Desde hace tiempo se habla sobre la escasez global de hardware, una situación provocada por un cúmulo de factores. La pandemia ha jugado un papel clave en esta historia, pero no ha sido el único motivo. La demanda superó ampliamente a la oferta, como también a la capacidad de las fabricantes de sostener la disponibilidad de sus productos. Nvidia es un ejemplo.

El stock de algunos componentes se ha visto severamente afectado por situaciones muy específicas. Por ejemplo, el boom de las criptomonedas ha pegado muy duro sobre las ventas de discos duros, SSD y tarjetas gráficas. Las unidades disponibles son pocas y se venden a precios exorbitantes, pero la gente está dispuesta a cualquier cosa para no quedarse con las manos vacías.

Una clara muestra de ello se puede observar en vídeo que compartimos en este enlace. Es una transmisión en vivo realizada por PrestonALewis en Twitch, donde se ve la desesperación de un grupo de personas en una tienda en Dallas, Estados Unidos. ¿El motivo de la locura? Se renovó el stock de tarjetas gráficas Nvidia y no había suficientes para todos los clientes.

Locura por conseguir una gráfica Nvidia

El vídeo dura unos 50 minutos, pero el descalabro ocurre en los primeros 5. Se ve a muchas personas en las afueras de la tienda, esperando que se abra la puerta para conseguir una tarjeta gráfica Nvidia. La ansiedad se nota claramente entre todas las personas, a pesar de las advertencias del encargado de seguridad de la tienda.

Las instrucciones eran simples: no correr y no empujar. De lo contrario, las personas serían retiradas de la fila y no podrían comprar el hardware en cuestión. El aviso importó poco, especialmente cuando se informó que solo se podía comprar una GPU Nvidia por cliente, y que no había suficientes para todos.

Lo siguiente fue un acto demencial, especialmente en tiempos de pandemia. La corrida desesperada y el amontonamiento de las personas son imágenes totalmente innecesarias. Más aún cuando en todo el mundo se pide distancia e higiene para combatir a la COVID-19. No importa qué tan avanzada se encuentre la vacunación en Estados Unidos, ni la gradual vuelta a la normalidad: es un acto irresponsable.

Pero, claramente, la irresponsabilidad es compartida, porque la tienda podría haber armado fácilmente un operativo para formar una fila y evitar que una muchedumbre se agolpe en sus puertas por una tarjeta gráfica de Nvidia. Lo que las imágenes dejan claro es que existe otra grave pandemia en el mundo y es la de la falta de sentido común.