahora se vende en TMall –del Grupo Alibaba– a un precio de 4.699 yuanes (aproximadamente 725 dólares). En mayo, el mismo modelo llegó a costar 13.499 yuanes (casi 2.100 dólares).

Por su parte, la NVIDIA Quadro P1000 bajó de casi 3 mil yuanes (US$463) a 2.429 yuanes (US$375) entre mayo y junio. Aún es imposible saber si la tendencia puede mantenerse por mucho tiempo, o si depende de cuánto demoren en reiniciar sus actividades los mineros de Bitcoin afectados.

Otras criptomonedas ya han impactado de un modo importante en la venta de componentes. En el caso de Chia, su efecto se enfocó sobre las unidades de almacenamiento, tanto en discos duros como SSD. El aumento de la demanda fue tal, que los propios fabricantes planificaron venderles directamente a las grandes estructuras dedicadas a esta divisa digital. Así, pretenden evitar que se trastoque el mercado minorista y se favorezca a revendedores y especuladores.

Si el desplome de precios de tarjetas gráficas se mantiene en China durante las próximas semanas, es posible que se refleje (parcialmente, al menos) en otras partes del mundo. De todos modos, la escasez de componentes es un problema que no se solucionará en el corto plazo.